Compartir
La OM Montacargas, de Bari – Reportaje a una fábrica en lucha – El PdAC al lado de los obreros.

El día 17 de mayo, ante las puertas de la fábrica OM, de Bari (al sur de Italia), del grupo alemán Kion, tuvo lugar una asamblea conjunta de la ocupación permanente de los trabajadores, que enfrentan la enésima amenaza de la pérdida de sus puestos de trabajo, luego del enésimo fracaso de las negociaciones para la recuperación de la empresa.
Los obreros dicen: “¡No a la administración patronal!”
Citamos la declaración de Francesco Carbonara, obrero de la OM en lucha y militante del Partido de Alternativa Comunista, que apoya totalmente la lucha de los trabajadores de la OM:

“Después del anuncio de cierre de la fábrica de Bari, por parte de la OM, el 5 de julio de 2011, y después de dos años de varios intentos de recuperación de la industria, parecía que las cosas habían cambiado de rumbo. El 15 de enero se firmaba en el Ministerio deDesarrollo Económico, un acuerdo con los ingleses de Frazer Nash, que se comprometían a asumir el establecimiento y convertirlo para la producción de los famosos taxis londinenses. Luego de este anuncio, con las diversas garantías dadas por las instituciones, como el MiSE (Ministerio de Desarrollo Económico) y el gobierno de la Región de Puglia, sobre la validez delacuerdo firmado, los trabajadores, bajo la dirección de los sindicatos, cerraban la producción de los montacargas de la OM. Se pensó que la historia acababa con un final feliz, por así decirlo, en clara contracorriente de la situación desastrosa en la cual vive hoy el mundo del trabajo. Pero el día 29 de abril llega la enésima ducha de agua fría con el anuncio (¡a través de un e-mail!) del retiro de la Frazer Nash, que llevaba a los trabajadoresa una nueva pesadilla.
 
Aunque hoy los trabajadores, con un gran espíritu de sacrificio, mantienen organizado un campamento permanente ante las puertas, para impedir la salida de las máquinas, no se puede dejar de señalar cómo esta disputa esa administrada con una sumisión completa al patrón, por parte de las instituciones (MiSE y gobierno de Puglia), que fueron engañadas y no tuvieron la mínima influencia sobre las decisiones de la multinacional inglesa, la cual podía sacudirse, con extrema facilidad, de cualquier vínculo sin sufrir ninguna consecuencia, incluso después de haber firmado un acuerdo con la junta ministerial. También el sindicato, en esta historia, salió comprometido. Hoy, los extrabajadores de la OM afirman que si tuvieran la suerte de tener un nuevo empleo no se afiliarían a ningún sindicato, pues juzgan negativamente la acción de los sindicatos, a quienes culpan de no haber hecho nada, sólo confiar en las noticias que llegaban de Roma, determinando así la opción de encerar la producción de montacargas. De este modo, la OM va a desaparecer sin haber sufrido el mínimo daño. Hasta hoy, nadie tuvo la decencia de dar noticias oficiales a los verdaderos protagonistas de esta historia, los trabajadores, que ven así, también, golpeada la propia dignidad humana, además de la pérdida de los empleos. En cualquier caso, con gran coherencia, continuaremos acompañando, hasta el final, esta disputa en el lugar donde fue siempre nuestra casa: ante las puertas de la fábrica”.

Después de ésta, se dieron otras intervenciones, con la presencia de los trabajadores de la OM, trabajadores de otras luchas de la región, de los jóvenes y dirigentes del Partido de Alternativa Comunista, de los activistas de la región y de la Coordinadora de Puglia de los Trabajadores en Lucha (adeptos a No Austerity – Coordinación de las Luchas). El hilo conductor de las intervenciones detalla la «traición» de las instituciones y de la burocracia sindical, incapaz de garantizar el respeto a los derechos de los trabajadores, incluso ante un acuerdo hecho con la junta del ministerio, mostrando, en los hechos, cómo los intereses de la burguesía y aquellos de los trabajadores, son incompatibles y opuestos. El único interés del sistema y de sus instituciones es aquel de salvaguardar las ganancias privadas, socializando las pérdidas, cargadas a las espaldas de las clases populares.

La necesidad de la administración obrera
Retornando a la iniciativa pública, es de importante relevancia citar un segundo hilo conductor de las demás intervenciones, o sea, la necesidad de no confiar más en los patrones en la dirección de la producción de la fábrica. Si éstos, después de años de financiamiento público, declararon no estar en condiciones de poder garantizar la producción y eltrabajo, entonces el establecimiento y las máquinas deben pasar a las manos de los trabajadores, que son aquellos que, en realidad, llevan adelante una fábrica, recibiendo, contodo, sólo una mísera parte de la ganancia que, al contrario, va ahinchar los bolsillos, yallenos, de los empresarios y dirigentes que tranquilamente dejanque se cierrenlas fábricas, para abrirlas en otro lugar, donde la mano de obra cuesta menos y donde, por lo tanto, existe la posibilidad de ampliar sus y enormes ganancias, sobre las espaldas de los trabajadores, en cualquier otra parte del mundo… antes de abandonar, también a éstos, después de un tiempo.

La conclusión de la asamblea es la organización de una manifestación en la ciudad de Bari, para asociar este pequeño núcleo de lucha a las demás luchas aisladas, por las ya conocidas maniobras de las instituciones y organizaciones, que actúan a favor de la conciliación de clases, para distender los focos de lucha.

Las intimidaciones policiales y la determinación de la lucha
Se puede señalar, también, la intervención de las llamadas fuerzas del orden, el día 20 de mayo. A las puertas de la fábrica,llegaron dos camiones de la tropa de choque y algunos agentes de la “fuerza táctica”. Era parte solamente de una acción de intimidación, con el intento de hacer entrar a la empresa un camión, para sacar las máquinas ya desmontadas. Los obreros se sentaron ante las puertas abiertas, impidiendo el paso y, así, el camión salió. Esta acción, seguramente, fue un intento, por parte de la empresa, para demostrar la “ilegalidad” de la ocupación permanente de los trabajadores. Pero, al mismo tiempo, permitió exponer en los titulares de los periódicos una situación extrañamente aceptada hasta aquel momento.

La manifestación del día 29 de mayo y la ocupación de la costanera de Bari
La manifestación de los trabajadores, se realizó el día 29 de mayo, ante la sede del gobierno de la región de Puglia, en Bari. Participaron de la misma un buen número de trabajadores de la OM y de otras empresas y activistas. El pleno apoyo a la iniciativa, obviamente, contó, también, en esta ocasión, con la presencia del Partido de Alternativa Comunista y de sus militantes presentes en el acto. Así, armados de tambores y megáfonos, en la espera de la reunión con el asesor, los trabajadores invadieron la calle, cerrando el paso de ambos lados de la calle, cantando consignas y hablando todos con el megáfono e improvisando, de hecho, una asamblea pública en aquel momento. Fueron innumerables los intentos de desbloquear la calle, por parte de los policías, primeramente de forma pacífica y, después, con amenazas de denuncia y la acción intimidatoria por parte de un agente, con el rostro cubierto, que sacaba fotos de los presentes, incluso de personas tranquilamente sentadas bien lejos de la calle.

La voluntad común, exigida a gritos, era la de que el asesor bajase a hablar en la calle, en la puerta del palacio de gobierno, y no se escondiese, nuevamente, detrás de una mesa de un escritorio cerrado. Esta voluntad no fue, obviamente, escuchada y, después de un tiempo, los sindicatos entraron al palacio de gobierno. La manifestación, entre tanto, prosiguió incesantemente y la calle no fue liberada, no obstante las citadas intimidaciones de las fuerzas del orden. Después de una hora y media, los representantes sindicales regresaron a la calle, trayendo las palabras del asesor del gobierno regional y del representante del gobierno nacional en la región (contactado telefónicamente), en un continuo agradecimiento a las instituciones. Sin embargo, las consignas de los trabajadores manifestantes recordaban claramente y sin ambigüedad cómo, por ejemplo, en campaña electoral la situación de la OM era dada por resuelta por parte del gobernador Vendola, salvo para después regresar al punto de partida, una vez más. En suma, nada de nuevo viene de los palacios de gobierno, excepto el habitual recurso de la mesa de negociación en Roma. Dicho esto, todos podían percibir, en el semblante y en las expresiones de los trabajadores, la total desconfianza en las mismas promesas escuchadas y, una vez más, el aplazamiento, una eterna agonía para quien tiene que dar, inmediatamente, una respuesta a las propias familias sufridas, con los constantes sacrificios,las cuales ya fueron obligadas a enfrentar por años.

El apoyo militante del Partido de Alternativa Comunista: ¡la lucha continua!
Alternativa Comunista y sus militantes apoyan y promueven las consignas de los trabajadores que no tienen intención de ceder a las mesas de negociación institucionales. En particular, la más escuchada de las reivindicaciones: ¡la administración obrera de la empresa! La crisis del sistema capitalista mostró, por fin, muy claramente, como las instituciones burguesas y las empresas privadas concuerdan, conjuntamente, hacia la única salida que este sistema está en condiciones de dar: la privatización de las ganancias y la socialización de las pérdidas, echadas sobre las espaldas de los trabajadores. Ahora faltan hasta aquellas pocas migajas que los patrones dejaban caer de las mesas de negociación. ¡Sólo la lucha resuelve! 

Lea también  Cobertura: 1º de Mayo en Italia

Traducción Laura Sánchez