Compartir

A mitad de julio, en Helsinki, Putin se reunió con Trump. El encuentro terminó con una conferencia de prensa muy interesante, por mostrar abiertamente una vez más todo el “antiamericanismo” del así llamado “líder nacional” ruso.

Por: POI – Rusia

La propaganda pro Putin insiste en intentar convencer a todos que Rusia defiende a Siria de la “intervención americana para derrocar un régimen que no es de su agrado”. Pero la verdad es que, durante la conferencia de prensa, Putin contó sobre su colaboración con el imperialismo americano y que “los militares rusos y americanos adquirieron una experiencia muy útil de interacción y coordinación, construyeron canales de ligazón operativos…”. O sea, a pesar de toda la teoría de la conspiración propagandeada por el régimen de Putin, la verdad es que las relaciones con los militares americanos van muy bien, gracias.

La propaganda putinista dice que Rusia “defiende la integridad territorial de Siria”. Pero ya en la conferencia de prensa, Putin declaró: “La situación en las Colinas del Golán debe ser encaminada en total concordancia con el Acuerdo de 1974 sobre el retiro de las tropas sirias e israelíes. Eso permitirá traer tranquilidad a las Colinas de Golán…, traer seguridad al Estado de Israel. El Sr. Presidente (Trump) dedicó especial atención a este tema hoy. Quiero declarar que Rusia está interesada en que las cosas se desenvuelvan así y defenderemos exactamente esta posición. De esta forma se dará un paso en dirección a la construcción de una paz justa y sólida sobre la base de la resolución 338 del Consejo de Seguridad de la ONU”. El hecho es que el acuerdo impulsado por Putin refuerza “la paz justa y sólida” sobre la base del mantenimiento de la ocupación de las Colinas del Golán por Israel, que dura ya décadas.

Putin defiende la “integridad territorial siria” solamente cuando niega a los kurdos su derecho legal a la autodeterminación nacional. Pero cuando lo que está en juego es la ocupación israelí del territorio sirio, Putin (así como Assad), se callan enseguida. Y no es por casualidad. El imperialismo (con el apoyo de Stalin), a través de la limpieza étnica nazisionista de Palestina de su pueblo original de raíz árabe, fundó en 1947 el Estado de Israel como un puesto avanzado suyo, armado hasta los dientes contra la revolución y la lucha antiimperialista de los pueblos del Medio Oriente. Israel es un elemento clave para el control imperialista de la región, por eso para los imperialismos americanos y europeo Israel es “sagrado”, y todos están obligados a protegerlo y respetarlo, lo que hacen todas las fuerzas políticas proimperialistas, incluyendo a Putin y a Assad. El imperialismo americano, como bien notó Putin, de hecho “dedica especial atención” a la garantía de seguridad de su puesto avanzado, y nuestro “líder nacional” se solidariza totalmente con estas aspiraciones.

Lea también  Primeras lecciones de la derrota política de Syriza

En la conferencia de prensa, Putin pudo todavía expresar su “enfrentamiento con los Estados Unidos” alrededor de la cuestión de Corea del Norte. Como es sabido, para garantizar su monopolio sobre las armas nucleares, el imperialismo americano, a través de Trump, implementó un bloqueo económico total sobre Corea del Norte, para asfixiarla y obligarla a renunciar a su programa nuclear. Putin, anteriormente ya había demostrado su apoyo al imperialismo americano en esta cuestión, votando en el Consejo de Seguridad de la ONU a favor de la resolución americana sobre el bloqueo a Corea del Norte. Ahora, durante la conferencia de prensa, comentó de forma impresionante, que: “Es muy bueno que estén comenzando a resolverse los problemas en torno a la Península Coreana. Mucho de eso fue posible gracias a la participación personal del Presidente Trump para regular la cuestión, construyendo un diálogo en el marco de la colaboración, y no del enfrentamiento. Comentarios aquí son innecesarios.

Putin, así como la Unión Europea, intervienen contra la actual presión americana sobre Irán. Pero así como la UE, en el caso del retiro de Trump del acuerdo nuclear con Irán, Putin “defiende” a Irán de forma muy particular. En la conferencia de prensa declaró que: “Afirmo que, gracias al acuerdo nuclear con Irán, este se tornó el país más controlado del mundo por la AIEA (Agencia Internacional de Energía Atómica)”. O sea, Putin ve como una gran conquista el control del imperialismo sobre Irán.

Claro que Putin no dejó de tratar de la economía, expresando su deseo apasionado de atraer hacia Rusia “capitales extranjeros”. Declaró: “Especial atención dedicamos a la economía. Hay sin duda interés en la colaboración de parte de las comunidades de negocios de los dos países. La delegación de hombres de negocios americana fue una de las mayores a participar del Foro Económico de San Petersburgo en mayo, con más de 500 representantes de la comunidad de negocios de los Estados Unidos. Para cooperar por el desarrollo del comercio e inversiones mutuas, yo y el Presidente Trump definimos la creación de una comisión de alto nivel, que reúna los capitanes de los negocios americanos y rusos. De hecho, se declara nada menos que un comité conjunto de los oligarcas rusos y magnates financieros americanos para tratar sobre Rusia. Esa idea está en total consonancia con el proceso de colonización de Rusia por el capital occidental, llevada adelante por Putin. Y el “líder nacional”, aún completó: “Hace poco tiempo visitó Rusia una delegación de congresistas americanos, lo que fue encarado casi que como un acontecimiento histórico. Pues debe tornarse algo común, ordinario. O sea, todo este proceso de colonización debe tornarse “común y ordinario”.

Lea también  Libertad a los presos políticos iraníes

A eso se resume todo el “antiamericanismo” de Putin. A pesar de todas las contradicciones (que, dígase de paso, Putin y Trump no consiguieron resolver en el encuentro), no se puede hablar de ningún “enfrentamiento entre Putin y los Estados Unidos” ni sobre la “defensa” de alguien o de algo del imperialismo americano. Ni dentro de Rusia ni en la arena mundial. Putin solamente busca una mejor ubicación dentro del sistema de saqueo imperialista global. Saqueo en primer lugar del propio país por la unión de los oligarcas rusos y el capital internacional. Y busca asegurar su régimen oligárquico-KGB[1], fiel defensor de este saqueo.

Con sus actos, Putin no se cansa de desenmascarar su propia propaganda de “enfrentamiento a los Estados Unidos”. Y más y más energía él tiene que gastar para empujar garganta abajo de los trabajadores esta falsa propaganda, alimentando el chovinismo contra Ucrania y otros pueblos, para poder disfrazar sus paquetes de maldades contra el pueblo, como el aumento de la edad para la jubilación, la entrega de los recursos naturales del país, la entrega del país al capital internacional, las guerras criminales contra las revoluciones en Ucrania y Siria. Los trabajadores no deben nunca tener confianza en este gobierno proimperialista, oligárquico y de la KGB.

[1] En el original FSB, el actual nombre de la antigua KGB, de cuyas filas es el propio Putin.

Traducción: Natalia Estrada.