Compartir

El sábado 16 de marzo a las 18:00 horas manifestación en Madrid de Neptuno a Cibeles.

Extraído de cobas.es

El 12 de febrero dio comienzo el juicio a los acusados ​​por haber convocado el referéndum del 1 de octubre de 2017 en Cataluña.

Después de más de un año de prisión provisional, las penas que pide el fiscal no dejan de ser sorprendentes: 25 años de prisión para Junqueras, 17 para Forcadell, Cuixart y Sánchez ó 16 para otros cinco ex consellers o excunsellera.
Estas peticiones de penas se basan en un supuesto delito de rebelión. Sin embargo 120 catedráticos de Derecho Penal atestiguan la inexistencia de tal delito y así, además, lo han dejado en evidencia tribunales europeos como los de Alemania, Bélgica o Suiza

Estas acusaciones un tanto esperpénticas las plantea la fiscalía, el abogado del Estado y los abogados de VOX.

El juicio se ha convertido en la plataforma del trío Casado-Rivera-Abascal (PP-C´S-Vox), qué en pleno delirio franquista, se dedican a azuzar el enfrentamiento contra los catalanes. Según el trío del esperpento en los problemas de Andalucía, Extremadura, Castilla, Aragón…., no tienen responsabilidad alguna los terratenientes, los banqueros y empresarios del Ibex 35, es decir: los amos de España desde siempre. La culpa de todos los males que nos aquejan a los trabajadores/as son culpa de ”los catalanes y las catalanas”.

La postura del Gobierno de Pedro Sánchez, denota la falta de coraje frente a la derecha y la connivencia con los jueces de siempre. Dicen que “en España hay independencia judicial” y que los acusados tendrán un “juicio justo” y a renglón seguido claman una y otra vez que la población catalana nunca ejercerá el derecho a decidir, porque la Constitución lo impide. Cuando quisieron cambiar la Constitución para dar “prioridad absoluta” al pago de la deuda pública de los bancos, en días PSOE y PP lo arreglaron y modificaron el artículo 135.

Lea también  ¿Cuál es el balance de Pedro Sánchez tras ocho meses de gobierno?

En realidad lo que se está juzgando son las libertades democráticas mismas. co.bas siempre nos hemos manifestado a favor del derecho de autodeterminación de los pueblos. Judicializar la política, querer resolver el derecho a decidir por la vía penal es una barbaridad que acaba juzgando los derechos democráticos mismos.

Desde co.bas nos reafirmamos en la defensa del derecho a decidir y defendemos la libertad de los presos catalanes, porque entendemos que pronunciarse contra este juicio farsa no es apoyar a estos presos políticos catalanes, ni es estar a favor de la independencia, es sencillamente apoyar el derecho a decidir. Es decir NO a santificar el disparate y la brutalidad policial del 1 de Octubre; es rechazar el cinismo de un aparato judicial repleto de franquistas, servil con la banca, como demostró con el caso de las hipotecas; vergonzosamente tolerante con los violadores (mantiene en libertad a los condenados de La Manada), que procesa raperos y cantautores por meterse con el rey o la Iglesia o se cebó con los jóvenes de Altsasu por una pelea de bar.

Rechazamos pues este juicio-farsa, exigimos la libertad de los procesados/as y reafirmamos nuestra plena convicción de que no hay solución por la vía de la represión.

Llamamos a acudir el próximo sábado 16 de marzo a la manifestación. La salida debe ser democrática: el derecho a decidir de Cataluña o cualquier otra nacionalidad.