Compartir

La juventud y la clase trabajadora en Chile, Bolivia y Colombia están marcando el camino a seguir. Su lucha es la misma que la nuestra, contra los paquetazos y la austeridad de la oligarquía, el FMI y el imperialismo, que mantienen a millones en la miseria y que pretenden esquilmar sus recursos naturales en beneficio de un puñado de multinacionales imperialistas.

En Chile ya son 41 días de protestas, con 7 huelgas generales y manifestaciones multitudinarias. Una auténtica revolución social contra el régimen heredado de la dictadura pinochetista y el conjunto del sistema capitalista.

En Bolivia, campesinos y obreros se han levantado para frenar un golpe de estado dirigido desde Washington, que ha colocado en el poder a Jeanine Añez, representante de la oligarquía racista y fascista.

En Colombia, un paquetazo del Gobierno reaccionario de Duque, que entre otras cosas pretende reducir el salario mínimo, se ha enfrentado a dos huelgas generales y movilizaciones masivas.

A pesar de la brutal represión, y a pesar de la campaña de criminalización, millones han dicho basta. De hecho, la represión no está siendo capaz de frenar esta auténtica rebelión, a pesar de contar con el silencio cómplice de la Comunidad Internacional y con el respaldo de los “democráticos” Gobier-nos europeos, incluido el de Pedro Sánchez. El Ministro del Interior Grande Marlaska, ya ha anunciado que enviará instructores a Chile para adiestrar a policías antidisturbios de cara a reprimir más duramente las protestas. ¡Que vergüenza!

El Gobierno del PSOE y la UE no han dudado en mantener su pleno apoyo a los Gobiernos asesinos de Piñera y Duque, al tiempo que han corrido a reconocer oficialmente al Gobierno golpista de Añez. Estos mismos “demócratas” que reclaman un “cordón sanitario” contra la extrema derecha de Vox, no dudan en apoyarla en América Latina.

Lea también  Una burla: Bloque sindical de Unidad Social, llama a “Paro de 11 minutos”

Ahora más que nunca es necesaria la solidaridad internacionalista, la mejor garantía de cara a que nuestras hermanas y hermanos chilenos, bolivia-nos y colombianos, puedan triunfar contra la reacción y contra la represión.

¡El pueblo unido, jamás será vencido!

¡Todas y todos a la concentración de solidaridad!