Compartir

El pasado lunes conocíamos la sentencia del Supremo contra los dirigentes independentistas, que se enfrentan a penas de prisión que son pura venganza, fabricadas según la conveniencia de la Fiscalía y el Supremo. A través de ellos quieren castigar a los más de 2 millones de catalanes que el 1 de octubre votamos enfrentando una salvaje e indiscriminada represión.

Por Corrent Roig

En pocos días, en medio de amenazas de un nuevo 155, el Gobierno en funciones de Pedro Sánchez ha militarizado Cataluña desplazando miles de Guardias Civiles y Policías Nacionales para “mantener el orden y la convivencia”. En otras palabras: para reprimir cualquier tipo de respuesta y movilización y garantizar que los catalanes acatamos la sentencia sin protestar.

Pero si algo llama la atención es la hipocresía del Gobierno de la Generalitat, que usa la retórica y clama contra la sentencia mientras pone los Mossos d’Esquadra a las órdenes de la policía española y los envía a hacer el trabajo sucio contra los manifestantes. La portavoz del Gobierno ha justificado sus actuaciones y ha tenido la cara dura de decir que era para proteger a los manifestantes. No podemos tener ninguna confianza en este Gobierno.

¡Que la lucha no pare contra la sentencia, la represión y en defensa del derecho a decidir!

A diferencia de quienes llaman a la “serenidad” como Torra y Aragonés y el Tsunami Democrático, o acatan la sentencia como Pablo Iglesias y los Comunes, Corriente Roja hacemos un llamamiento a continuar luchando desde las calles, centros de trabajo, institutos, universidades y barrios.

 Hay que organizar asambleas populares masivas para preparar la lucha desde cada centro, organizar la autodefensa frente la represión y continuar sosteniendo las movilizaciones, involucrando sectores de trabajadores/as con voz y banderas propias.

Lea también  Gobierno de coalición ¿progresista?: una cosa es predicar, y otra dar trigo

Tenemos que continuar luchando por la amnistía de los presos políticos, rechazar la brutalidad policial, exigir la destitución del conseller Buch y la retirada de la Policía Nacional y Guardia Civil de Cataluña.

Los sectores más conscientes del movimiento obrero y la juventud nos tenemos que poner en primera fila de la lucha y contribuir a preparar un gran levantamiento popular, necesario para ganar esta batalla y garantizar la celebración de un nuevo referéndum de autodeterminación.

Esta lucha es parte de la lucha común con el resto de trabajadores/as y pueblos del Estado para acabar juntos con la Monarquía, alérgica a las libertades democráticas y los derechos sociales. Una lucha que forma un pack con la batalla contra la Unión Europea y por una Europa socialista de los trabajadores/as y de los pueblos.

Para todo esto, es urgente que vayamos juntando fuerzas para construir una izquierda revolucionaria, obrera e internacionalista que levante estas banderas. Te invitamos a construirla con Corriente Roja, que estamos comprometidos con esta tarea.

¡Libertad presos políticos! ¡Amnistía para los condenados!

¡Basta de represión! ¡Organicemos la autodefensa! ¡Buch dimisión!

¡Fuera la Guardia Civil y la Policía Nacional de Cataluña!

¡Sin derecho a decidir no hay democracia!