Compartir

¡Rodear de solidaridad al pueblo catalán!

Contra la represión y la sentencia: amnistía para los presos políticos

¡Abajo la Monarquía!

Por Corriente Roja

1- El Estado Español y el régimen monárquico hace años que viene reprimiendo toda forma de resistencia y disidencia contra cualquier discurso social, político o cultural que lo cuestione. Así fue con el rapero Valtonyc, con los titiriteros o con Alfon, sin mencionar a las decenas de activistas independentistas y antifascistas reprimidos. En los últimos años el pueblo catalán ha estado en el punto de mira de esta represión, pues la lucha por el derecho a la autodeterminación y el referéndum del 1 de octubre del 2017 ha cuestionado la integridad del régimen y es su el principal elemento desestabilizador.

2- A pocos días del anuncio de la sentencia, han sido detenidos nueve activistas de los CDR y de movimientos sociales y culturales acusados de “pertenencia a banda terrorista y tenencia de explosivos“, aplicando el mismo criterio que para Tamara y Adrià Carrasco o los jóvenes de Altsasu, donde convirtieron una pelea de bar en un caso de terrorismo y la prisión provisional en una condena anticipada.

Si pueden hacer la infame acusación de terrorismo es porque en 2015 el PSOE y el PP (con la abstención de CiU) modificaron el Código Penal para convertir este delito en un saco donde cabe todo aquello que cuestione el régimen, sin ninguna necesidad de organización terrorista ni de atentados.

3- Mientras, la derecha neofranquista del PP, C’s y VOX ya agita por la aplicación de un nuevo 155 inmediato y permanente, el PSOE y Pedro Sánchez no se quedan atrás diciendo que serán los primeros que aplicarán el 155 cuando sea necesario y ya están estudiando la posibilidad de poner en marcha la Ley de Seguridad Ciudadana y asumir el control de los Mossos. En cuanto a Podemos, da vergüenza el silencio y los paños calientes ante la actuación del Gobierno Sánchez. Pocos días antes Iglesias no tenía reparos en explicar que ellos siempre respetarán la ley y las sentencias y que si estuviesen en un hipotético Gobierno Sánchez asumirían que aplicara el 155.

Lea también  25N: ¡Nuestros derechos no se tocan y necesitamos más! ¡Sigamos en la lucha!

4- En cuanto a la sentencia, que será condenatoria, está elaborada en base a un montaje que reconoce “rebelión y sedición” cuando no la hubo. Busca ser un escarmiento ejemplar contra los 2,3 millones de catalanes que desafiaron las prohibiciones del Supremo y la brutalidad policial para votar en el referéndum del 1-O y es una advertencia al 80% de catalanes favorables al derecho a decidir, para que tengan claro qué es lo que pueden esperar de la monarquía española y el aparato judicial cuando pretendan ejercer ese derecho. Poner las urnas para decidir nunca puede ser un delito.

5- La clase trabajadora y la juventud tenemos mucho que perder si nos quedamos “neutrales” ante la represión, sea contra quien sea. No hay que ser independentista para rechazar frontalmente este atentado contra las libertades y los derechos fundamentales por parte de un régimen alérgico a las libertades democráticas, obediente a los grandes empresarios, con un rey que nadie ha escogido y una unidad estatal a la fuerza. Nadie que se reclame de la democracia puede defender tales atrocidades.

6- La respuesta a la represión y a la infame sentencia contra los dirigentes independentistas debe incluir la solidaridad activa de los sectores más conscientes de la clase trabajadora y la juventud del conjunto del Estado Español.

7- Asimismo, nuestro compromiso es el de luchar para rodear de solidaridad al conjunto del pueblo catalán en la pelea contra el régimen monárquico y por el derecho a la autodeterminación, impulsando la participación más amplia a las movilizaciones.

¡Sin derecho a decidir no hay democracia!

¡Libertad de todas/os  las/os detenidas/os y amnistía para los presos políticos!

Lea también  Por la amnistía y el derecho a decidir ¡Rodear de solidaridad al pueblo catalán!

¡Solidaridad al conjunto del pueblo catalán!

¡Abajo la monarquía!