Compartir

El actual gobierno utilizó como lema de campaña que iban a poner a “Argentina de pie” refiriéndose a dejar de estar de rodillas al FMI y las potencias imperialistas. Muchos y muchas lo votaron por presentar un programa de gobierno que precisamente priorizaría a los más necesitados.

Por Guillote, del PSTU-Argentina

Desde que asumió el problema de la Deuda atraviesa la economía y política nacionales, pero la actitud del Gobierno con la Ley de Sustentabilidad de la Deuda (votada por el conjunto de los políticos patronales a principios de febrero), la propuesta de renegociación y las continuas misiones del FMI para controlar la economía, lejos están de las promesas de campaña.

Del discurso del Presidente en la inauguración del 1º de marzo de las sesiones del Congreso podemos deducir algunos conceptos ante la negociación de la estafa de la Deuda Externa jamás investigada:   “Hemos iniciado las negociaciones para reestructurar la deuda pública. Con tal propósito, desplegamos una intensa acción diplomática internacional, que tuvo como propósito dialogar con líderes de países del mundo central sobre la difícil situación que enfrentamos”….“El propio Fondo Monetario Internacional ha señalado que la deuda argentina no es sostenible”….“Preferimos una resolución ordenada a la crisis de la deuda y estamos caminando en esa dirección. Pero lo más importante es que el acuerdo al que lleguemos con los acreedores sea sostenible”.

 Es decir, Fernández quiere pagar sea como sea con alguna modificación, para volver al crédito externo. Pero no dice que el haberse endeudado a través de todos los gobiernos trajo fue pobreza y más ganancias para los ricos.

Lea también  Argentina | Por un verdadero plan de emergencia para la salud

Esta semana arriba al país una nueva misión del Fondo Monetario Internacional (FMI) para terminar de definir el programa económico junto al ministro de Economía, Martín Guzmán. Recordemos que fue el Gobierno de Macri que aceptó la aplicación del Artículo IV del FMI, que consiste en el control constante de este organismo. Las leyes de Solidaridad y de Sostenibilidad le dan al Gobierno vía libre para negociar lo que quiera sin control. Montos, intereses, quitas, plazos quedan en manos del poder ejecutivo burgués con el silencio de políticos patronales, la burocracia sindical y los sectores que se dicen progresistas contradictoriamente.

El verdadero Gobierno de Fernández

  1. No cuestiona ni corresponsabiliza al FMI ante la crisis de Deuda agudizada con el macrismo ni le reclama una quita, algo propiciado por  Cristina Kirchner en sus pocos discursos.
  2. Mantiene negociaciones  con los acreedores privados y el FMI “rápidas y amigables” como en el macrismo y pagando servicios de la Deuda mientras se negocia por bonos ya muy devaluados en el mercado. Recordemos que Fernández ordenó a su equipo económico pagar deuda e intereses hasta mayo de este año sea como sea para mostrar buena voluntad. Unos U$S 7.500 millones.
  3. Apela nuevamente a la Deuda Intra-Estado, Es decir, tomar recursos de entes oficiales como el BCRA, el ANSES y los bancos públicos. Transfiere la Deuda al pueblo.
  4. En dos meses ya tomó U$S 1.220 millones del Fondo de Sustentabilidad del ANSES  (jubilados y pensionados) y U$S 1.320 millones de reservas del Banco Central como lo hacía Macri. Y pagó por ejemplo U$S 850 millones del préstamo usurero a 100 años.
  5. Esconde la identificación de los acreedores privados del Estado, ni realiza censo alguno de control para saber con quién se está negociando, lo que sería una sorpresa buitre.
  6. Negocia aceleradamente la intervención de grandes bancos de inversión como intermediarios para negociar la Deuda, y que percibirían suculentas comisiones (Banca Rothschild, Citi, Deutsche Banck, Morgan Stanley, Goldman Sachs, Merrilll Lynch, Santander Río, HSBC, BBVA Banco Francés, Itaú, entre otros.
  7. Buscar superávit fiscal primario para pagar intereses de la Deuda Externa, de ahí que aún no está aprobado el Presupuesto 2020.
  8. Dice combatir la inflación pero no profundiza controles ni limitaciones a las patronales formadoras de precios. En los hechos la inflación le sirve para licuar deuda con los propios prestadores de fondos internos del país. (Ej. los jubilados)
Lea también  Argentina | La lucha para que los ricos paguen la crisis

De lo expuesto se concluye que este es un real sometimiento a los capitales especulativos externos liderados ahora por el FMI, aunque en la “cháchara” del discurso de los Fernández se amaga con la izquierda, pero se pega con la derecha.  Esto es el ajuste que continúa, sino ¿que sería el recorte en los salarios reales sin recuperar lo perdido por la inflación, no se genra empleo genuino, el ataque a los jubilados reduciendo sus haberes, el recorte de las inversiones públicas, la falta de control de los precios no obstante la mentira de los precios cuidados