Compartir

Reproducimos el comunicado difundido por compañeros/as de la Tendencia Claire del NPA en la manifestación de los Chalecos Amarillos de París el 24 de noviembre.

El aumento de los impuestos sobre el diesel es la última gota que ha hecho desbordar el vaso. Pero nuestro hartazgo es mucho más profundo, pues si no podemos llegar a fin de mes, no es solo por eso.

También está el IVA (20% del precio de nuestras compras), los bajos salarios, los despidos, las ayudas  sociales de miseria y los alquileres que aumentan. Servicios públicos que cierran (correos, hospitales, colegios …), lo que va unido a recortes de empleo, menor calidad del servicio, precios mayores  y  kilómetros  para poder acceder. Cuesta curarse, porque la Seguridad Social cada vez nos reembolsa menos. Y ¿por qué ? Porque los gobiernos hacen regalos a los patronos reduciendo las contribuciones sociales que financian la Seguridad Social.

Ante las maniobras del gobierno, organizarnos para definir  nuestras reivindicaciones

El gobierno busca romper el movimiento haciendo resaltar actos racistas, homofóbicos o sexistas (que son la acción de pequeñas bandas de extrema derecha) para desacreditarlo.

Pero  no compramos su versión de lo que sucede. Las personas que se enriquecen sobre  nuestras espaldas son los patronos. No son nuestros colegas de trabajo, independientemente de su color de piel, religión o nacionalidad: ellos se lo pasan tan mal como nosotros  para llegar a fin de mes.

El poder también busca seleccionar algunos “líderes” para “negociar” con ellos y controlar el movimiento. Para evitar cualquier traición, debemos hacer como los compañeros chalecos amarillos de Commercy (Meuse): reunirnos para fijar democráticamente nuestras demandas y prohibir que nadie hable en nuestro nombre sin un mandato claro. Las decisiones deben tomarse en asambleas generales, con todos/as,  y votando a mano alzada.

Lea también  Entrevista a Thomas Laurent, periodista independiente miembro de los Chalecos Amarillos de Bourdeaux, Francia.

Hacer que todos los asalariados, desempleados y  jubilados entren en la lucha

Los medios de comunicación buscan oponer los “chalecos amarillos” a los sindicatos. No nos vamos a dejar engañar por este juego. Sí, nos da mucha rabia ver a los líderes de los grandes sindicatos no llamar a unirse al movimiento. Pero sabemos que, en la base, nuestros compañeros sindicalizados, están con nosotros.

En Perpiñán, los chalecos amarillos fueron a ver a la Unión Local de la CGT para pedirle que se uniera al movimiento. Y fueron bien recibidos. Se debe hacer en todas partes: ir a ver a los representantes sindicales en nuestras locales de trabajo, a las uniones locales, etc. Esa es la manera de ser millones en la lucha.

Además, ya hay sindicatos que apoyan el movimiento o se incorporan a él: FO Transport, CGT Total, UD CGT 43, USTM CGT 38 y sindicatos de fábrica. En La Mède, los trabajadores de la refinería TOTAL, convocados por la CGT, fueron a bloquear, vestidos con sus chalecos rojos, con los compañeros chalecos amarillos.

En todos los sindicatos hay que hacer presión a todos los niveles por un llamamiento claro a la huelga hasta que se cumplan las demandas. ¡Es el momento de  ir juntos!

Para echar a Macron y hacer frente a los patronos, huelga y bloqueo general!

Para ganar, hay que ir a bloquear la economía, a la huelga general. La cólera está en todas partes: entre  los trabajadores de ferrocarriles, en la carretera, en Correos, entre los metalúrgicos, en las  refinerías, en la educación nacional y los hospitales…

Debemos escuchar y unir todas nuestras cóleras en un gran movimiento que arrase con Macron, pero también con cualquier gobierno al servicio de los patronos, de  derecha, extrema derecha o de falsa izquierda  liberal con política de derecha. Solo podemos confiar en nosotros mismos y en nuestros delegados/as.

Lea también  Solidaridad con los y las militantes del NPA agredidos por la extrema derecha

Un poder obrero, anticapitalista, feminista, antirracista, ecologista, decidiría:

-Supresión de las tasas sobre el combustible y del IVA; aumento de los impuestos sobre los capitalistas y los ricos

-Aumento general de salarios y mínimos sociales de 400 euros para todos/as.

-Cancelación del CICE (40 mil millones de euros de nuestros impuestos entregados por Macron a los patronos)

-Derogación de las leyes laborales 1 y 2; prohibición de despidos

-Derogación del pacto ferroviario (cierre de pequeñas líneas, aumentos de precios, ruptura del estatuto laboral…)

-Expropiación sin indemnización de las empresas concesionarias de las autopistas, de Total y de cualquier firma que cierre o despida.

-Contratación masiva de personal en hospitales, guarderías, correos, escuelas…

-Derogación de las reformas Blanquer del bachillerato, liceos y acceso a la Universidad

-Regularización de todos/as los sin-papeles para evitar que los patronos los sobreexploten

-Igualdad de remuneración entre hombres y mujeres y lucha colectiva contra la violencia de género y sexual.