Compartir

La semana pasada, el PS fue derrotado en la Asamblea de la República en su propuesta de reponer a los profesores solo 2 años, 9 meses y 2 días de servicio. El PS amenazó dimitirse en caso de que el próximo 15 de mayo el Parlamento reafirmase esta propuesta “incompatible con el compromiso de las cuentas públicas”.

Editorial Em Luta – Portugal, 9/5/2019.

En primer lugar, queda claro que, a pesar de electo en Portugal António Costa es el gobierno de Bruselas –el déficit y la deuda por encima de todo– y no el gobierno de la población que lo eligió.

En segundo lugar, el gobierno quiere que paguemos 886 millones de euros del Banif y el BPN (además de que lo continuamos pagando a todos los otros bancos), pero no puede pagar 481 millones de euros para reponer derechos a los profesores y a otros sectores de la función pública. Además de eso, ¡los trabajadores del sector privado continúan sin ver revertida la austeridad laboral! La Geringonça gobierna para banqueros y patrones a costa de los trabajadores.

Frente a la maniobra de Costa, desafiamos a todos los partidos a mantener su posición de voto. No obstante, PSD y CDS –que solo votaron para conseguir los votos de los profesores– ya dicen que condicionan una nueva votación a las cuentas de Bruselas, lo que demuestra bien su política de servilismo a la Unión Europea y la mentira de cualquier tentativa suya de oponerse a la austeridad.

El PCP y el BE votaron del lado de los profesores, pero votaron también el Presupuesto del Estado, que mantiene la austeridad para los sectores público y privado mientras da dinero a los bancos. No se puede estar de los dos lados. O se está con los profesores y con los trabajadores, o se está con el gobierno. Ni la izquierda –y mucho menos la derecha– se muestran capaces de romper con el garrote financiero de la UE.

Lea también  45 años de la Revolución de los Claveles: o povo é quem mais ordena

La izquierda parlamentaria es cómplice de la austeridad y se muestra incapaz de luchar hasta el fin por la reposición de derechos, pues está presa por su apoyo al gobierno y por su conciliación con los patrones. No es por casualidad que las más importantes luchas de trabajadores que enfrentaron la Geringonça se dieron todas por fuera de los sindicatos tradicionales y muchas de ellas fueron incluso atacadas por la izquierda.

Nosotros, de Em Luta, estamos del lado que siempre estuvimos: con los profesores, con los estibadores, con los trabajadores de Autoeuropa, con los enfermeros y con los conductores de materiales peligrosos, del sector público y del privado, por la reposición de los derechos y de los salarios que les fueron robados.

Pero sabemos también que mientras estemos dentro de la Unión Europea y del Euro, solo tendremos más y más austeridad; veremos repetidamente nuestros derechos ser cambiados por los intereses de los banqueros y de los patrones. Estas son las reglas para estar dentro de la UE y del Euro. No hay otras. Solo una Europa de los trabajadores y de los pueblos, una Europa sin explotación y opresión, permitirá una vida digna a quien trabaja.

Por eso, en estas elecciones europeas, votamos contra la derecha y la Geringonça, porque ellos significan la continuidad de la política de déficit/banca/deuda contra los trabajadores y los pueblos. Y defendemos que es preciso romper con la UE y el Euro para acabar con la austeridad y construir una verdadera alternativa para los trabajadores.

Traducción: Natalia Estrada.