Compartir

El 3° Encuentro Internacional de la RSISL (Red Sindical Internacional de Solidaridad y Luchas) se inició el 25 de enero con mesa de abertura y balance del trabajo realizado por la Red desde su creación. La actividad de cuatro días dedicó tiempo para que las categorías discutieran sus luchas en los sectoriales, además de un día completo para abordar las cuestiones de las luchas de las mujeres.

Por: CSP-Conlutas

En la mesa de presentación estuvieron presentes Nara Cladera, por la Unión Sindical Solidaridad de Francia, Ángel Bosqued, por la CGT del Estado español, y Herbert Claros, representando a la CSP-Conlutas.

Ángel expuso la dinámica del Encuentro y puntualizó el modo como la Red busca funcionar desde su fundación, en 2013, destacando la importancia de la pluralidad de la organización. “Priorizamos la autogestión, pues creemos que ni los gobiernos, Estados o religiones deben interferir en nuestras decisiones. Es dentro de la propia Red que decidimos. Para este Encuentro, recibimos por e-mails muchas mociones y pedidos de apoyo a diversas luchas. Eso es muy bueno, pues significa que cuando llamamos, alguien responde”, relató.

Nara Cladera expuso los desafíos y también la importancia de organizar la lucha sindical internacional respetando la diversidad y las divergencias, y valorizando los puntos en común para las movilizaciones contra el capitalismo. “Somos organizaciones sindicales que nos reconocemos en el sindicalismo de lucha y de transformación social. Somos bien conscientes de que nuestras organizaciones tienen historias diferentes, son de países y culturas diferentes. Aún así, incluso con las diferencias, tenemos en consideración que precisamos buscar el consenso y trabajar juntas y juntos en lo que tengamos acuerdo”.

Herbert Claros reforzó el relato de cómo la Red ha sido construida a lo largo de los años, y destacó la importancia del internacionalismo en la lucha de la clase trabajadora. “Por más que tengamos diferencias, sabemos que nuestra lucha en común es contra los gobiernos, pues ellos están al servicio de los patrones y del capitalismo. Por más que pueda parecer que tenemos luchas aisladas, sea la de un trabajador de un aeropuerto o de un restaurante, de un profesor o de militantes de un movimiento popular, toda la lucha de la clase trabajadora es una lucha contra el sistema. Como los ataques del capitalismo alcanzan nivel internacional, es una necesidad que nos organicemos defendiendo el internacionalismo en nuestras acciones”, intervino.

Lea también  8M: ¡Nuestros derechos no se tocan, y necesitamos más!

Después de las exposiciones de los representantes de la coordinación del Encuentro, delegaciones participantes de la actividad tuvieron oportunidad de presentarse y de compartir relatos sobre los procesos de luchas en sus países.

Segundo día

En la mañana del viernes (26/1), grupos temáticos se dividieron para discutir represión, inmigración, autogestión y colonialismo-racismo. Aún este día, el Encuentro presentó debate de coyuntura internacional y siguió con esta mesa hasta que se iniciaron los grupos por sector (categorías). La CSP-Conlutas contribuyó con trabajadores de los Correos, Transportes, Educación, Empleados Públicos y de la Salud. En total, la delegación brasileña contó con 36 personas, 7 de las cuales representando la Secretaría Ejecutiva Nacional de la Central, y las otras 29 representando 14 organizaciones. Fueron 11 mujeres y 25 hombres.

El sábado

Las mesas trataron exclusivamente temas ligados a las luchas de las mujeres, como cuidados y economía feminista; aborto; machismo en el movimiento sindical; por qué la lucha contra el machismo es una lucha de la clase trabajadora; precariedad en el mundo del trabajo: diferencias en los salarios, contratos y jornadas de trabajo; violencia de género y violencia machista; y discriminaciones contra LGBTs.

Marcela Azevedo, representando el Movimiento Mujeres en Lucha (MML), cuenta que el día posibilitó “mucho intercambio de experiencia para pensar la organización de luchas internacionalistas de las mujeres. Según ella, el debate, realizado de modo muy democrático, mostró que incluso con realidades y culturas diferentes, hay innumerables semejanzas en los ataques y en el grado de desigualdad de género en los distintos países. “La realidad de la crisis económica en Europa, América Latina y África traen un alto grado ofensivo para las trabajadores y los trabajadores. Es preciso que presentemos un alto grado de organización y unidad de las mujeres con el conjunto de esa clase para resistir como un todo”, puntualizó Marcela.

Lea también  Es necesario revocar el Techo de los Gastos y no pagar la Deuda Pública para combatir el coronavirus y la crisis

Mujer, ejemplo de lucha

El 8 de marzo de 2017 fue considerado como una importante referencia para seguir adelante en la lucha por igualdad social. “Se destacó que el 8 de marzo de 2017, que se realizó con fuerte participación en más de 50 países, con importantes protestas y huelgas, apunta el camino para acciones futuras y para el avance de la movilización de las mujeres en las paralizaciones, en actos, bloqueos de autopistas y cualquier otra manifestación de clase y de resistencia”, relató.

Cierre

El domingo (28/1), día del plenario final, se leyeron las mociones de solidaridad de diversas categorías y luchas de los países, además del informe de los sectores de las categorías participantes, como ferroviarios, trabajadores de la educación, de la industria automotriz, de la salud, de telemarketing, empleados de comercio y de servicios, de Correos y Telecomunicaciones, y otros. Finalmente, fue presentada una propuesta de declaración final abierta para pedidos de alteraciones y agregados. Se realizaron las ediciones y, con su aprobación, el Encuentro llegó a su fin.

El informe final del Encuentro será divulgado en breve en el site de la CSP-Conlutas y en las redes sociales.

Traducción: Natalia Estrada.