Compartir

Algo sin precedente acontece en la capital nacional de la India en los días 24 y 25 de febrero. Por primera vez en más de veinte años, la ciudad fue testigo de grande violencia sectaria entre hindúes y musulmanes. En realidad, eso no pasaba de un violento ataque a los musulmanes con el objetivo de destruir el creciente movimiento contra la nueva Ley de Ciudadanía (CAA- Citizenship Amendment Act).

Por: New Wave (BL)-India

Antecedentes 

Pocos después de su victoria en las elecciones de 2019, el BJP (Partido Popular Nacional) agilizó la implementación de su vieja propuesta de imponer un Registro Nacional de Ciudadanía excluyente. La aplicación de esa política en el Estado de Assam hizo que casi dos millones de Indianos tuviesen su ciudadanía derogada y muchos de ellos todavía languidecen en los centros de detención. Irónicamente, la mayoría de los que habían sido excluidos de la lista del Registro Nacional de Ciudadanía eran hindúes, destruyendo el mito antiguo de derecha, la supremacía hindú.

El BJP, habiéndose comprometido a aplicar un registro de ciudadanía similar en todo el país, enfrentó, entonces un enigma. Después que vinieron las elecciones de 2019 en las cuales el BJP venció con una amplia mayoría. Inmediatamente comenzaron a presionar por dos de sus principales propuestas, la derogación del Artículo 370, que daba a Caxemira una autonomía limitada y la enmienda de la Ley de Ciudadanía, a fin de proporcionar una vía rápida de ciudadanía para los no musulmanes que migraban de los países vecinos de la India y se establecían en la India.

Entonces el proyecto de enmienda de la Ley de ciudadanía fue presentado en el parlamento. La enmienda propuesta permitirá que los miembros de cuatro grupos religiosos: Hindú, budista, sikhs y jainistas, de tres países del subcontinente indiano (Pakistán, Bangladesh y Afganistán) adquirieran la ciudadanía indiana por medio de una ruta automática. El BJP afirmó que eso se hizo por razones humanitarias, que esos grupos son perseguidos en esos tres países, pero eso excluye minoría musulmana como Ahmeditas y los xiitas que enfrentan discriminación en Pakistán, así como varias comunidades étnicas que son oprimidas por otros motivos como los tamis hindú de Sri Lanka.

Las Protestas 

Casi inmediatamente después ser presentada la propuesta en el parlamento, hubo protestas en todo el país. Se dieron protestas organizadas por los principales partidos, así como grupos de ciudadanos Con el tiempo, las protestas organizadas por los principales partidos ‘laicos” fueron superadas por las protestas espontaneas organizadas por las masas y grupos de ciudadanos.

Las primeras protestas estaban centradas alrededor de Delhi y Assam. Este último es doblemente significativo por el hecho de haber sido el primer estado en implementar el Registro Nacional de Ciudadanía y el más afectado por eso. El primero impulso de protestas vino de los estudiantes de la facultad del país. El estado respondió brutalmente reprimiendo las manifestaciones en la universidad de Jamia, aquí la policía atacó a los estudiantes con gas lacrimógeno e invadió la biblioteca también. Eso extendió las protestas a nivel nacional.

Por más de 70 días, las masas, especialmente las mujeres, han estado fortaleciendo las protestas contra la nueva Ley de Ciudadanía.  En medio de las protestas, el proyecto de enmienda a la ciudadanía fue aprobado. 

La Reacción 

De sus epicentros en Assam y Delhi, las protestas contra la enmienda de la Ley a la Ciudadanía se extendieron como un incendio en todo el país. Todas las grandes ciudades de la India tuvieron largas protestas y aún continúan. El gobierno estaba en el banquillo. Delhi sin embargo, demostró ser la más radical e implacable de esas protestas, incluso proporcionando una forma o modelo para manifestarse en otras ciudades.

En medios de estas protestas, vinieron las elecciones en Delhi. El BJP fue colocado contra el partido socialdemócrata local, el partido Aam Admi (osea, el partido de hombres común, AAP). Como muchos otros partidos regionales, el AAP representa la política laica con una narrativa para el bienestar social y el “desarrollo” como agenda principal. El AAP surgió de las protestas contra la corrupción que sacudieron al país en el 2011. Poco después, ese nuevo partido invadió la escena política al disputar las elecciones en Delhi y Venciéndolas, derrumbando al actual partido del congreso, que tenía una hegemonía histórica sobre la política en las ciudades.

Es necesario recordar que Delhi no es un Estado federal, es un territorio federal, que le da mucho menos autonomía que los estados. Más importante aún, la fuerza policial no está directamente bajo el control del gobierno local, hecho que jugaría un papel crítico en la forma en que se desarrollaría el pogrom.

Las elaciones terminaron con una amplia victoria para él AAP. El partido del congreso no consiguió ni un puesto en la Asamblea de Delhi y el BJP conquisto apenas algunos; principalmente en las zonas del este de Delhi. Durante la campaña electoral, el BJP movilizo sus fuerzas lumpen y siguió una agenda reaccionaria, convirtiéndose las protestas contra la Ley de la ciudadanía en su principal objetivo de odio. Líderes como Kapil Mishra habían incitado públicamente a las personas a cometer actos de violencia contra ellas, “por el bien de la nación”.

Apenas algunos días después que terminaron las elecciones, los primeros ataques comenzaron.  Los primeros incidentes surgieron el día 23 de febrero y en la noche del día 24, barrios enteros estaban siendo invadidos por pandillas de bandidos armados supremacistas hindúes.

Mientras a la violencia estaba fuera de control, la policía parecía evitar deliberadamente tomar cualquier medida preventiva. En algunos videos, parecía casi que la policía estaba ayudando a los agresores. En esta fecha 03/03/2020, la violencia disminuyó. El número total de muertes es de 48, con más de cien heridos. Cerca de 80 tiendas incendiadas y muchas perdieron sus medios de subsistencias. Incluso miembros de la fuerza policial fueron afectados en medio del combate. Se dio orden de disparar a primera vista, en algunas partes de Delhi Oriental, que fueron las más violentas. 

En medio de todo eso, la mayor decepción vino de la respuesta del Partido Admi. Muchos individuos liberales y centristas esperaban que un “partido laico” que se construía a través del movimiento de masa y por lo menos que parecía ser mejor que la mayoría de los partidos tradicionales, adoptasen una posición de principio contra los pogroms y la violencia. Tampoco tuvo la osadía de asumir una posición de principio en apoyar abiertamente los manifestantes, también no hizo nada por la violencia desatada por las pandillas supremacistas hindú ni contra la complicidad de la policía de Delhi.

Luego después de vencer las elecciones, el AAP se reúne con ministros del Interior, Amit Shat. Era   probable que ellos tuvieran un acuerdo con el BJP para permitir acusaciones por conspiración contra un líder estudiantil popular de izquierda, Kanhaiya Kumar. Esta entrega cobarde a la fuerza de la supremacía hindú, mostró el fraude que es el AAP.  A pesar de su historia en la implementación de medidas anticorrupción y de bienestar que mejoró la vida de los ciudadanos de Delhi, ellos fallaron en la verdadera prueba de fuego de un partido en defensa de los intereses de las masas.  Aparentemente, si el “Aam Admi” (hombre común) estuviese siendo masacrado el Partido Aam Admi no haría nada al respecto.

Llamamos a la Solidaridad:

Las protestas contra la Ley de la ciudadanía son un marco en la historia moderna de la India, asimismo como la onda reaccionaria que estamos testificando hoy. Esta es una hora crítica para la India, semejante a los días finales de la república de Weimar. Las masas movilizadas están ahora librando una batalla contra las maquinas represiva del estado indiano y necesitamos de tu solidaridad.

El gobierno Modi está justificadamente preocupado por su imagen frente al mundo. Quiere engañar al mundo para que piensen que es realmente una fuerza benigna que trae “desarrollo” y mejoría a la vida de las personas del país. Es lo contrario en realidad. El BJP arruinó la vida de millones de personas en la India a través de su política económica desastrosas, enriqueciéndose a sí mismo y a sus patrocinadores oligarcas millonarios.

Apelamos a los trabajadores, campesinos, estudiantes y a todos aquellos que quieren paz y son contra la discriminación, en la India y en el mundo, para unirse para hacer oposición a las políticas divisionistas y violentas de BJP y de RSS.  Vamos denunciemos juntos la violencia de las pandillas supremacista hindú.

¡No más Violencia de la Supremacía hindú!

¡Abajo el BJP! ¡Abajo la Supremacía hindú!

¡Inquilab Zindabad! ¡Viva a revolución!