Compartir

¿Por qué que la CGTP convocó la “manif. del puente”, en lugar de una manifestación con un recorrido más habitual? La CGTP, comandada por el PC y apoyada por el Bloco de Esquerda (BE), retrasó todo el calendario de luchas para después de las elecciones regionales. El objetivo era “llevar la lucha hacia el voto”, o sea, hacer las paces con el gobierno en las calles para “enfrentarlo” en las urnas. El resultado está a la vista: el año pasado, después de tres grandes manifestaciones en setiembre, el gobierno estaba en la cuerda floja y había retrocedido con la TSU. Ahora el castigo electoral en las regionales no hizo nada parecido.

La CGTP convocó la manifestación del día 19 en el puente para “salir bien en la foto”. Como el BE, después de haber sujetado el movimiento “Que se Lixe a Troika” (QSLT) a su agenda partidaria, el PCP intenta mostrar a la CGTP como la promotora de las mayores manifestaciones en Portugal. La CGTP había perdido ese lugar por los nuevos movimientos que realizaron las grandes manifestaciones del 12 de marzo de 2011 y del 15 de setiembre de 2012. Ahora que, temporariamente, las manifestaciones “inorgánicas” pararon, la CGTP quería “ponerse al frente”. Fue por eso que quiso hacer algo diferente a sus tradicionales marchas, por eso eligió el puente. Era un golpe de efecto: dejando de lado el bello escenario del Tejo, sería un desfile totalmente controlado por la CGTP para acabar en un lugar inocuo: Alcântara. Era cambiar algo para que todo siguiese igual.

El Gobierno hace bluff y Arménio Carlos cede

Frente a eso, el gobierno decidió mostrar la fuerza que no tiene: alegando falsos motivos de seguridad, decidió “prohibir” la manifestación, cosa que es, en sí misma, ilegal. ¿Por qué cedió Arménio Carlos, que en la retórica es tan duro con el gobierno?
Ante todo conviene ver que, en caso de que la CGTP quisiese, el gobierno tendría poco margen de maniobra. Una carga policial junto al puente, contra una manifestación pacífica, en plena implementación del Presupuesto del Estado más duro que nunca, podría desatar una ola de indignación que no se sabe dónde acabaría. El gobierno, ya odiado, se arriesgaba a acabar como Cavaco en 1994. Lo más probable era que el gobierno cediera a última hora. Si acaso no lo hiciese, saldría altamente desacreditado y la CGTP le daría una “bofetada de guante blanco” [expresión utilizada para significar que se da una respuesta inteligente y sutil frente a una agresión]. En el caso de que reprimiese, no sólo caería aún más en el descrédito total sino que se arriesgaba a desatar una ola de movilización popular, como ocurrió en el Brasil o en Turquía luego de la represión policial…
Fue por eso que la CGTP retrocedió: todos los esfuerzos de la CGTP, del movimiento Que se Lixe a Troika (QSLT), del PCP y del BE fueron en el sentido de garantizar que todas las manifestaciones en el país estuvieran bajo su control. Y un enfrentamiento con el gobierno en este momento podía tener el efecto opuesto: despertar la rabia acumulada, por fuera del control de cualquier partido. Y esa es la última cosa que Arménio Carlos –secretario general de la CGTP y miembro del Comité Central del PCP– quiere.
La CGTP, al ceder dio una señal del sindicalismo que quiere: obediente y bien comportado. Ni siquiera un sindicalismo que cumpla con la ley, porque la ley dice que las manifestaciones no precisan de autorización. La CGTP alega el peligro de acción policial. No creemos que el gobierno mande a atacar, sin embargo, preguntamos: ¿si mañana el gobierno prohíbe manifestaciones en la Avenida de la Libertad o en los Aliados, la CGTP va a recular una vez más? Eso sería ceder sin lucha un derecho conquistado con el sudor y la sangre de muchos sindicalistas y comunistas en particular.
Los zigzags de la dirección de la CGTP son los que desacreditan a los sindicatos y llevan a la desmovilización y desindicalización. Y son lo que hacen que sus manifestaciones sean más pequeñas de lo que podrían ser, de lo que es necesario. La “manifestación” del día 19 fue un ejemplo de eso. Decenas de miles de personas son traídas hasta la Margen Sur del Tejo (algunas venidas desde Viseu), para atravesar el puente, pagar la entrada, oír el discurso de Arménio Carlos y volver a sus casas. ¿El gobierno salió más debilitado; los trabajadores más fuertes? Lamentablemente, poco y nada. 

 

Lea también  ¿El principal desafío para los revolucionarios en Portugal es combatir el gobierno o la sombra de la extrema derecha?

Es posible luchar y vencer

Durante el invierno [verano europeo], las fuertes manifestaciones brasileñas mostraron que se puede vencer. Sólo la presencia masiva y permanente en las calles, libre de agendas partidarias, sin jefes que decidan todo sin oír a nadie, sin miedo a las amenazas del gobierno, puede vencer. En Italia, en los útimos días, centenas de miles salieron a las calles contra la austeridad, llamados por los sindicatos alternativos y los movimientos sociales. Desde hace días acampan en Roma en protesta. También en Portugal hay voluntad popular para protestas más fuertes y contundentes, como se vio el año pasado con el 15 de Setiembre. También aquí hay movimientos, activistas y sindicatos que no están presos al QSLT, a la CGTP, ni al BE o al PCP.
Hace falta un movimiento sindical independiente y combativo. Hace falta que los movimientos “inorgánicos” salgan del control que el QSLT les impone. Hace falta que la rabia popular se vuelva a expresar libremente. Esa es la forma de derrumbar este Presupuesto de Estado y a su gobierno. Es a eso que apostamos.
La manifestación del día 26 de octubre debe contar con todos. Debe también continuar, como todos, como en el Brasil, como en Italia, como el año pasado en setiembre y octubre, en que las manifestaciones sucesivas y las huelgas como la de los estibadores dejaron al gobierno al borde del precipicio y derrotaron la TSU. Al QSLT, que convocó la manifestación le cabe no repetir el modelo “Arménio Carlos”, de mandar a todos para casa. Si lo hiciera, hay que construir las alianzas necesarias para continuar la lucha. No podemos ceder más.

Traducción: Natalia Estrada