Compartir

A pocos días de los cierres de alianzas y fórmulas presidenciales, la economía no le da tregua al gobierno de Cambiemos. No hay día que no se anuncien despidos,  cierres de fábricas y aumentos de los alimentos básicos. Con un kilo de pan a 100 pesos no hay mucho más que agregar.  

Por PSTU-Argentina

Según el documento de APYME, se calcula que en la Argentina cierran alrededor de 50 PYMES  por día. La crisis de la industria automotriz no cesa y ya no queda terminal automotriz sin suspensiones, la última fue GM que anunció que en abril habría vendido tan solo 250 automóviles y suspende por casi 2 meses a todo su personal al 70% de su salario.

Incluso el propio informe del FMI  ubica a nuestra economía como una de las de mayor recesión junto a países como Venezuela, Guinea Ecuatorial y Sudán.

No obstante, Macri sigue haciendo los deberes que le exigen el FMI y las patronales, y aprovecha la llegada del  impresentable y ultra reaccionario  presidente brasileño Bolsonaro  para mostrase juntos como  los referentes del ajuste en la región.  

29M: Los trabajadores mostraron que quieren pelear y la CGT  volvió a decepcionar

El paro general del 29 de  mayo fue una muestra más de la bronca obrera y popular. Fue un paro absoluto en todo el país. Sin embargo, una vez más la conducción de la CGT no estuvo a la altura de las necesidades: llamó  un paro sin movilización y así evitó que miles y miles de trabajadores  se expresen en las calles. Tampoco plantearon como seguirla ni que programa debemos proponer los trabajadores para salir de la crisis.

A espaldas de quienes dicen representar, los dirigentes buscan acomodarse en su propia interna sindical y en la rosca electoral, utilizando las medidas para negociar unos  cargos en las listas de las distintas variantes del PJ. Y a su vez, luego de reunirse con el FMI, ya se acomodan para ocupar un sillón en el futuro pacto con las patronales que se prepara para pagar la inmensa deuda con los banqueros y especuladores.  El moyanismo, la Corriente Federal y el Frente Sindical, los Movimientos Sociales ligados a Cristina y el Papa Francisco, también desaparecieron del mapa y ni siquiera cumplieron con las ollas populares programadas.

En Rosario y Córdoba  hubo grandes manifestaciones  y más allá de los piquetes de la izquierda, como ya había sucedido el 30A,  lo más saludable de esta jornada pudo verse en el Puente la Noria con la acción coordinada en la de zona sur del conurbano bonaerense que encabezaron  los choferes del Expreso Lomas.

Los dirigentes juegan todas sus fichas para que la bronca se canalice únicamente en el terreno electoral, resguardando la “gobernabilidad” que le exige el FMI. Sin embargo, aunque en forma aislada, la bronca y los conflictos siguen y emergen en diversos procesos de lucha.

La lucha por el derecho al aborto y el Ni Una Menos  sigue en las calles

En menos de una semana se movilizaron dos veces miles de mujeres en todo el país. Lo hicieron otra vez, como lo vienen haciendo desde hace años al grito del derecho al Aborto Legal,  Seguro y Gratuito y del NI UNA MENOS.

Primero fue el 28, con la excusa de una nueva presentación del proyecto por la legalización del aborto en el Congreso. En realidad, a pesar de la conducción de la campaña y las maniobras de los bloques del Gobierno y del kirchnerismo que se negaron a tratarlo, las verdaderas protagonistas estuvieron afuera exigiendo un derecho que no puede esperar elecciones ni nuevos diputados,  y mucho menos nuevos presidentes que fueron quienes cajonearon el proyecto de ley por 12 años.

Cada 3J saca a la luz el crecimiento de la violencia machista y los femicidios. Año tras año pone sobre la mesa la responsabilidad del Gobierno que cada vez destina menos presupuestos para las víctimas de violencia.

Las centrales sindicales, en general  solo se limitan a sacarse una foto con un cartel. En el mejor de los casos mandan una delegación sólo de compañeras. Es imperioso que desde abajo se imponga esta agenda como un problema del conjunto de la clase trabajadora (ver más en página 6)

La batalla electoral: Los candidatos del FMI vs los trabajadores

Las candidaturas y el cierre de listas están en el centro de la escena política. Hay roscas y negociaciones de todo tipo y color. Muchos intendentes y gobernadores del PJ cerraron fila con la fórmula Fernández-Fernández, que se juega de lleno a incluir a Sergio Massa en el armado, empujado por la inercia de su tropa que se lo votó en el Congreso del Frente Renovador.  Escándalo mediante, los radicales decidieron permanecer en Cambiemos pero con la condición de meter al candidato a vicepresidente o ir a una interna. Alternativa Federal y Lavagna no lograron cerrar un acuerdo y hasta Urtubey se lanzó a tejer una negociación con Cambiemos para ir con boleta de la gobernadora Vidal en la provincia de Buenos Aires.

De propuestas y debate político poco y nada. Todos se pasan de un lado a otro sin ninguna vergüenza y solo repiten algunos slogans y poses de ocasión. La única propuesta que sí coinciden todos estos es en acordar con el FMI para garantizar la estafa de la Deuda que generaron los CEOs, los corruptos y los banqueros (Ver más en páginas centrales).

Daniel Ruiz candidato a Diputado Nacional por el Frente de izquierda y de los Trabajadores

Lea también  Argentina: la oposición del PJ no tiene una mejor propuesta

Más allá de la expectativa en cada candidato que tengan los trabajadores, lo concreto es que si se acuerda con el FMI habrá más ajuste sobre nuestras espaldas. Por eso, la batalla electoral plantea una disyuntiva: o se apoya a quienes quieren seguir ajustando para seguir pagando la Deuda; o se fortalece a los trabajadores para que la crisis la paguen los banqueros y los empresarios.

Este debate estará planteado en estas elecciones y preanuncian las batallas que se vienen. Y no es algo menor. No debemos caer en la trampa del voto útil que luego se nos viene en contra, y debemos aprovechar esta campaña para organizar la rebelión obrera y popular que impulse la Segunda y Definitiva Independencia que  rompa las cadenas de este saqueo.

En este marco, la plataforma electoral más representativa que levanta un Gobierno de Trabajadores y el No Pago de la Deuda es el Frente de Izquierda y de los Trabajadores. Por eso, más allá de los debates que seguiremos manteniendo con las organizaciones que la integran, desde el PSTU aportaremos nuestros mejores candidatos obreros y populares para dar esta batalla.

Lo haremos insistiendo con que deben ser los dirigentes de las luchas obreras más representativas quienes deben encabezar las listas, que no hay que utilizar las PASO como mecanismo para dirimir candidaturas,  y que éstas propuestas sean  ratificadas en asambleas de trabajadores. De ese modo, Daniel Ruiz, dirigente obrero petrolero preso desde hace 9 meses por encabezar la defensa de los jubilados aquel recordado 18 de diciembre, será candidato a diputado nacional del FIT por su provincia, Chubut, en las próximas elecciones. Y de este modo, redoblaremos nuestra campaña nacional e internacional por su libertad y el cese de la persecución a todos los luchadores.