Compartir

La ola de femicidios (asesinan 1 mujer cada 23 horas) desnuda cada vez más profundamente el abandono estatal. La violencia machista, y su combate, fue uno de los temas  ausentes del discurso de Alberto Fernández en el inicio de las sesiones legistativas.

Por PSTU-Argentina

El accionar de las fuerzas represivas solo sirve para ejercer la violencia clasista sobre  nuestros pibes, inmigrantes y pobres, pero nunca para «cuidarnos» cómo nos quieren convencer los políticos de los partidos de gobierno.  Ante esta situación extrema cada organización barrial, estudiantil o sindical debe pronunciarse y ejecutar la autodefensa organizada.

Las mujeres somos doblemente oprimidas por el solo hecho de ser mujeres.  No sólo nos oprime el sistema económico, sino también sufrimos la opresión en nuestras casas, dónde debemos cargar con las tareas domésticas y de cuidado, producto de la ideología machista dominante.

Las mujeres somos la mitad de la clase trabajadora,  y somos junto a les disidencias les receptores de la discriminación y violencia de todo este sistema capitalista que nos explota para sacar ganancias que solo benefician a  unos pocos. A las trans y travestis,  además de la violencia física y sexual,  se les agrega la discriminación laboral, que muchas veces las empuja a la prostitución poniendo en riesgo su vida. Si bien hay una ley de cupo laboral travesti trans regulada el año pasado, lo mismo pasa con la ley 26.485 que previene, erradica y sanciona la violencia hacia la mujer, con un presupuesto pobre para la situación actual a la cual estamos expuestas día a día.

Es necesario que en cada sindicato, escuela, comedor popular y todo espacio donde estemos, seamos vanguardia exigiendo  que la autodefensa sea un derecho para hacerle frente a la violencia machista.

Lea también  Argentina | Los verdaderos dueños del país muestran su cara

Las CGTs y las CTAs deben pronunciarse a favor del combate al machismo, promover en todas sus áreas la autodefensa y LLAMAR A QUE EL #9M sea un paro general de les trabajadores, porque la única manera de que las mujeres y disidencias podamos ganar nuestros derechos es en las calles, junto a la clase trabajadora, porque las calles son el único lugar donde logramos arrancar nuestras conquistas.

¿Que hacemos en el mientras tanto?

Nos organizamos en los lugares donde estamos con nuestres compañeres de trabajo, del profesorado, en los centros de estudiantes. Incentivando a les vecines encargades de los comedores populares (siendo este un lugar donde dónde se concentran muchas jóvenes y madres de familias de los barrios obreros), a adquirir técnicas de autodefensa pero además de la práctica brindar un contenido teórico político del por qué la autodefensa organizada. El pueblo trabajador tiene derecho a defenderse, y las mujeres más aún ante los ataques.

Pero no debemos  dejar de denunciar y exigir a las centrales sindicales el derecho a defendernos de los ataques machistas.

Desde Lucha Mujer y el PSTU ponemos a disposición de les jóvenes, mujeres trabajadoras/desocupadas y disidencias las herramientas que tenemos para poder ,en conjunto, llevar a cabo talleres de autodefensa para armarnos contra la violencia machista.

¡ORGANIZAR LA AUTODEFENSA EN LOS LUGARES DE TRABAJO Y ESTUDIO!

¡LEY DE EMERGENCIA CONTRA LA VIOLENCIA MACHISTA!

¡MAYOR PRESUPUESTO PARA COMBATIR LA VIOLENCIA MACHISTA EN BASE AL NO PAGO DE LA DEUDA!

¡RUPTURA CON EL FMI!