Compartir

¡Saquemos a todos con la lucha!

¡Construyamos comités de trabajadores para continuar la lucha!

Declaración del Comité Central del PdAC – Italia

El gobierno Renzi fue derrotado sobre todo (aunque no únicamente) por el voto de los trabajadores y las masas populares que han sufrido el golpe conjunto de la crisis, las leyes antiobreras y los recortes en el gasto social de Renzi.

La mayoría de las 19 millones de personas, aproximadamente 60% de los votantes a dicho “No” a la reforma constitucional, un “No”, que de hecho ha sepultado el proyecto político de Renzi, proyecto en el que los principales sectores de la gran burguesía italiana encontraban la única solución para poner fin a la crisis. La votación fue claramente un voto contra el gobierno patronal de Renzi y su política antiobrera.

No descartamos que Mattarella pueda hacer la tarea por Renzi, pero difícilmente podrá continuar con su programa de gobierno: la burguesía tendrá que encontrar un nuevo proyecto político que la represente, y no va a ser tan simple, porque la crisis económica deja muy pocos espacios de maniobra a la patronal, que debe recuperar parte de la tasa de ganancia, y los trabajadores ya no parecen estar dispuestos a creer en la propaganda del gobierno o aceptar en silencio los ataques a sus derechos y sus salarios. Seguramente habrá ahora un período de inestabilidad parlamentaria y una búsqueda de un nuevo equilibrio, de las cuales las luchas sociales deberán saber aprovecharse.

Haber ganado una primera batalla contra Renzi no es suficiente para salvaguardar los intereses de los trabajadores y las masas explotadas.
La victoria del “No” no debe ser entregada de forma pasiva a las fuerzas políticas burguesas que se opusieron a la contra-reforma institucional por sus palaciegos intereses : los Berlusconi, Salvini, Grillo, Bersani, D’Alema, etc …

Es necesario afirmar enfáticamente que aquellos sindicatos que han dicho un “No” de fachada (como la burocracia de la CGIL), pero no organizaron ni una propaganda ni real ni mucho menos una lucha contra la contrarreforma, lo hicieron para llegar a un acuerdo por debajo de la mesa con el gobierno y las patronales sobre cuestiones sumamente importantes para la clase obrera, como la renovación de los contratos (estatales, metalúrgicos, barrenderos…), que en estas horas capitularon vergonzosamente a los intereses de la patronal. Los trabajadores deben utilizar esta primera victoria para reactivar la lucha por el rechazo de los contratos impuestos por las burocracias sindicales, juntado alrededor de sus luchas a todos aquellos sectores sociales que se han opuesto a la reforma constitucional y al gobierno Renzi.

No basta con haber enviado a Renzi a la casa: ninguna de las otras fuerzas políticas presentes en el Parlamento representan un proyecto político cualitativamente alternativo al del Partido Demócrata (PD), no tienen la intención de que los intereses de los trabajadores golpeen los intereses de los bancos y los patrones. La lucha debe continuar hasta el retiro de todas las leyes antiobreras y antisociales de los últimos gobiernos, desde la ley Fornero a la Ley del Empleo [Jobs Act], la Buena escuela, etc.

Los trabajadores solo pueden confiar en sus fuerzas y las de sus luchas: no basta con mandar a Renzi a su casa, ¡tenemos que luchar para enviarlos a todos a casa! Solo entonces, con las luchas, podemos sentar las bases para que al gobierno Renzi no lo suceda cualquier otro comité de negocios de la gran burguesía, para que finalmente gobiernen los trabajadores en interés de los propios trabajadores.

¡Construyamos en todas las ciudades Comités de los trabajadores y las masas explotadas para continuar y extender la lucha!

Traducción: Natalia Estrada.