Compartir

Hubo una rápida disputa política para montar un nuevo gobierno conservador que apruebe el Brexit el 31 de octubre, a fin de combatir el imperialismo europeo con los métodos del imperialismo británico, e iniciar un ataque al estilo Trump contra trabajadores, inmigrantes y mujeres.

Por: Martin Ralph – ISL, Gran Bretaña

Solo los defensores del hard Brexit [es decir, Brexit sin acuerdo con la UE], incluyendo a Dominic Raab, Priti Patel, Steve Barclay y Michael Gove hacen parte del gabinete. Johnson sueña con crear otra Gran Bretaña, basada en el derramamiento de sangre real hecho por Churchill, que causó la muerte de millones de trabajadores en Gran Bretaña y de pueblos en las colonias como la India, donde su política de sacar comida del subcontinente indiano, en particular de Bengala, generó un hambruna que mató por lo menos a dos millones de personas.

Churchill vio el fin del antiguo imperio británico. El capitalismo de hoy enfrenta una crisis mucho mayor, conforme el Financial Times del 25 de julio: “Gran Bretaña está viviendo la más profunda crisis en tiempos de paz modernos. Su política es disfuncional. Su sociedad está fracturada y su economía debilitada. La unión del Reino Unido está en peligro. La respuesta del Partido Conservador es poner un vendedor ambulante de segunda clase en Downing Street, 10[1]. El Sr. Johnson desprecia la verdad y es ciego con relación a la ética”. El FT habla por sectores poderosos del capitalismo británico.

Johnson aumentará la crisis que muchos trabajadores y jóvenes enfrentan, profundizando la austeridad y alentando más represión de la policía contra protestas como aquellas contra el calentamiento global, huelgas, etc. Los trabajadores precarizados aumentaron de 2 a 4,7 millones entre 2016 y 2019. Y este gobierno se hace cada vez más autoritario, en la medida en que esos trabajadores aumentan sus luchas. ¡Pero los trabajadores pueden vencer!

Lea también  Es hora de derrotar a Boris Johnson y a los Conservadores en las calles

Johnson puede desear lo que quiera para su Brexit, pero el choque con las multinacionales y los gobiernos imperialistas europeos no permite tener ninguna certeza sobre el proceso.

No, Gran Bretaña continuará en condiciones muy inestables y caóticas. La razón central para eso es que Jeremy Corbyn nunca luchó por un Brexit obrero y socialista, ni los dirigentes sindicales tampoco. Y nunca llamaron a movilizaciones de los trabajadores para derrocar el gobierno conservador. Una huelga general con lucha directa en las calles puede apoyarse en las huelgas y movilizaciones que están ocurriendo contra los dictámenes de la UE y sus ataques a la propiedad pública y a los derechos de los trabajadores, y contra el Brexit conservador.

Los planes de Johnson costarán caro a los trabajadores, a menos que construyan movilizaciones contra la austeridad, contra el trabajo precarizado y contra los ataques a los oprimidos, y luchen en las calles para derrocar este gobierno.

Comicios del partido Laborista (menores que los de los últimos años) ocurrieron después que Boris Johnson se tornó líder conservador y primer ministro, pero Corbyn no pide una acción colectiva contra el nuevo gobierno, pide una elección general, donde el Partido Laborista luchará por la permanencia en la UE, contra lo que defendió hasta ahora.

Él no está solo, el Partido Socialista (SP, partido del CIT), el Partido Socialista de los Trabajadores (SWP), y todos los dirigentes sindicales también defienden elección general sin llamar a una huelga general para derrocar el gobierno. El SP y el SWP piden que los laboristas llamen a manifestaciones y comicios, pero, como Corbyn, todos buscan una solución parlamentaria y esperan que la clase trabajadora los acompañe. En realidad, las declaraciones del SP y del SWP, después que Johnson fue electo, ¡no traen ni siquiera la idea de huelgas coordinadas! El léxico de todos estos partidos y dirigentes no se extiende a las palabras “Huelga General”, ni siquiera en días de fiesta.

Lea también  Comité por una Internacional de los Trabajadores (CIT/CIO) desmembrándose

Pero ese continúa siendo el único camino para los trabajadores: adoptar acciones de clase para construir movimientos europeos contra la UE, que coloniza a Europa meridional y oriental, y a Irlanda, y acabar con la Unión Europea por los Estados Unidos Socialistas europeos.

  • Unir todas las huelgas contra el trabajo precarizado, la previsión pública, las pérdidas de empleos y las reducciones salariales!
  • ¡Construir la desobediencia civil¡ ¡Apoyar las acciones de la juventud contra el calentamiento global!
  • No esperar por una elección general para derrocar este gobierno, hagamos una huelga general!

 

Notas:

[1] Downing Street, 10 es la residencia oficial y oficina del primer ministro del Reino Unido, y sede del gobierno de Su Majestad. Está situada en la ciudad de Westminster, Londres, ndt.

Artículo original en inglés, traducido al portugués por Marcos Margarido.

Traducción al castellano: Natalia Estrada.