Compartir

Una entrega escandalosa a la gran patronal y las multinacionales. El acuerdo firmado entre el Mercosur y la Unión Europea, fue festejado por el gobierno de Macri como un “logro histórico”. Rápidamente las organizaciones empresariales salieron a respaldar lo que sería un tratado de libre comercio con los países europeos.

Por PSTU-Argentina

Uno de los más entusiastas ha sido el Foro de Convergencia Empresaria donde se juntan las más importantes empresas multinacionales, las ligadas al sistema financiero y al capital extranjero, como la Sociedad Rural, ABA, Asociación de bancos extranjeros, etc. y varios mentores “ideológicos” como la Fundación Mediterráneo de Cavallo, ex Ministro de Economía de Menem y De La Rúa.

¿Por qué tantos festejos?

Los festejos de este sector de empresarios se comprenden; de concretarse facilitaría el negocio de la agroindustria. Es decir la exportación de productos primarios, como los granos y la carne hacia Europa que hoy ya están y seguirán estando, mayoritariamente en manos de multinacionales.

El beneficio más importante será para la UE ya que los aranceles que hoy pagan para ingresar al Mercosur llegan hasta el 35% en vehículos y entre el 14% y el 25% en otros productos industriales (calzado, químicos, textiles, etc.) y a partir del acuerdo bajarán abruptamente incluso para los productos agroalimentarios que se producen aquí como los quesos, vinos y aceites que en Europa están subsidiados por el Estado. El mayor desarrollo tecnológico y mayor productividad de países como Alemania, Bélgica, Francia, por ejemplo, hará imposible la competencia de cualquier país del Mercosur con los productos europeos.

Este acuerdo, entonces traerá como consecuencia la inevitable desaparición de un importante sector industrial y la pérdida de miles o millones de puestos de trabajo en toda la región. Negocios para pocos, miseria para muchos.

Solo traerá más desocupación y flexibilización laboral

El editorialista del diario La Nación asegura que “Algunos sectores o aumentan la productividad o desaparecerán”. ¿Qué quiere decir con esto? Lo que directamente exigieron los del Foro Convergencia Empresaria: la implementación de «medidas de transformación estructural» como «la reducción de la presión impositiva, la reforma de los convenios laborales y la disminución de la tasa de inflación a los niveles de nuestros países competidores».

Hablando en criollo,  exigen liquidar las conquistas laborales, y que les bajen los impuestos con los que se financian la educación, la salud y demás servicios. O sea más explotación, desocupación y miseria para los trabajadores y el pueblo. Es decir “aumentar la productividad” es producir más con menos obreros y que ganen menos.

Alberto Fernández, en plena campaña electoral, afirmó que revisará “los acuerdos que firmó Macri por el mundo”, pero para tranquilizar a los empresarios aseguró que “no me asusta firmar con la Unión Europea”. Es decir el kirchnerismo también firmaría un acuerdo con la UE.

Hay que rechazar los acuerdos y romper con el imperialismo

Los trabajadores del Mercosur debemos rechazar estos acuerdos comerciales que solo benefician a multinacionales y grandes empresarios para esclavizarnos aún más y profundizan la recolonización de nuestros países. Debemos encarar una lucha unitaria y coordinada de todos los trabajadores de la región para romper con el FMI, dejando de pagar la deuda externa, anular todos los pactos, comerciales, políticos y militares que nos atan al imperialismo y conseguir nuestra independencia.

Solo un gobierno obrero y popular puede llegar a acuerdos de intercambio con los trabajadores de otros países que beneficien a los pueblos, aumenten la riqueza y mejoren el nivel de vida. Para eso debemos luchar por una real integración que se logrará con una Federación de Repúblicas Socialistas de América Latina.

Lea también  Argentina | !Macri y el FMI se tiene que ir ya!