Compartir

Luciana, Lucho, camaradas del PSTU de Argentina:

Lamento mucho no estar con ustedes, pero no quería estar totalmente ausente en la despedida de Graciella.

La mayor parte de la vida consciente de Graciella está entrelazada con una gran parte de la historia de nuestra corriente morenista.

Construyendo, cuando era una joven maestra, la regional Quilmes del PST, construyendo las regionales de Tucumán y Córdoba del viejo MAS, combatiendo al revisionismo y reconstruyendo la sección argentina de la LIT en la década del 90, después de la crisis que sufrió nuestra Internacional.

Era de esos cuadros duros y decididos de muestra vieja guardia, siempre apasionada por la lucha de clases y la política y dispuesta a responder cuando el partido la precisaba, incluso cuando no estaba en una militancia activa.

Pero además de todo eso, era mi amiga. Una amiga solidaria que cuidó de mí madre cuando tuve que estar lejos, siempre dispuesta a dar una mano y a pasar lindos momentos alrededor de un asado cuando nos encontrábamos. Incomprensiones mutuas nos mantuvieron distanciadas por un tiempo.

Pero volvimos a retomar nuestra amistad, esa amistad profunda que se dá entre militantes que comparten una estrategia común que trasciende sus propias vidas.

Voy extrañar mucho sus diarios WhatsApp con preguntas, dudas, cuestionamientos, propuestas.

Como dice el poeta, cuando un amigo se va, deja un hueco vacío…

Un gran abrazo para Luciana, Lucho, para los camaradas, amigos, familiares.

Graciela, presente, hasta el socialismo siempre!

Alicia Sagra

Lea también  Argentina | !Aborto legal, seguro, gratuito, y en el hospital!