Compartir

!Paro nacional y plan de lucha!

Cuando todo parecía clamarse un poco, luego del huracán desatado después de las elecciones primarias de agosto, el martes las alarmas volvieron a sonar.  Una vez más ha quedado en evidencia la fragilidad de la situación y como el país se encuentra a merced de los especuladores: cayeron las bolsas en casi un 5%, el dólar  volvió a subir y superó los $ 61 (solo fue contenido vendiendo reservas en 367 millones de dólares) y el riesgo país superó los 2100 puntos.

Por PSTU-Argentina

El reciente ministro de Economía, Hernán Lacunza, tuvo que salir al ruedo diciendo que “propusimos al FMI dialogar para reperfilar los vencimientos de deuda».  Es decir, no pueden pagar los compromisos y patean algunos pagos para más adelante. Se trata de un default selectivo, llamando a que el Congreso lo avale. Macri volvió a hablar para respaldar las medidas y como un niño caprichoso que no se quiere hacer cargo de nada le volvió a echar la culpa de la crisis a quienes no lo votaron.

Al cierre de esta edición el futuro vuelve a ponerse incierto. Lo seguro es que cuando los “mercados” se mueven, eso se traslada a los precios y la crisis se vuelca en las espaldas del pueblo trabajador. Es imprescindible salir a la calle a defender el salario y el empleo y terminar con este saqueo. Hay que echar a Macri ya mismo y romper con el FMI en forma definitiva. Necesitamos un  Paro general y Plan de lucha e imponer un programa obrero y popular de emergencia para evitar una desgracia aún mayor.

Ellos transan por arriba…

Luego de la derrota de agosto, Macri quedó pendiendo de un hilo. Y solo pudo seguir porque el Frente de Todos, los traidores de la CGT y la CTA, y todos los sectores del régimen están trabajando para que pueda llegar a diciembre, garantizando la paz social (léase dejar pasar el ajuste)  e intentar reencauzar la crisis volviendo a imponer el calendario electoral y evitar que salgamos a la calle a conseguir lo que nos corresponde.

Por eso desde ese día Alberto Fernandez salió a decir que iba a ser “el principal defensor de que Macri termine su mandato”, y empezaron a trabajar juntos en las políticas para garantizar la “transición”.  (ver más en páginas centrales).

Lea también  Argentina | la trampa del pacto social

Como si fuese el presidente electo, se empezó a reunir con todos los sectores de poder para “llevar tranquiliadad”.  Con el FMI, UIA, la cúpula de la Iglesia, el grupo clarín, y ahora se juntó con la Mesa de Enlace de las patronales del campo.

Pero la crisis parece no tener fin y produce cada vez mayores tensiones. Por eso no se descarta que más allá de que todos quieran que Macri siga para seguir pagando el costo principal del ajuste,

….y nosotros pagamos la crisis por abajo

La crisis que provocaron los bancos y las empresas especuladoras ya se siente en nuestros bolsillos. Los precios se dispararon una vez más. La rebaja del IVA se la quedaron los comercios y no llegó a las góndolas. El hambre y la miseria no paran de crecer. La postal de una Avenida 9 de julio del centro porteño colmada por los movimientos sociales y desocupados fue contundente.  No da para más.

Porque mientras los dirigentes dicen que hay que esperar los despidos y las suspensiones no dan respiro. El salario se deteriora día tras día y las amenazas de cortes de servicios aumentan en los barrios, tanto como la bronca y la angustia.

Nuestras familias están primero que las ganancias de sus empresas. En cada barrio y en cada fábrica hay que organizarse para garantizar que no falte el palto de comida y que no se corte ningún servicio, ni se cierre ninguna fuente de trabajo.

Ni reprogramar ni “reperfilar”. Ruptura con el FMI y NO pagar la Deuda usurera

El default selectivo anunciado no significará ningún alivio. Es solo para la deuda de bancos de inversión y no se reducirán ni el capital ni los intereses. Las  renegociaciones con el FMI  solo traerán más penurias, porque se harán bajo la extorsión de avanzar con la reforma laboral, avanzar con la segunda fase de la reforma jubilatoria y avanzar con el ajuste.

Lea también  ¿Qué hacer con el agro argentino?

Hay que acabar con este saqueo sin fin. La única salida es desconocer todos los acuerdos con estos usureros para destinar esos fondos para dar trabajo, defender el salario, la salud y la educación pública. Hay que nacionalizar la banca y todas las estrucutras financieras para construir una banca estatal centralizada que evite la fuga de los capitales; y nacionalizar el comercio exterior para controlar lo que se exporta y obtener las divisas con lo que se produce en nuestro suelo.

Para que la crisis no la paguemos los mismos de siempre, estas medidas junto a otras, deben formar parte del programa obrero y popular de emergencia que debemos construir (ver propuesta en páginas centrales).

Son ellos o nosotros. En defensa de la dignidad de nuestras familias, los trabajadores y el pueblo debemos encarar la batalla por la Segunda y Definitiva Independencia y romper definitivamente las cadenas que nos atan a estos parásitos.

 La lucha de los estatales de Chubut y los obreros de RanBat marcan el camino

Con estos dirigentes no vamos a ningún lado. Basta de los traidores de los sindicatos que piensan en la “gobernabilidad” y dicen que hay que esperar a diciembre mientras el hambre acecha, las fábricas se cierran  y se pulverizan nuestros salarios con la inflación. Como ellos viven como reyes,  dicen que hay que esperar. Ya están diciendo que vana se

Macri es un gobierno antiobrero que se tiene que ir ya mismo, pero el Frente de Todos de Alberto y Cristina no son salida. Hoy lo sostienen y ya están diciendo que van a negociar con el  FMI. Eso solo significa que se viene más ajuste, y ya están preparan el terreno para que nos resignemos a seguir pagando nosotros mientras sus amigos se llenaron de guita con esta crisis.

Por eso necesitamos nuevos dirigentes para luchar. Necesitamos compañeros y compañeros que se planten y no transen, como  los trabajadores de Ranbat, que con unidad, organización y lucha  lograron un triunfazo. Ellos marcan el camino a seguir y se empiezan a juntar , como la COL de Lomas de Zamora y el Encuentro de Trabajadores de Zona Norte del conurbano bonaerense, que se van a juntar a coordinar acciones este fin de semana.

Lea también  El “obrero del Mortero” estará presente en esta campaña

Necesitamos los dirigentes que se van forjando en los 17 piquetes que hoy sosteienen la lucha en Chubut, que con la fuerza de las movilizaciones lograron acorralar al gobierno de Arcioni y su pacto fiscal ajustador al servicio de pagar la deuda con el FMI. Pese al vergonzoso cerco mediático y el aislamiento nacional por parte de las organizaciones sindicales y políticas (en sintonía con la paz social impuesta por el Frente de Todos), la lucha no cesa y ya consiguieron la renuncia del Ministro de Educación y de Salud de la provincia. Por eso es necesaria la más amplia campaña de solidaridad organizada desde la base. Porque en la provincia donde nació Daniel Ruiz se juega una parte del ajuste que se viene; y si ganan los trabajadores chubutenses, ganamos todos.