Compartir

Las huelgas generales se han convertido casi en un ritual de todos los años para la mayoría de los sindicatos centrales en la India. Esto indica dos cosas, en primer lugar, que la condición de la clase obrera en la India está empeorando, y en segundo lugar, que la dirección actual clase trabajadora se ve obligado a tomar medidas. Así que de nuevo, el 2 de septiembre del 2016, la mayor parte de las centrales sindicales y más de otros 100 organizaciones de trabajadores han decidido unirse en una huelga general en todo el país.

La huelga se organiza en torno a docenas de demandas:

  1. Medidas urgentes para contener la subida de precios mediante la universalización del sistema de distribución pública y prohibir el comercio especulativo en los mercados de materias primas.
  2. Contener el desempleo a través de medidas concretas para la generación de empleo.
  3. Cumplimiento estricto de todas las leyes básicas de trabajo sin ninguna excepción o exención y la aplicación de estrictas medidas punitivas ante la violación de las leyes laborales.
  4. Cobertura de seguridad social universal para todos los trabajadores.
  5. Salario mínimo no inferior a 18.000 / – por mes con las disposiciones de indexación (por trabajador no calificado).
  6. Incremento en el seguro de pensiones no menor a 3000 p.m para toda la población activa (incluidos los del sector no organizado).
  7. Detención de la desinversión en el sector público estatal.
  8. Detención de la subcontratación de labores permanentes y pago del mismo salario y beneficios a los trabajadores por contrato que realicen igual o similar trabajo que los trabajadores regulares.
  9. La eliminación de todos los límites máximos de pago y la elegibilidad de bonificación, fondo de previsión y aumento de la cuantía de la gratificación.
  10. Registro de los sindicatos en un plazo de 45 días desde la fecha de presentación de los formularios de aplicación y la ratificación inmediata de las convenciones C-87 y C-98 de la OIT.
  11. No al IED en Ferrocarriles, defensa y otros sectores estratégicos.
  12. No a la modificación unilateral de las leyes laborales.

Antecedentes de la actual huelga

La huelga general actual, al igual que la anterior, se ocupa de las demandas de aumento de salarios y se opone a la privatización de empresas del sector público. Hay que recordar, que en los últimos años, ha habido un repunte de la combatividad obrera. A pesar de los contratiempos, la onda se encuentra todavía en la dirección de un mayor disenso. Recordemos el 2007, cuando los trabajadores de Maruti Suzuki comenzaron sus movilizaciones, en el mismo año había muchas movilizaciones más dentro del mismo sector, sobre todo en Rico y Honda Motors.

Lea también  Sudáfrica: Trabajadores lanzan su partido

Ambos indican un nuevo repunte de las luchas de los trabajadores. En todo este tiempo, hasta el 2010, hubo numerosas pequeñas y grandes acciones de huelga de los trabajadores en todo el país. A pesar de que las luchas más militantes se concentraron en el cinturón industrial de Gurgaon y en empresas del sector privado, en términos de tamaño absoluto de las movilizaciones de acción de huelga, los trabajadores del sector público tomaron la delantera. En el final del 2010, sin embargo, nos encontramos con algo excepcional.

Por primera vez desde 2003, las principales centrales sindicales que representan a millones de trabajadores en toda la India se declararon en huelga. Fue una breve huelga de un día, lo que elevó la demanda de un salario digno, y el fin de las privatizaciones de las empresas del sector público. La contribución más importante de esta acción, fue la unión de varios sindicatos en una acción conjunta. Este fue un punto de referencia. Huelgas generales posteriores contribuyeron a esta unidad. Sin embargo, había algo que falta.

Los ataques carecían de intensidad, las demandas casi nunca se cumplieron, a pesar de las “garantías” vagas por parte del gobierno. Esto continuó hasta el infinito por años, y está a punto de repetirse de nuevo el 2 de septiembre de este año. Es algo que nadie sabe si algo concreto emergerá de esta acción o no. Es probable que no lo haga.

Mientras tanto, la condición de las personas continúa empeorando junto con el resto del mundo, que les obliga a asumir un enfoque más militante que antes. La amenaza de empobrecimiento continúa para obligar a las grandes masas, y en particular a la clase trabajadora a ir en pie de guerra, mientras que sus líderes responden con un “ritual anual” de una huelga general.

Lea también  Costa Rica: algunas lecciones de la huelga para preparar las luchas que vienen

El camino a seguir

En las décadas de los 60 y 70 años, una ola militante se extendió por Italia. En esa situación, el Partido Comunista Italiano se embarcó en una estrategia interesante, una huelga general cada año. Las acciones de la huelga movilizaron a millones de trabajadores italianos jóvenes enojados y sacudieron al gobierno, cada vez que ocurría. Pero las huelgas terminaban sin resultado, en última instancia, cada huelga general simplemente minó la fuerza de las masas hasta que fue demasiado desmoralizador seguir luchando.

La clase trabajadora de la India debe aprender de esta experiencia, debido a que los estalinistas de la India, al igual que sus homólogos italianos se han embarcado en la misma estrategia fallida. Tengan la seguridad de que el resultado en la India no será diferente al de Italia.

En un momento, cuando la reacción se vuelve más amenazante que nunca antes, la falta de visión y estrategia para el camino a seguir será fatal! La clase obrera necesita un nuevo liderazgo y necesita un liderazgo con un sentido de la estrategia revolucionaria. Las acciones de huelga pueden ser grandes herramientas educativas, ya que cada acción de huelga trae la clase obrera en confrontación directa con su enemigo de clase. Sin embargo, no son un fin en sí mismos. El liderazgo que inicia la huelga, debe hacer el mayor uso de la herramienta, para educar a los trabajadores en las luchas futuras, y para hacer todo lo posible para ganar concesiones. Esta no es una tarea fácil, pero es necesario.

Cae la responsabilidad sobre los hombros de los líderes de la próxima huelga, no sólo para poner suficiente presión sobre el gobierno para ganar las exigencias que se plantean, sino también aprovechar esta oportunidad para educar a los trabajadores sobre sus derechos y prestaciones, y en las tácticas de lucha contra el enemigo.

Cuando están en el suelo…!patadas!

A pesar de las deficiencias, tenemos que reconocer que esta huelga es muy importante, no sólo por el hecho de mantener la unidad de acción de la clase obrera organizada, sino también por el hecho de su tiempo. La India de hoy es gobernada por un gobierno de la derecha reaccionaria vicioso, que se opone resueltamente a los intereses de las masas. El éxito de esta huelga general sería una sacudida dolorosa para el gobierno a pesar del hecho de que sólo será un asunto de un solo día.

Lea también  ¡Contra la represión a la lucha de los estibadores! ¡El gobierno sirve a los patrones y defiende la precariedad!

La huelga ha planteado muchas exigencias importantes, lo más importante es el establecimiento de un salario mínimo. En este momento, ¡el gobierno ya ha hecho una concesión, en el aumento del salario mínimo, y la huelga ni siquiera ha ocurrido! Está claro, que se encuentren en una posición más débil que las masas de hoy, en una situación como tal, la clase debe tener cuidado de no bajar la guardia. Cuando el enemigo está en el suelo, ¡hay que patearlos! Por esta razón, considero que es un paso positivo que los sindicatos rechacen las concesiones del gobierno sobre los aumentos de salario mínimo. Hay que atenerse a las demandas existentes y encontrar maneras de conseguir más.

Tenemos que decidirnos a luchar más duro y de manera más feroz en esta ocasión.