Compartir

Luego del campus de la Universidad París -I-Tolbiac, el viernes pasado, hoy son las Universidades de Montpellier y Grenoble las atacadas por la policía. En Montpellier el campus estaba desierto en razón de las vacaciones escolares, ¡pero eso no importó! Era necesario hacer “valer el orden”. En Montpellier hubo además otra intervención violenta, esta vez por parte de militantes de la extrema derecha contra los estudiantes que ocupaban un salón de clases. Es en los fascistas y en la violenta policial que los estudiantes, que hoy combaten las medidas de control de entrada a las universidades y que buscan una sociedad más justa, encuentran sus grandes enemigos.

Por: Grupo Anticapitalismo y Revolución – Francia

Los policías se mueven para desocupar el campus, pero la lucha continúa…

La violencia de los grupos de extrema derecha contra los piquetes en la facultad crecieron en las últimas semanas. Sin embargo, la principal fuente de violencia es el Estado y su policía. La desocupación violenta del campus Tolbiac no se dio de forma “calma”, al contrario de lo que alega el gobierno y prácticamente casi todos los medios de masa. Muchos fueron heridos (dos estudiantes quedaron gravemente heridos), y nada se dijo en cuanto al estudiante que está en coma después de la acción policial.

La AH-HP y la Secretaría de Seguridad niegan haber agredido a los estudiantes y claramente ocultan informaciones de lo que realmente ocurrió. La violencia y la mentira del Estado andan lado a lado, nosotros sabemos muy bien eso, y vimos abiertamente ese complot en el momento de la muerte de Rémi Fraisse, en Sivens. A cada intervención de los estudiantes, el resultado es el mismo de aquel en Nanterre: ¡estudiantes perseguidos por la justicia bajo la alegación de usar la violencia “contra las fuerzas del Orden”!

Lea también  Acto 10 de los chalecos amarillos, récord en Toulouse, muchas personas en el resto de Francia !Continuamos!

Policía, ¡fuera de las Universidades! ¡Libertad para todos los estudiantes perseguidos!

El gobierno tiene miedo de la juventud que lucha y se moviliza

Macron y Philippe quieren acabar con los movimientos sociales y estudiantiles: luego de la desocupación de las facultades ocupadas, en que las asambleas generales crecían cada día más, ellos anticiparon el período de vacaciones escolares y después marcaron las pruebas parciales para desmovilizar a la juventud. Pero esas medidas no fueron suficientes para parar la organización de los jóvenes militantes. ¡Muy por el contrario! La Coordinación Nacional de Estudiantes hizo un llamado a la movilización desde el 24 de abril, para unificar las luchas con las de las trabajadores de las líneas férreas que están en huelga y para aumentar los piquetes y las paralizaciones a partir del 3 de mayo. Para que todos puedan continuar luchando, tenemos que impedir que las pruebas y las clases ocurran, y fortalecer los piquetes contra la burocracia de las universidades, que intentan debilitarnos.

El gobierno teme la convergencia de las luchas

El movimiento estudiantil se nutre del descontento de la sociedad, expresado en el movimiento de los trabajadores y en las huelgas que hoy se multiplican, especialmente la huelga que comenzó el 3 de abril con los trabajadores de las líneas de tren. Todas las intervenciones de los trabajadores en las Asambleas Generales estudiantiles son siempre muy ricas y bien acogidas por nosotros. A pesar del calendario de “huelga/producción desacelerada” impuesto por las direcciones sindicales del sector, la huelga no se debilitó, ni siquiera con ese esquema de paralización de dos días por semana.

Todavía está viva la huelga de Air France y otras que cada día se radicalizan, como la de los Correos. Tenemos también las movilizaciones en el área de la salud, de los empleados públicos, de los trabajadores judiciales… Son muchas las señales que nos muestran que la convergencia de las luchas está a nuestro favor para construir una huelga general, una huelga que bloquee la economía y paralice el país para que, de una vez por todas, hagamos dar marcha atrás a Macron y callemos a los patrones que quieren ver retroceder nuestros derechos y conquistas de dos siglos de luchas.

Lea también  Uruguay: por la garantía laboral de 13 jornales pagos, seguridad y salarios

¡Es momento de unirnos y atacar juntos!

No esperemos más para construir esta huelga. ¡Ahora es la hora de organizarnos en nuestros lugares de trabajo y estudio! Vamos a mover el calendario sindical: ¡el de la huelga “llenó” la SNFC, y el de la “saute-mouton” el sector público! Vamos a tomar las riendas de nuestra lucha y decidir nosotros mismos por medio de las Asambleas Generales, participando y votando activamente la política que queremos (¡y no por medio de una moción vía internet, como sugirieron algunos representantes estudiantiles!).

La próxima oportunidad de ser victoriosos y fortalecernos en nuestra lucha es en las calles con los trabajadores el 1° de Mayo. El día 1 nos manifestaremos, el día 2 entraremos en huelga. ¡Y que esa huelga dure todos los días que sean necesarios, hasta conseguir lo que queremos!

Traducción del francés: Maria Camargo

Traducción del portugués: Natalia Estrada.