Compartir

Entrevistamos en Buenos Aires, Argentina, a Camille (26), joven universitaria de la ciudad de Bordeaux, Francia. Parte del movimiento de los «Chalecos Amarillos». 

Por: Martín Borya

Martín: ¿Cómo surge el movimiento de «Chalecos Amarillos» («Gilets Jaunes»)?

Camille: En Francia hace tiempo vienen dándose diferentes luchas, estudiantiles y de trabajadores. También se han dado encuentros y foros de debate donde se discute el futuro de Francia. Macron anunció el aumento en los combustibles y fue algo que cayó muy mal. Primero se intentó realizar un Plebiscito para juntar firmas en contra, pero no tuvo éxito en parte porque los medios no hablaban de eso. Muchos no sabían que el plebiscito existía. Luego el gobierno le quitó impuestos a los ricos y eso terminó por desbordar la bronca. Se fueron acumulando cosas, la gente dijo «basta, tenemos que hacer slgo». En Septiembre empezaron las manifestaciones de los «Gilets Jaunes».

M: ¿Cómo está compuesto el movimiento?

C: Ahora hay muchos estudiantes, muchos trabajadores, hay de todo. Por eso es un poco espectacular. Es muy popular.

M: ¿Y como se organizan y convocan las acciones?

C: Por Facebook, se crean eventos convocando a las manifestaciones. No hay quienes organizan siempre. Cada semana hay manifestación los sábados, la gente ya sabe y busca los eventos.

M: ¿Cómo se preparan para las manifestaciones, para resistir la represión?

C: Para los medios la gente se prepara para ir a la «lucha», pero para la gente es prepararse para protegerse de la represión, de la policía. Antes de la manifestación, nos reunimos con amigos charlamos y sabemos que como hubo represión la semana pasada, habrá de nuevo. La policía detiene a los que tienen cosas o están con máscara. Hay abogados defensores que quieren defender los derechos de la gente que se manifiesta, pero hay mucha represión y la policía arresta mucho a la gente.

M: ¿Cuáles crees que son las principales demandas del movimiento de CA?

C: Es un problema. Hay muchos reclamos pero no hay representante. «Macron Dimisión» por un lado, «No al aumento del combustible» por otro, pero no hay un programa unificado. También hay sectores reclamando por aumento de la jubilación mínima. Los sectores de izquierda plantean mejores condiciones para los inmigrantes y abrir las fronteras. En cambio la derecha, culpan a los inmigrantes por la crisis y plantean cerrar las fronteras. La derecha quiere salvar al capitalismo, esa es mi opinión.

Lea también  Cobertura: 1º de Mayo en París

M: ¿Hay protagonismo de la lucha de las mujeres en el movimiento de los CA?

C: Hay mujeres y hombres luchando contra la violencia a las mujeres, se debate mucho sobre los casos de denuncia de violencia, incluso en las redes como Tweeter. Pero hasta ahora no ha sido tomado por el movimiento de los CA.

M: Vos comentabas que participaban muchos trabajadores, ¿Lo hacen sueltos u organizados de alguna forma?

C: Participan desde los sindicatos. Pero hay muchos que participan de forma individual. Es un problema para Macron, no tiene con quién dialogar. Cada vez que dice «vamos a hacer esto» hay quienes dicen «ah está bien» y muchísimos que dicen «No!» es por eso que creo que Macron no tiene salida para resolver el tema, tiene que renunciar.

M: ¿Cómo participan las mujeres de las movilizaciones?

C: Hay muchas mujeres participando. Por lo general no son las que enfrentamos la represión. Pero la idea de que la mujer queda en la casa cuidando a sus hijos es algo de la época de nuestros abuelos. Hay algunas mujeres que aún hacen eso y hay machismo tambien, cobramos menos que los hombres y hay violencia tambien. Pero hoy hay más gente que quiere la igualdad y eso se ve en la lucha. Las mujeres participan mucho.

M: ¿Cómo crees que se pueden conseguir esas demandas?

C: Pienso que las manifestaciones van a continuar y la gente va a seguir en la calle. Puedes ver qué cuando el movimiento comenzó y ahora se ve mucha más gente en la calle. Es mucha presión contra el gobierno. La gente quiere que caiga. Esa es la voz de la población. Para mí la democracia es un régimen antiguo, agotado. Debemos buscar otro sistema, debemos cambiar, no podemos seguir en el capitalismo. Hay que buscar un nuevo sistema. El capitalismo no funciona. Este movimiento va mucho contra la sociedad de consumo y contra la destrucción del medio ambiente también.

M: ¿Qué sistema crees que habría que construir?

C: Para mí es muy difícil, lo que se logró en la Unión Soviética (URSS) tenía cosas muy buenas, las ideas muy buenas también, pero termino mal. Es una pregunta ofícil pero, hay que buscar como hacer. Dentro de los Chalecos Amarillos hay muchos que quieren un sistema de Leyes por referéndum, algo así como un tipo de democracia directa. Algo parecido a la antigua Grecia. Para mí es bueno, pero es muy difícil de lograr. No es solamente transformar el sistema político, sino los medios y hay muchos empresarios dueños de los medios y eso no es normal. No sé cómo lo haremos pero hay que intentar.

Lea también  Macron autoriza al ejército a desplegarse contra los chalecos amarillos

M: ¿Qué opinas sobre la violencia y este debate sobre manifestación pacífica vs violenta?

C: Para mí para hacer una revolucion… no me gusta la violencia, pero es obligatorio… para hacer una revolución, para cambiar las cosas. Se ve en las revoluciones en el mundo, son con violencia Es posible dialogar y debemos hablar mucho. Pero cuando viene la policía que tiene sus palos, el gas lacrimógeno y sus armas, ¿Que debemos hacer? Hay medios que solo filman los enfrentamientos y hablan de violencia, pero lo que realmente pasa es que la policía provoca para reprimir.

M: Los medios informan que ya hubo un asesinado por la represión. ¿Qué pensas de que se llegue a ese punto?

C: Pienso que no es normal. Pero pienso que los policías son humanos y pienso que ellos tienen miedo. Y no es bueno darle un arma a alguien que tiene miedo. No me gusta la policía, reprimen niños y ancianos por igual. Pero no debe ser fácil para ellos. Hay muchos policías que piensan lo mismo que los Chalecos Amarillos, porque ganan poco dinero, están contra el aumento de combustible, etc. Los jefes no permiten que esos que tiene dudas vayan a reprimir.

M: Se ve que hay muchas luchas en varios países de Europa y del mundo por cosas similares ¿Qué pensas de que la lucha sea internacional?

C: Es muy importante. Debemos decirle adiós al Capitalismo y el capitalismo está en todo el mundo, sería muy difícil que un solo país salir de eso sí el resto de los países siguen ahí. Por la economia, para mí no puede ser en un solo país, sino en todos los países. Es importante que sea un movimiento internacional.

M: ¿Qué opinión tienes de los referentes políticos en Francia? Sobre Le Pen y también de la izquierda en relación al movimiento de CA.

C: Para mí el movimiento CA no es un tema dominado por la política, sino por lo social. Por ejemplo Marine Le Pen muestra la «violencia» de las manifestaciones y dice «mira! Ahí están los violentos que llegan a la policía y son extranjeros, árabes, negros. Porque la frontera está abierta!» Quiere culpar a los extranjeros de la crisis. Y es dificil porque el costo de vida va aumentando y los salarios no. No puede ponerse en contra directamente porque todo el mundo está movilizado. Entonces dice que «entiende» porque la gente se moviliza, que Macron es mal presidente, pero a la vez intenta dividir el movimiento, dice que hay «gente peligrosa» en las manifestaciones. Entonces Marine Le Pen quiere aprovecharse del movimiento.

Lea también  Cobertura: 1º de Mayo en París

Hay un referente de la izquierda, Mélenchon, que dice que hay que sacar a Macron, hay que seguir la lucha y seguir en las calles. El propone un nuevo sistema, no conozco en profundidad, pero el plantea que la democracia no va más.
Hay también otros partidos de izquierda participando.

M: ¿Hacia donde va el movimiento?

C: Es difícil de responder. Hoy se ve que el movimiento va a crecer, que hay más gente participando. La perspectiva es o que Macron responda a todas las demandas o que renuncie. Justo estos días el movimiento aguarda una respuesta de Macron. El ya había dado un discurso y cayó muy mal. No veo otra salida, o responde positivamente o renuncia, no creo que pueda imponer una dictadura o algo parecido. Pienso que la gente en Francia cuida sus libertades, defiende sus libertades.