Compartir

Si del gobierno en funciones del PSOE decíamos meses atrás que lo que hace a un gobierno feminista no es el número de mujeres que lo integran, sino las políticas que lleva a cabo; el nuevo gobierno de coalición hace gala de que viene para llevar a cabo esas medidas en favor de las mujeres, recogiendo en su pacto de gobierno lo que llaman explícitamente «políticas feministas».

Por Corriente Roja

Las mujeres llevamos meses de palabras vacías, leyes que no se cumplen y meras declaraciones de intenciones. Pero desde el pasado 8M, la situación de las mujeres apenas cambió.

Es por esto que por más que la derecha rebuzne y se revuelva en sus escaños, las trabajadoras no podemos permitirnos bajar la guardia y dar a este gobierno un cheque en blanco, sino que tenemos la obligación de «separar la paja del grano» y examinar esas medidas anunciadas a bombo y platillo por este gobierno. Porque como siempre decimos, las medidas con las que una formación se presenta no pueden ser una lista de sugerencias que se abandonan por el camino, sino que el programa está para cumplirlo. En estas semanas de gobierno ya vimos caerse o poner en cuestión algunos de esos puntos del Pacto, como es el caso de las medidas para regular el precio del alquiler, que la vicepresidenta económica Nadia Calviño ya dejó claro que rechaza. O como de la reforma laboral de 2012 (la de 2010 ni se nombra), sólo eliminarán algunos aspectos.

El 8M históricamente nació como un día de lucha aunque posteriormente organismos e instituciones desvirtuasen su significado. Siguiendo ese planteamiento, en Corriente Roja pensamos que el próximo 8M tiene que tener como centro las demandas y reivindicaciones concretas que le hacemos al Estado, sus instituciones y a los distintos gobiernos que lo sostienen.

Lea también  No pagaremos su crisis con nuestra precariedad

Este año «no toca huelga laboral»

Este año habrá huelga laboral en algunos lugares como Barcelona y no en otros como Madrid. Desde Corriente Roja lamentamos que la dirección del movimiento feminista no haya convocado un Encuentro Estatal, como sí hubo el año pasado, donde discutir a fondo las razones y motivos para convocarla o no; y en caso afirmativo, prepararla con tiempo para que fuese exitosa.

Está claro que la razón para no convocarla no puede ser sólo como se ha dicho que este año cae en domingo, puesto que perfectamente se podría haber pasado al día 6, haciéndola coincidir con la estudiantil, o al 9. Y además muchas mujeres trabajan en domingo, en puestos de enorme precariedad.

Nosotras no somos fetichistas de la huelga, que es una herramienta y una conquista obrera para la que tienen que darse ciertas condiciones. Pero creemos que el «programa feminista» del nuevo gobierno no justifica levantar la huelga del 8M como se ha hecho y aún menos si tenemos en cuenta que ni siquiera podemos dar por hecho ese programa. Creemos que la verdadera razón es que una parte de la dirección feminista no quiere poner en aprietos al nuevo gobierno del que Unidas Podemos forma parte. Y menos aún debatir si la huelga laboral feminista tiene que ser o no una Huelga General.

Tampoco concordamos con la posición de los sindicatos mayoritarios de mirar para otro lado, que hace mucho que sólo defienden sus propios privilegios. En vez de convocar y construir una jornada estatal de lucha donde imponer las medidas que la mitad más oprimida y explotada de la clase trabajadora urgentemente necesita, como sería su obligación, están sobre todo preocupados por garantizarle la paz social al nuevo gobierno, como demostraron ante la Huelga General en Euskal Herria del pasado 30 de enero. A todas ellas y ellos les decimos que: ¡gobierne quien gobierne, los derechos de las mujeres se defienden…. y no se venden!

Lea también  Explotación sexual y trata: otra vez las mujeres somos mercancía…y los culpables sueltos

Un año más, sobran razones y motivos para hacer del 8M una gran Jornada estatal de lucha de toda la clase obrera con las mujeres a la cabeza, impulsando movilizaciones y paros parciales o totales, allá donde se pueda y se decida en asamblea. Un día de lucha para dejar claro a la derecha que nuestros derechos ¡No se tocan! y exigir al nuevo gobierno que cumpla lo prometido porque necesitamos más!

¡Basta de brecha salarial y en pensiones, planes de igualdad obligatorios y pensiones dignas para todas YA. Presupuesto para prevención, atención y protección contra TODA violencia machista y depuración del Sistema Judicial. Educación sexual y obligatoria en la escuela pública y fuera el pin parental. E inversión social en atención educativa y socio-sanitaria, para que las tareas de cuidados sean responsabilidad del Estado!