Compartir

¡Huelga general hasta la derogación del CPE y del CNE!

Declaración N°4 del GSI (Sección francesa de la LIT-CI)

¡Huelga general hasta la derogación del CPE, del CNE y de la «ley sobre la igualdad de oportunidades»!
¡Fuera Chirac-Villepin-Sarkozy!

La respuesta de Chirac a la movilización: provocación e imposición por la fuerza

Desde hace dos meses, la movilización de la juventud y de los trabajadores contra la situación de miseria y de precariedad que la burguesía intenta imponerles por la fuerza, no deja de ganar en amplitud, en potencia y en determinación. La lucha de clases se cristalizó sobre el CPE/CNE, que concentra todos los ataques actuales y venideros contra el derecho laboral. La chispa de Rennes-II, el 8 de febrero, incendió progresivamente todo el país. Estudiantes, alumnos de secundaria y trabajadores marcharon unidos, decididos a hacer ceder al Gobierno. Con 3 millones de jóvenes y trabajadores en la calle el 28 de marzo (lo que es más que en 1995, y más que en 2003 contra el desmantelamiento de las jubilaciones), la lucha de clases ha dado un paso decisivo. Tal es así que incluso el espejo deformante de los sondeos devuelve una imagen nítida de la cólera y de la bronca de las masas: el 68% de la población se opone al CPE;  y el 70% habla de una «crisis profunda y duradera»: ¡así es como los medios ponen nombre a la exacerbación de la lucha de clases!

Ante la cólera y la determinación de las masas, el Gobierno eligió abrirse paso por la fuerza. Promulgada por Chirac, la ley sobre la «igualdad de oportunidades» está hoy en vigencia, mientras que la inmensa mayoría, el conjunto de los trabajadores y de la juventud la rechaza incondicionalmente. A la indignación de las masas que se levantaron para defender sus derechos, el Gobierno responde con el menosprecio y la provocación: va a la confrontación directa. La lamentable maniobra legislativa de suspender la aplicación y de encaminar un tratamiento para enmendar la ley no cambia esto en nada. Al contrario, estas maniobras estúpidas al más alto nivel traducen la extrema gravedad de la crisis de las instituciones burguesas, de su sistema, de sus partidos (en primer lugar del UMP): el movimiento de las masas sacude el edificio institucional de la burguesía, no lo quiere más, y este busca mantenerse por la ofensiva y la represión.

La respuesta del Gobierno contra los jóvenes y los trabajadores es la represión policial cruel, llegando hasta la provocación abierta. Embestidas de CRS, apaleadas de estudiantes, encarcelamiento para los manifestantes: la violencia de Estado se desencadena, dejando a un sindicalista entre la vida y la muerte. ¡Impulsados por el Ministro de Robien, los gendarmes llegan a provocar y reprimir a los alumnos de secundaria en el interior de sus establecimientos ocupados!

¡Para enfrentar el menosprecio y la provocación del Gobierno, la única respuesta posible es la huelga general por la derogación del CPE/CNE y la dimisión de Chirac, Villepin y Sarkozy! Los manifestantes lo coreaban el 28 de marzo: ¡huelga general, hasta la derogación!  ¡Chirac, Villepin y Sarkozy, su período de prueba se acabó!

En toda Europa, la misma política anti-obrera

La política de miseria y de precariedad que Chirac aplica y promulga con tanta desfachatez , se aplica en toda Europa. El CPE/CNE es la consecuencia necesaria de cincuenta años de Tratados de la Europa capitalista (Roma, Maastricht, Amsterdam), por medio de los cuales las burguesías europeas imponen el desmantelamiento de los servicios públicos y de los derechos laborales. Los ataques de la burguesía afectan a los trabajadores y la juventud de Francia como afectan a los trabajadores y la juventud de España (un aumento de 11% de contratos temporales en 2005; el 95% del nuevos de contratos eran temporales/precarios en Andalucía en 2005)  o a los trabajadores alemanes (el gobierno de coalición, en el cual participan los primos alemanes de Holanda,  Fabius y compañía, quiere alargar el período de prueba de todo contrato de trabajo a… 2 años: es el CPE para todos los nuevos asalariados de Alemania).

El Sr. Barroso, el Presidente de la Comisión Europea, recordó claramente esta necesidad para la Europa capitalista de la precariedad a toda costa. Se sumó al coro para defender el CPE, declarando «la reforma ineludible» para flexibilizar y moldear el código laboral. Y añadió cínicamente, como buen experto de la lucha de clases: ¡»el hecho de que hay resistencia es la mejor prueba que vamos en la buena dirección»! Es decir: ¡el acierto de la política de las burguesías europeas se mide según el sufrimiento y el reflejo de supervivencia de los trabajadores! O, más simplemente: todo lo que los sumerge nos eleva. En cuanto a la Confederación Europea de Sindicatos, este sindicato amarillo al extremo, que finge estar contra el CPE, declara por boca de su secretario John Monks, que la necesidad es la de «modernizar para responder a una mejor movilidad en el trabajo» (entiéndase: ¡es el fin del código laboral, es la precariedad para todos!).

Para ser otra cosa que una utopía falsa o un retroceso para saltar mejor, la lucha consiguiente por la defensa del derecho laboral, por la derogación definitiva del CPE/CNE, debe exigir ¡la abrogación del conjunto de los Tratados de la Europa capitalista que organizan la precariedad y la flexibilidad «ineludible»! Los trabajadores lo han comprendido perfectamente cuando el 29 de mayo votaron contra la Constitución europea, que compilaba 20 años de Europa capitalista.

Para hacer ceder al Gobierno, una única respuesta: ¡huelga general, sin más demora!

Para salir de la crisis y triunfar sobre los trabajadores, el Gobierno pretende involucrar las direcciones sindicales y los partidos de izquierda para hacer pasar su política. Cuenta con sus temores de ver las masas listas para ir a la confrontación con el poder de la burguesía, listas para hacer triunfar sus intereses de clase, insertando cada vez más lejos su cuña en las instituciones moribundas. El embrollo ridículo de Chirac (un nuevo CPE, «concertado» y «mejorado»…)  ¡es una mano tendida a las direcciones sindicales y a los partidos de izquierda, para que ayuden al Gobierno a salvar las instituciones agonizantes, para que enfrasquen a los trabajadores desviando la movilización en un callejón sin salida parlamentario! ¡Tratan de organizar el «diálogo social», después de la provocación abierta contra los millones de trabajadores y de jóvenes, y mientras que el garrote reprime a las masas sin consideración! Para esta tarea, Sarkozy era la persona indicada: es el hombre del garrote, es el hombre partidario de un STO (servicio de trabajo obligatorio) para los parados.

Desde el principio, la juventud y los trabajadores exigen la retirada pura y simple del CPE/CNE. Han comprendido que toda tentativa de «conciliación» o de «resolución parlamentaria» sería la peor de las soluciones: equivaldría a una derrota de los trabajadores;  la burguesía impondría sus intereses y  abriría una brecha mortal en el derecho laboral. Hasta ahora, es la fuerza de la movilización que obligó la «ex-izquierda plural» y los dirigentes de todos los sindicatos a acompañar asustados el movimiento y a exigir la retirada del CPE. La determinación y la radicalización de las masas son las que hicieron impracticable toda desviación del movimiento, todo «apaciguamiento» en favor de la burguesía. ¡Y esto a pesar de las tentativas de las direcciones sindicales para desinflar el movimiento, negándose a llamar a la huelga general y dispersando las «jornadas de acción» sin continuidad!
Actualmente, la intransigencia de la burguesía que no puede retroceder, reduce a cero los márgenes de maniobra «pacificadores» de los burócratas sindicales y de los dirigentes «de izquierda». La lucha de clases, al exacerbarse, deja dos fuerzas frente a frente: la burguesía con sus «reformas ineludibles», y la juventud y los trabajadores que, más que nunca, sólo podrán contar con sus propias fuerzas para defender hasta el final sus intereses, y hacer ceder al Gobierno. En esta confrontación directa con los intereses mortíferos de la burguesía, la hora ya no está para las medidas a medias que significarían la derrota. ¡La única solución es, sin esperar un minuto más, la huelga general por la derogación del CPE/CNE y la expulsión de Chirac-Villepin-Sarkozy!

JÓVENES-TRABAJADORES ¡HUELGA GENERAL HASTA LA DEROGACIÓN DEL CPE, DEL CNE Y DE LA «LEY SOBRE LA IGUALDAD DE OPORTUNIDADES»!

¡ORGANIZACIÓN DE UNA MANIFESTACIÓN NACIONAL UNITARIA EN PARÍS!

¡POR LA DEFENSA DEL CÓDIGO LABORAL Y DE LOS CONVENIOS COLECTIVOS!

¡FUERA CHIRAC, VILLEPIN Y SARKOZY!

¡POR UN GOBIERNO DE LOS TRABAJADORES, POR Y PARA LOS TRABAJADORES!

París, el 2 de abril de 2006

Groupe Socialiste Internationaliste
Sección francesa de la Liga Internacional de los Trabajadores LIT-CI

e-mail : apido.gsi@wanadoo.fr

Sitio web : http://www.gsi-litqi.org/

 

Lea también  El “nuevo” y el “viejo” capitalismo (parte 1)