Compartir

La marcha del 4 pasó y la historia volvió a repetirse: mucha gente en la calle, ánimo para seguir, y luego volver a casa sin nada, sin continuidad, sin medida. Cada vez que se repite es peor, porque mayor es la desesperación y la bronca, el hambre y las necesidades insatisfechas. Queda claro que con estos dirigentes no vamos a ir a ningún lado. Es urgente construir una nueva dirección del movimiento obrero y popular.

Por PSTU-Argentina

Los dirigentes sindicales no dejan de sorprender por su caradurez: la CGT no hizo acto para no enfrentarse con el pedido de Paro General, que era cantado que iba a estar, y luego justifican su benevolencia con el gobierno diciendo que son los trabajadores los que no quieren parar “”una gran porción de trabajadores no quiere una medida de fuerza general porque no quiere que le descuenten presentimos y otros beneficios salariales que impactan en el sueldo a fin de mes.” (Carlos Acuña) (1). ¡Y han llegado al colmo de convocar a un paro de los gremios del transporte el 1°de Mayo! Un paro que no afecta la producción ni lo afecta al gobierno,  sino que solo perjudica a los trabajadores en su día para manifestarse o simplemente para poder moverse para descansar.

El sector que se la da de crítico a la “conducción y combativo”, Moyano, Yasky, la CTEP, etc. habla mucho más de lo que hace: critican al Gobierno, a la propia conducción de la CGT, pero no hacen nada realmente distinto. Todo su accionar es más propio de un armado electoral que de conducciones de trabajadores que realmente quieren pelear para defender derechos.

Las direcciones de los movimientos sociales y del movimiento de mujeres tampoco escapan a esta lógica ,el hambre se multiplica y los femicidios aumentan,la miseria que recae particularmente en sobre las espaldas de las mujeres tambien , y sin embargo no se vislumbra ningún indicio de continuidad de la reciente jornada del 8 M ni ningún plan de lucha desde los barrios por responsabilidad de quienes están conduciendo.

¿Y la izquierda?

La izquierda, los que componen el FIT por su lafo , MST y Nuevo MAS, por otro, en vez de aprovechar que había miles en las calles, para ir a plantearles que es necesario arrancar el paro general ahora y que para eso hay que pasar por encima de la voluntad de los dirigentes, hizo su acto aparte, lejos de donde se definía la historia, más propio de una campaña electoral que de un verdadero intento de impulsar la pelea.

Este panorama es el que permite que aún con un desprestigio que crece día a día el gobierno pretenda avanzar con una reforma laboral “light” en el Senado, discusión a la que obviamente la CGT está invitada, y en la que ya está negociando para ver cómo se aprueba.

¿El peronismo es realmente opositor?

Todas estas coincidencias entre los arrastrados de la CGT, los “habladores” del 21 F y las dirigentes de los movimientos sociales y del movimiento de mujeres tiene una lógica política: que Macri termine su mandato a como dé lugar  porque la estrategia es apuntar al recambio electoral en octubre, de la mano de algunos de los sectores del peronismo, o de la utopía del peronismo unido.

Acuña, del triunvirato dela CGT, vuelve a ser claro: “Quiero una PASO con Cristina, Massa y Lavagna. Es el momento oportuno de lograr la unidad entre todos, más allá de las ambiciones personales” (2). Héctor Daer, el otro triunviro,  también se pronunció en el mismo sentido.

Con sus matices, todos estos sectores quieren llevar la bronca contra el gobierno tras la boleta de algún sector del peronismo. Nos dicen a los trabajadores que es el proyecto peronista el que va a estar de nuestro lado y defender nuestros derechos ¿Cómo explican entonces que Lavagna se haya declarado a favor de la reforma laboral? ¿Cómo explican los votos peronistas en Diputados y Senadores, sin los cuales Macri no podría haber votado sus leyes más nefastas? ¿Cómo explican que donde gobiernan el ajuste sea el mismo que aplica Mauricio Macri?

“Ella le gana” es la cara más “progre” y juvenil de la misma estrategia. Grabois llama a todos los que quieran pelear contra Macri a embanderarse tras la candidatura de Cristina. Es el mismo error del pasado, juntar cualquier impresentable en un verdadero tren fantasma que luego cargan  contra los trabajadores. Cristina está desaparecida ante esta la tragedia que vivimos a diario, y solo aparece con algún discurso combativo muy de vez en cuando. Durante estos tres años y medios se borró y solo se dedicó a defenderse de las decenas de causas judiciales que tuvo por la corrupción  durante su gestión. Con la influencia que ella tiene, podría arrastrar a la lucha a miles y miles de compañeros y compañeras si ella convocara. Pero no lo hizo, no lo hace ni lo va a hacer. Como no lo hizo cuando gobernó, cuando tuvo el poder en sus manos, que pese al discurso no logró darle una solución real al flagelo de la pobreza, ni mejoras en las condiciones laborales, ni presupuesto para frenar la violencia machista, y un largo etcétera. . Entonces ¿Ella puede ser salida?

La única verdad es la realidad

Decía Perón, y en este caso tenía razón. Un sector importante de los dirigentes sindicales salió a decir que es necesario un paro general. ¿Y que esperan? ¿No se dan cuenta que la situación no se aguanta más? Si no es solo una declaración para postularse electoralmente, que lo llamen y convoquen asambleas y plenarios regionales para organizarlo. ¿O van a decir que Moyano (Camioneros), Yasky (CTA) Pignanelli (SMATA), Caló (UOM) no tienen fuerza suficiente para convocar a una medida y arrastrar al resto?

Necesitamos una alternativa

Tanto el panorama sindical como el político, profundamente unidos, dejan en evidencia que los trabajadores necesitamos una alternativa, tanto sindical como política. Necesitamos una nueva dirección del movimiento obrero que sea realmente clasista, que acaudille al conjunto de los sectores populares y que no mire para el costado frente a los procesos que dirigen los sindicalistas traidores, como hace el conjunto de la izquierda. Necesitamos nuevos dirigentes que estén ahí peleándole cada trabajador o trabajadora, para que no se los lleven tras su proyecto patronal.

Vení el 1° de Mayo, por una salida obrera y socialista

El PSTU pone todas sus humildes fuerzas en superar el gran obstáculo de falta de una alterativa que tenemos los trabajadores, las mujeres y los jóvenes. Queremos construir un partido cuya estrategia no sea juntar votos o diputados, sino la de organizar la rebelión, una revolución obrera y socialista, que entendemos que es la única salida de fondo a todas nuestras penurias. Porque Macri y el FMI se tienen que ir ahora mismo, y no podemos esperar. Y porque Cristina, Lavagna y el PJ ya anunciaron que hay que acordar con ellos, y eso solo puede traer más desgracias para el pueblo trabajador.  

En ese marco, se acerca el 1ro de Mayo. Para nosotros no será uno más, nuestro compañero Daniel Ruiz está hace 7 meses preso por luchar contra el robo a los jubilados, y nuestro compañero Sebastián Romero perseguido también desde el 18 D de fines del 2017.

Invitamos a todos y a todas a venir a nuestro acto, por la libertad de Daniel y contra la persecución a Sebastián, que es son luchadores revolucionarios obreros y socialistas, y para construir una salida obrera y socialista a la crisis.   

¿Qué dice la “oposición” en relación al FMI?

Macri nos entrega al FMI. En Argentina tenemos bien en claro que significa el Fondo Monetario en nuestras vidas. Siempre con el Fondo vinieron más hambre, más miseria y más desocupación. Cualquiera que verdaderamente quiera otro proyecto de país tiene que partir de romper con el FMI y los compromisos usurarios que ese organismo defiende. Pero, ¿qué plantean los supuestos “opositores” peronistas al respecto?

 “El ex ministro de Economía Roberto Lavagna advirtió que el próximo Gobierno deberá “renegociar” el cronograma de pagos previsto para el 2020 de la deuda contraída por la gestión encabezada por Mauricio Macri con el Fondo Monetario Internacional (FMI)” (3).

“¿Habrá que reestructurar la deuda o renegociar el acuerdo con el FMI? Dice Kicillof : “Sí, creo que va a haber que renegociar el acuerdo. La deuda, no sé. Un Gobierno nuevo seguramente va a sentarse con el FMI a reformular el programa, como ocurre siempre en estas circunstancias” (4).

Como se ve, ni Lavagna, si Kicillof (vocero económico de Cristina) se plantean romper con el FMI. Esto lleva a que cualquiera de ellos que gobierne seguirá ajustando cuentas para cumplir, más tarde o más temprano, con los pagos de esa deuda infame que se quedó en los bolsillos de los banqueros y amigos de los empresarios.  No se puede dar trabajo, salud, educación, vivienda, sin dejar de pagar la deuda externa y romper con todos los acuerdos que nos condenan.

Notas:

Lea también  ¡Niñas, no madres!

(1) https://www.agencianova.com/nota.asp?n=2019_4_9&id=71876&id_tiponota=85

(2) https://www.agencianova.com/nota.asp?n=2019_4_9&id=71876&id_tiponota=85

(3) https://www.iprofesional.com/economia/289831-cambiemos-presidente-roberto-lavagna-Lavagna-pide-renegociar-el-calendario-de-pagos-con-el-FMI

(4) https://www.eleconomista.com.ar/2019-04-kicillof-macri-llevo-a-argentina-a-la-orilla-del-default-y-el-fmi-lo-salvo/