Compartir

El 18 de noviembre de 2017 ocurrió un incendio en el distrito de Daxing, Beijing (Pekín), un suburbio densamente poblado por trabajadores migrantes de baja renta. El incendio mató por lo menos a diecinueve personas e hirió a otras ocho. Luego del incendio, en nombre de la “mejora del paisaje urbano”, el gobierno municipal de Beijing inició por la fuerza un desalojo ilegal de trabajadores migrantes, al cortar la energía eléctrica y el abastecimiento de agua. Decenas de miles de moradores fueron forzados a salir de sus casas cuando la temperatura estaba cerca de cero grado.

Nosotros (los abajo firmantes) estamos indignados por la forma como las autoridades trataron a su pueblo, como “población de bajo costo”. Esos trabajadores migrantes internos son de hecho la piedra angular del sorprendente crecimiento económico de China. Desde la reforma económica, centenas de millones de trabajadores migrantes son atraídos para las ciudades desde sus ciudades rurales, y se tornaron el motor que alimenta las industrias prósperas.

No obstante, muchas veces, a esos trabajadores les son negados salarios razonables, independientemente de su arduo trabajo. Como resultado, la mayoría de los trabajadores migrantes no consigue mantener condiciones dignas de vida en las ciudades. Peor aún, las autoridades municipales también consideran a los trabajadores migrantes como “otros” descartables y los excluye del sistema de seguridad social urbano a través del Sistema de Registro Familiar (Hukou). Así, las necesidades y los derechos de los trabajadores migrantes son muchas veces ignorados en la planificación urbana, la educación, los servicios médicos y otras políticas.

El Sistema de Registro Familiar (Hukou) fue adoptado por el gobierno chino no solo como medio para controlar a la población sino que también priva a la “población migrante” de los derechos de ciudadanía en ciudades diferentes de su municipio de origen. El Sistema se volvió una creencia profundamente arraigada y sirve para explotar el trabajo de la “población migrante” a costa de su protección social y su bienestar.

En las décadas pasadas, la discriminación institucional contra los migrantes fue reforzada por el gobierno chino, pues son considerados ciudadanos de segunda clase y los primeros a ser sacrificados cuando surgen crisis. Durante las crisis financieras de 2008 y 2012, por ejemplo, el gobierno expulsó a trabajadores migrantes desempleados y los forzó a volver a sus ciudades natales.

La causa fundamental del incendio en Daxing es que el gobierno no consiguió resolver los riesgos de seguridad que ocurren debido a la expansión urbana. No obstante, las autoridades municipales de Beijing injustificadamente responsabilizaron a la “población migrante” por negligencia, como si todos los problemas urbanos fuesen simplemente causados por la “negación a salir”, desconsiderando el hecho de que el desarrollo de la ciudad estuvo basado en la explotación de esos migrantes de baja renta.

En lugar de resolver las cuestiones fundamentales, el hecho de que las autoridades usaran el incendio de Daxing como una excusa para expulsar a los migrantes, para “hacer de la ciudad un lugar mejor” es, sin duda, como escalar un árbol para agarrar un pez.

Para empeorar las cosas, el viento insalubre del “desalojo de la población de bajo costo” también llegó a otras provincias y ciudades. Conforme lo relatado, los migrantes, en ciertos distritos de Shenzhen y Guangzhou[1] también recibieron avisos de desalojo.

¡Las autoridades locales tienen que parar inmediatamente estas acciones discriminatorias y violentas, antes de que surjan nuevas catástrofes humanitarias!

Creemos que proteger a las personas es de responsabilidad de cualquier gobierno, y exigimos que el gobierno municipal de Beijing:

1) Pare con el desalojo forzado inmediatamente, y facilite activamente la relocalización de los desalojados;

2) Reconozca a la población pobre como importante parte interesada en la ciudad y garantice que su libertad de circulación, el derecho a la vivienda, al trabajo, a la educación y al servicio médico sean respetados en las políticas gubernamentales;

3) Considere los órganos administrativos y a los funcionarios responsables por las acciones ilegales y de violación de los derechos de las personas en los desalojos forzados;

4) Compense todas las pérdidas financieras de los residentes afectados por los desalojos forzados.

[1] Shenzhen (12 millones de habitantes) y Guangzhou (o Cantón, 14 millones) son ciudades con alta densidad poblacional de migrantes internos, situadas en la desembocadura del Río de las Perlas, en el sudeste de China.

Nota: Ley de Compromiso Administrativo de la República Popular de la China, Artículo 43: Los órganos administrativos no deben realizar la ejecución administrativa durante la noche o en un feriado público legal, excepto en caso de emergencia. Los órganos administrativos no deben forzar a las partes interesadas a ejecutar las decisiones administrativas relevantes, a través de medios que reduzcan el abastecimiento de agua, electricidad, calefacción o gas necesarios para la vida de los habitantes.

Firmas:

Confederación de Sindicatos de Hong Kong
Comisión de Justicia y Paz de la Diócesis Católica de Hong Kong
Liga de los Socialistas Democráticos
Alianza de Hong Kong en Apoyo a los Movimientos Democráticos Patrióticos de la China
SACOM
Monitor de Globalización
Emponderamiento del Trabajador
Centro de Recursos Asia Monitor
Red de Educación y Servicio Laboral
Acción Laborista – China
Lucha Estudiantil por la Democracia
Frente Civil de los Derechos Humanos
Partido Laborista
Movimiento Sin Fronteras
Liga por la Justicia de la Tierra
Demosisto
Marcha de la Comunidad
Grupo de Abogados por los Derechoso Humanos de China
Sindicato de Cocineros de Hong Kong
Izquierda 21
Alianza por el Derecho a la Vivienda de la Periferia
Alianza CSSA
Alianza de Desarrollo Comunitario
Voz de los Electores
Boletín del Trabajo de China
Gabinete del Concejal Chu Hoy-Dick
Iglesia de Hong Kong
Centro de Servicio de Barrios y del Trabajador
Instituto de Relaciones Industriales
Pabellón Polyu
Centro de Recursos del Movimiento Social (8ª Autónomo)
Grupo de Trabajo LU
Movimiento BU
Azul de Medianoche
Grupo de Abogados Progresistas
Grupo de Psicólogos de Hong Kong
Asociación de Trabajadoras Sociales de Hong Kong
Movimiento de recuperación del Trabajo Social
HKEd4Todo
Conciencia Financiera
Sociedad de Trabajo Social HKBU
Federación de Estudiantes de Trabajo Social de Hong Kong
HKCTSSW
Sindicato de Profesores de Hong Kong
Renacimiento Civil
Acción de Artistas
Alianza Progresista de Profesores
Centro de Desenvolvimiento de Base
Comarca de los Derechos del Trabajo
Asociación de Hong Kong para la Democracia y el Medio de Vida del Pueblo
Partido Demócrata
ODAAG
Seguro ARISE
Centro de Recursos del Trabajo LIPS (Indonesia)
Foro Mundial del Trabajo (Forum Arbeitswelten e.V.) (Alemania)
Confederación Nacional de Sindicatos (Indonesia)
Iniciativa del Trabajador Kolkata (India)
Casa de Corea para la Solidaridad Internacional (Corea)
Partido Socialista de la Malasia (Malasia)
Instituto de la Economía y del Trabajo (Tailandia)
Instituto SÜDWIND (Alemania)
Sindicato de los Metalúrgicos (IG Metall – Berlín)
Rede del Trabajo de Alemania
Unifor – Consejo de Jubilados de las Tierras Bajas (Canadá)
ArchVision
Comité para Mujeres Asiáticas (Malasia)
Good Electronics Network (Global)
Red de Solidaridad de la Maquila (Canadá)
Centro de Recursos Crispín B. Beltrán (Filipinas)
Personas & Planeta (Reino Unido)

Fotografía tomada de: https://www.telesurtv.net, 27 de noviembre de 2017.

Traducción: Natalia Estrada.