Compartir
¡Los patrones y el gobierno son los responsables!

El día 13 de mayo, Turquía presenció una gran masacre de obreros mineros. La mina, localizada en la ciudad minera de Soma, en el oeste del país, explotó.


Centenas de obreros murieron. Cuando este artículo estaba siendo escrito, las autoridades decían que había 232 muertos y centenas en espera de rescate. De hecho, el número de mineros muertos ¡es de cerca de 600!

Los responsables por esta masacre están a la vista. El partido islamista AKP, en el gobierno, privatizó las minas de acuerdo con sus políticas neoliberales. Los patrones, que no piensan en nada más que en las ganancias, no gastaron dinero en medidas de seguridad. A pesar de las 58 medidas pendientes, encontradas en diez inspecciones de seguridad diferentes, el gobierno no cerró la mina. El AKP se recusó a aplicar la resolución presentada en el parlamento, que pedía la investigación de las deficiencias en Soma. El propio ministro de Energía, Taner Yildiz, abrió la mina con los patrones y elogió en su discurso las precauciones que habían sido tomadas.

Luego de la masacre en Soma, como el AKP está con miedo de la ira de los trabajadores, hay una situación de ocupación en el área. Miles de policías y soldados fueron movilizados hacia allí. El AKP y los capitalistas turcos pusieron a todo el país en un ambiente de trabajo inseguro.

El eje principal de nuestra lucha es unir a las masas de la rebelión de junio con los trabajadores de bajo salario, con empleos flexibles y precarios, contra la subcontratación de trabajadores.

El Movimiento RED proclama que el partido del gobierno y los patrones son responsables por la masacre. Vamos a hacer de todo para que ellos sean presos. Así que ocurrió el desastre, llamamos a la huelga general y el boicot en las escuelas para protestar contra la masacre de Soma y tener la seguridad de que los responsables sean mandados a la cárcel. Boicots y protestas ya comenzaron en muchas universidades. Los burócratas sindicales están haciendo de todo para evitar la huelga general. Pero nadie puede parar al pueblo pobre. En muchas ciudades, ¡las protestas ya comenzaron! Los trabajadores saben quienes son los responsables y están saliendo a las calles.

¡Vamos a hacerles pagar por nuestros hermanos mineros muertos!
 
¡Huelga general y boicot en las escuelas!
 
¡Miembros del gobierno y patrones a la cárcel!
 
¡Barricada! ¡Huelga! ¡Revolución!
 
Traducción: Marcos Margarido y Natalia Estrada.
Lea también  La tragedia imperialista de la migración africana