Compartir

Pese al hartazgo generalizado de una nueva repetición electoral, (como muestra el medio millón de ciudadanos que han solicitado no recibir propaganda electoral), los diferentes partidos se embarcan en la enésima campaña electoral consecutiva con un objetivo central: lograr un gobierno estable para afrontar los nuevos ataques contra los trabajadores/s y el pueblo.

Por Corriente Roja

Estamos en un cuadro que anuncia una nueva recesión económica, con los EREs creciendo, con la principal economía europea, la alemana, en recesión declarada, el Brexit tocando a la puerta, EEUU imponiendo aranceles que amenazan a sectores claves de la exportación y en un cuadro donde no hubo “recuperación” para millones de trabajadores/as sobre los que llueve sobre mojado y viven entre el desempleo y la precariedad más brutal cobrando salarios miserables.

Venga el gobierno que venga, saben que tienen las alas cortadas por una deuda pública que ronda el 100% del PIB y unas reformas estructurales que le exigen aplicar desde la UE, léase la reforma de las pensiones (la ya llamada Mochila austriaca, fondos de capitalización) la del Estatuto de los Trabajadores/as (que incluye no derogar de manera alguna las reformas del PP y PSOE y disminuir de nuevo la cuantía de indemnización por despidos…). Añádase a ese cuadro la situación de Cataluña tras la sentencia, lo que hace más explosiva la situación.

QUIEREN UN GOBIERNO FUERTE, POR EL PATRÓN Y POR LA PATRIA

Por eso ni la demostración de capitulación completa, hasta la humillación ante el PSOE, de Iglesias y Unidas Podemos, ni los gestos del reconvertido Rufián, ni la enésima demostración de sumisión del PNV han bastado para evitar la repetición. Para conducir esa situación y dar estabilidad política, no vale otro gobierno que no sea un gobierno fuerte, patriótico, monárquico, servil a la Troika, que aplique las medidas con puño de hierro, lo lleve al descubierto o lo cubra con un guante de seda. Cuando se agotó el proceso de investidura y se vieron abocados a la repetición de elecciones no faltó quien clamó: ¿Puede ser que esto sea ya el día de la marmota? Pues no, porque quien manda, que no es quien gobierna, mandó parar y desde ahí se suceden las ofertas. Desde los próceres del PSOE y PP (Felipe González y Mariano Rajoy) abogan por pactos de gobernabilidad y Casado solo tiene ojitos de querer. Hasta Rivera, en su enésimo giro, resolvió levantar “el veto” al PSOE. La estabilidad del gobierno que venga ya está ordenada en esos dos conceptos básicos: patrón y patria. De lo primero, en lo tocante a la sumisión y vasallaje a la UE y la Troika ya han dado todos más que sobradas muestran. En lo segundo, su patriotismo, los lemas electorales les pintan de cuerpo entero: Ahora España (PSOE); España en Marcha (C´S); España Siempre (Vox); ¿Izquierda o Derecha? España (PP), y añádase a este torrente de “originalidad” el nombre del Partido de Errejón: Más País. No está mal para ser todos ellos partidos que combaten todo nacionalismo, obviamente que no sea el español.

Lea también  Cataluña | continuar la lucha contra la sentencia y la represión: ¡Respondamos masivamente!

EL VOTO ÚTIL ¿PARA TENER UN GOBIERNO DE LA PATRONAL, DEL PATRIOTERISMO ESPAÑOL Y VASALLO DE LA TROIKA, SE DIGA “PROGRESISTA” O DE “DERECHAS”?

El 28 de abril lograron una alta participación a cuenta del miedo a VOX y el PSOE fue su gran beneficiario. Ahora los de VOX provocan mucha más indignación que miedo. Repetir que hay que votar porque si no viene la derecha es cada vez más el argumento de la resignación. Es el argumento del olvido de 40 años de gobiernos PSOE, PP, del bipartidismo, de todos sus recortes, sus reformas laborales y de las pensiones, sus tijeretazos a las libertades, su lealtad sin límites a la Monarquía, su entrega por entero a la Troika y la UE desmantelando industrialmente el país. Hay que quien quiere ven en Unidas Podemos el voto de lo menos malo. Pues sea con todos nuestros respetos, pero la gran aportación de Podemos fue ayudar a sacar la lucha de las calles para institucionalizarlo todo, dejándonos presos de las instituciones, los poderes y las leyes antidemocráticas, empezando por la electoral. La pregunta del 10N sobre la utilidad del voto, exige plantearse la disyuntiva de otra manera: Las y los pensionistas ¿van a renunciar a exigir la pensión mínima de 1.084€; subidas del IPC y pensiones garantizadas por los Presupuestos Generales del Estado? Los/as trabajadores temporales de la Administración Pública ¿van a renunciar a defender sus puestos de trabajo y a exigir la fijeza en el puesto de trabajo? Los/as trabajadores que enfrentan los EREs o tienen contratos precarios ¿van a renunciar a seguir exigiendo la derogación de las reformas laborales? Las personas desahuciadas ¿van a dejar de salir a la calle frente a la vergüenza de los desahucios? Y las mujeres ¿se van a tragar seguir con la brecha de género? ¿van a resignarse a seguir sumando mujeres a la cifra de asesinadas y que se regateen recursos económicos, medios prácticos para combatir la violencia machista? Y las/os catalanes ¿cambiarán de actitud y aceptarán sumisos la cárcel para sus presos y que de derecho a decidir nada de nada? Para todos/as los que no se resignen ni observen la vida desde la pasividad, porque sabemos que “gobierne quien gobierne” hay que salir a luchar si queremos cambiar las cosas. A quienes seguimos saliendo a la calle, proponemos manifestar el rechazo yendo a votar nulo. No demos ni el menor apoyo a quienes se presentan para formar o apoyar un gobierno de la patronal, del patrioterismo español y vasallo de la Troika

Lea también  “Soluciones de mercado” al cambio climático, o poner al zorro a cuidar el gallinero

CORRIENTE ROJA TE LLAMAMOS A VOTAR NULO

Frente al mal llamado “voto útil” al PSOE o a UP, contraponemos la vía de la movilización, como muestran Hong Kong, Ecuador y ahora Chile. Solo la lucha organizada puede cambiar las cosas frente a un régimen alérgico a las libertades democráticas.

En estas circunstancias, como consecuencia de la ley electoral, Corriente Roja no hemos tenido ocasión de presentar una candidatura obrera y democrática frente al régimen y sus partidos . Por eso llamamos a votar nulo. Este voto es para nosotros/as un voto consciente, de lucha, de rechazo al régimen y sus partidos.

VEN CON CORRIENTE ROJA A CONSTRUIR UNA ALTERNATIVA REVOLUCIONARIA, OBRERA Y SOCIALISTA

Sobran partidos que se llaman de izquierda, socialistas o comunistas y no son más que aparatos electorales que medran en este régimen monárquico y en este sistema capitalista.

Necesitamos construir una organización revolucionaria. Al compas del crecimiento de la desigualdad social, la miseria y la destrucción medioambiental, la disyuntiva en el mundo es, más que nunca, socialismo o barbarie. Estamos en puertas de una nueva crisis recesiva capitalista. La miseria se va a agudizar más, el planeta está amenazado. O los trabajadores/as consiguen romper con las direcciones burguesas y reformistas y avanzar en dirección a una revolución socialista, o la barbarie irá conquistando el mundo.

La polémica estratégica con estos partidos institucionalizados está planteada: o la vía electoral y de respeto a la institucionalidad burguesa para intentar administrar la crisis capitalista, o apoyarse en las luchas directas de los trabajadores/as, en su autoorganización democrática y su autodefensa, para luchar por la revolución socialista.

La lucha por el pan, el trabajo, el techo, la igualdad o el derecho a decidir, son indisolubles de la lucha contra el sistema capitalista y este régimen monárquico, por eso se hace cada vez más imperiosa la construcción de un Partido revolucionario. Sin una dirección revolucionaria, las movilizaciones serán, al final, derrotadas.

Lea también  Por la amnistía y el derecho a decidir ¡Rodear de solidaridad al pueblo catalán!

Por eso llamamos a los/as activistas de las luchas que estén de acuerdo con defender un programa revolucionario a organizarse con nosotros/as.