Compartir

La deuda externa se ha transformado en el punto central para el gobierno. Pero también empieza a ser preocupación del pueblo trabajador por las consecuencias que ya se sienten.

Por PSTU-Argentina

En el colectivo, el vestuario o la oficina todo el mundo habla de la deuda.Hecha un poco de luz por dónde pueden ir las negociaciones con el FMI, la rapidez con la que pagó el gobernador de Buenos Aires a los tenedores de bonos. “Amaga con la izquierda y patea con la derecha”, lo gastaba un dirigente radical a Kicillof.

Es que el pago total a los bonistas en la Provincia, luego de amagar con no pagar, ha significado embromar, a los maestros que no cobrarán la deuda de diciembre porque “no alcanza la plata”. ¿Por qué no le dijo eso a los buitres? Mientras los precios no paran de subir, y con ellos el hambre y la pobreza, el propio “no pagamos hasta que crezcamos” con el que Alberto Fernandez hizo campaña electoral, está cada vez más lejos, y más a la vista que solo con la movilización de los trabajadores y el pueblo podremos parar con la sangría de la deuda, para que esa plata sea destinada a las necesidades insatisfechas cada vez más básicas del pueblo trabajador.

¿Quiénes son los que realmente pagan las deudas?

Durante la campaña electoral Cristina y también Alberto nos dijeron que las deudas hay que pagarlas pero esta vez lo harían aquellos que se beneficiaron y no los humildes.

Pero la realidad hasta ahora es muy diferente. Macri primero y también Alberto, han metido mano en la “caja” del ANSES. Con plata de los jubilados se han pagado más de 30 mil millones de dólares a los buitres. Desde los años 90 se vienen reduciendo los aportes patronales, para “abaratar el costo argentino”. Eso ha significado más ganancias al bolsillo de los patrones y menos plata para los jubilados y el Estado. Por eso “no hay plata”.

Con la suspensión de la Ley de movilidad dejaron a millones de jubilados cobrando lo mismo que en noviembre, cuando les correspondía a todos, el 28% de aumento en sus salarios. Como decimos más arriba ahora embroman a los docentes postergando el ajuste salarial que les correspondía en diciembre, porque les pagaron a los bonistas 250 millones de dólares. En la Paritaria docente “no se habla de salarios”, por ahora. La mayoría de los trabajadores privados reciben bonos y sumas fijas en negro, que además de no aportar a la jubilación, los salarios siguen perdiendo ante la inflación. A eso le llaman “poner plata en el bolsillo de los trabajadores”.

Lea también  Argentina | El coronavirus deja al desnudo al estado capitalista

¿Qué se podría hacer no pagando los intereses?

Este año 2020 hay que pagar unos U$S 10.300 millones de intereses aproximadamente.  Con un dólar promedio a Febrero 2020 de $ 70.- (entre oficial y el paralelo –blue-) equivaldría, por ejemplo, a:

Construir 605 hospitales nuevos de alta complejidad y última tecnologí a

Construir 294000 viviendas populares a un costo de U$S 35.000 cada una, generando y potenciando miles de puestos de trabajo.

Se podrían pagar salarios de $70.000 a 860.000 trabajadores durante un año.

¿Es posible no pagar?

La historia de política económica de la humanidad muestra que muchos países, débiles y fuertes, ante sus crisis económicas tomaron medidas contra los acreedores y no les pasó nada.

• Estados Unidos 1839-1842: declaró la mora en el pago de sus deudas con Inglaterra por préstamos para una red de canales fluviales. En 1868, tras la Guerra Civil, declaró ilegales todas las deudas de los estados sureños. En 1971, Nixon decretó la inconvertibilidad del dólar para desconocer compromisos de pago por 500.000 millones de dólares.

• México 1861: su presidente Benito Juárez suspendió por dos años el pago de deudas a Inglaterra, España y Francia. En 1982 se declaró en cesación de pagos.

• Ecuador 1889: gran movilización popular. En 1895, luego del triunfo de la Revolución Liberal, Eloy Alfaro enfrentó a la banca internacional decretando la suspensión de los pagos.

• Argentina 1890: el alzamiento de Leandro Alem enfrentó a Juárez Celman, quien pretendía pagar a los ingleses. Argentina dejó de pagar durante varios años.

• Venezuela 1901: el presidente Cipriano Castro resolvió interrumpir los pagos.

• Unión Soviética: en 1905 el Soviet de San Petersburgo, presidido por Trotsky, resolvió el no pago. En 1919, basándose en ello, el gobierno revolucionario suspendió el pago de todas las deudas contraídas por el régimen zarista.

• Inglaterra, Francia e Italia: durante la crisis del 30 dejaron de pagar sus deudas a Estados Unidos.

• Alemania 1923: dejó de pagar la deuda que le habían impuesto Inglaterra y Francia después de la Primera Guerra Mundial.

• Inglaterra 1947: no le pagó a Argentina la deuda por carne y cereales que le había provisto durante seis años. Con maniobras -entre ellas la exigencia a Perón para que compre los ferrocarriles ingleses al doble de su precio-, lograron que aún siga pendiente.

Lea también  ¡Libertad a los presos por luchar! ¡Rechazamos la denuncia de Carabineros contra María Rivera!

• Cuba 1959: una de las primeras medidas de la revolución fue desconocer las deudas de la dictadura de Batista.

• Bolivia 1984: una huelga general exigió la suspensión de los pagos obligando al gobierno a declarar una moratoria.

• Costa Rica 1984: el gobierno prohibió la entrega de divisas para pagar deuda. Los acreedores demandaron en Nueva York, pero la Corte dictaminó que «había procedido como país soberano al intentar impedir un desastre final para su Nación».

• Perú 1986: Alan García declaró el no pago, enfrentando al FMI. Debido a su inconsecuencia como dirigente burgués, no apeló a la movilización. Finalmente se rindió y volvió a pagar.

• Brasil 1987: se convirtió en uno de los tantos países que apelaron al recurso de la moratoria.

• Argentina 2001: el Argentinazo obligó a declarar la suspensión de los pagos. Ello permitió, por ejemplo, que se otorgaran más de 2 millones de planes sociales. Después de varios años se empezó a pagar (El gobierno Kirchnerista fue el que más pagó), demostrando la inconsecuencia de los gobiernos patronales para enfrentar a los usureros.

• Ecuador 2007: se investiga parte de la Deuda Externa, desconociéndose para de la misma por anomalías.

• Islandia 2008: Islandia entra en quiebra debido al pago de la deuda externa pero reaccionan muy rápido. Nacionalizan sus 3 grandes bancos y el Estado garantiza las cuentas corrientes, enjuician a su ministro por permitir la situación de la crisis y hacen un referéndum, cuyo resultado hace huir a inversores extranjeros. A principios de éste año 2012 Islandia ha declarado nulos todos los contratos hipotecarios de 1/4 de su población, sacando a los usureros capitalistas de sus tierras.

• Bolivia 2008: Se retiró del CIADI (Centro de Arreglo de Diferencias Relativas a Inversiones) ante el reclamo de una empresa italiana por U$S 720 millones, pero las inversiones extranjeras continuaron.

Un programa y una política por el no pago

Llegó una misión del FMI que viene a “escuchar” cómo hará el gobierno para mantener la “sostenibilidad” de los pagos. En realidad vinieron a exigir que el gobierno explique de dónde va a sacar el dinero para pagar. El pago de la deuda y los intereses es incompatible con mejorar la vida de los trabajadores. Según ellos, sin la súper explotación de los trabajadores con una reforma laboral no aumentarán la productividad para aumentar las exportaciones.

Lea también  Argentina | Leyes para ajustar la deuda con más ajustes

El FMI es el representante de los usureros internacionales, de las multinacionales y grandes empresarios. No vienen a “ayudar” a la Argentina sino a profundizar la dependencia del capital financiero, a someter al país y a sus trabajadores al pago usurario de una estafa impagable. Debemos luchar por imponer el no pago de la deuda, la recuperación de lo perdido, el aumento salarial para trabajadores y jubilados la reapertura de las fábricas, la reincorporación de los despedidos, volver las tarifas a diciembre del 2015, entre las medidas inmediatas.

Han comenzado a producirse agrupamientos de diferentes organizaciones políticas, sindicales y sociales; todos manifiestan la preocupación de lo que significa la deuda y sus consecuencias para el pueblo y el país, aunque proponen diferentes programas. Desde el PSTU proponemos construir un espacio de lucha lo más amplio y unitario posible para que los trabajadores y el pueblo puedan organizarse y expresar su bronca, desconfianza y oposición a ser nuevamente los pagadores de las fiestas ajenas. Para poder exigir el no pago o la suspensión inmediata y la investigación de esta estafa. Y también poder exigirles a los dirigentes sindicales que no pueden seguir con la canallada de apoyar la renegociación de la deuda, seguir acordando sumas fijas y suspensión de las cláusulas gatillos que hunden el salario y provocan la peor de las miserias. Para que haya un “nunca más debemos salir todos a las calles.

¡BASTA DE PAGAR LA DEUDA! ¡FUERA EL FMI!