Compartir

Con mucho orgullo, presentamos este nuevo número de Correo Internacional dedicado al África negra. En la página web de la LIT-CI (www.litci.org), hemos publicado artículos sobre varios países de este subcontinente. Pero podemos decir que, desde hace muchos años (incluso décadas) nuestra organización y la corriente morenista no publica un material como este sobre el África negra en su conjunto.

Esta revista se hizo necesaria por numerosos procesos de la realidad: las renuncias de Jacob Zuma, en Sudáfrica, de Robert Mugabe, en Zimbabwe, y de José Eduardo dos Santos, en Angola; luchas y movilizaciones en Congo y Sudán;  huelgas en Costa de Marfil y Senegal, etc.

Pero también porque nuestra Internacional está comenzando su trabajo en esa región. Un trabajo que se inició con la adhesión de la LPS (Liga Popular del Senegal) como organización simpatizante; se continúa con el diálogo con otros agrupamientos y militantes políticos y con el acercamiento con comunidades africanas en el exilio, y se profundiza con la relación con dirigentes y sindicatos que nos permite la participación en la Red Sindical Internacional de Solidaridad y Luchas.

Gracias a eso (y al estudio de la historia y la realidad africanas) podemos incluir artículos sobre Angola, Congo, Senegal, Sudáfrica, Sudán y Zimbabwe, e incorporar en otros materiales elementos de Burkina Faso, Níger, Ruanda y Uganda. Incluimos también entrevistas a dirigentes sindicales de Botswana y Costa de Marfil (aunque no compartamos todas las posiciones expresadas en ellas), por su gran valor como información desde “el propio terreno”.

Al cierre de esta revista, ante las movilizaciones de masas renunció el gobierno de Etiopía, por lo que decidimos agregar una página con un breve artículo sobre este hecho.

Lea también  Namibia: la historia de un genocidio y la lucha por Reparación

Otra parte importante de esta edición son los artículos que abordan cuestiones de conjunto: la historia de la colonización y el saqueo por parte de las potencias imperialistas, la negación de la historia y la cultura africanas que estas potencias hicieron, las luchas por la independencia, el papel de China como “nuevo actor” de peso, y la cuestión teórica y programática de la aplicación de la teoría de la revolución permanente en esta región.

Somos conscientes de que se trata de una “primera edición”, que muchos artículos contendrán algunas imprecisiones. También que nos quedan “huecos” importantes: un análisis de Nigeria (el país más poblado de la región) y un análisis más globalizador del subcontinente en su conjunto. Incluso así, es un paso muy importante de las publicaciones de la LIT-CI.

Esperamos, en primer lugar, que esta revista sea útil para ayudar a las secciones militantes y simpatizantes para el estudio y la discusión. En segundo lugar, que aporte al trabajo que estamos comenzando en el África negra y en las comunidades africanas en otros países. En tercer lugar, que sirva también en aquellos países con una fuerte población negra propia (como Brasil y EEUU), donde muchos activistas miran hacia África en busca de sus raíces. Ahora es el momento de que esos objetivos puedan cumplirse o que, al menos, podamos avanzar hacia ellos.

EL EDITOR