Compartir

Tres canales de TV brasileños (Globo, Record y ahora Band) transmiten su programación en Angola. La Globo Internacional posee una división de producción y distribución que llega a más de 170 países (en el Brasil la emisora cubre 98,6% del territorio brasileño, alcanzando a 99,5% de la población).

Por: Américo Gomes[1]

Lanzado en Portugal en octubre de 2007, el canal Globo Premium está disponible en las varias operadoras portuguesas. La Globo está en Angola desde la década de 1980, con las primeras novelas. En este país viven 160.000 de los 500.000 que asisten a su versión internacional. Esta emisora, a la que le gusta intentar presentarse como íntegra, está asociada a ZAP, de propiedad de Isabel Santos, hija del ex presidente de más largo mandato en el país, fruto de varias elecciones fraudulentas y que es sostenido exclusivamente por las Fuerzas Armadas y los aparatos de represión.

La ZAP inició su actividad en el mercado angoleño en abril de 2010 y es actualmente la mayor operadora de TV por satélite en Angola. En el primer semestre de 2011 entró en Mozambique y se tornó rápidamente líder en la disponibilización de contenidos y canales en portugués y en alta definición.

Recientemente, los canales portugueses “SIC-Notícias” y “SIC-Internacional” fueron suspendidos de la plataforma ZAP, y ocupados por el canal “Band News”. La SIC no goza de la simpatía del régimen de Santos por denunciar escándalos de corrupción, agresiones practicadas por la Policía Nacional contra el pueblo, y otros abusos de poder. En el período electoral, la SIC es el único canal de TV que no recibe visto para la entrada de sus periodistas, porque el gobierno tiene miedo que reporten denuncias de irregularidades y manipulaciones electorales a favor del MPLA.

La Globo Internacional produjo el programa “Revista África” asociada a la productora angoleña Promoangol, holding del grupo angoleño VMD del brasileño Valdomiro Minoru Dondo, uno de los hombres más ricos y poderosos de Angola[2], blanco de la Operación Le Coq, de la Policía Federal (PF)[3].

Los Santos de Angola

Al fallecer en Moscú, en setiembre de 1979, Agostinho Neto dejó un país dividido, no solo por la guerra civil sino porque el MPLA tenía muchas divisiones internas. En la cárcel São Paulo, en Luanda, y en campos de concentración en diversas partes del país, antiguos militantes y dirigentes del MPLA, como los simpatizantes de Nito Alves e intelectuales de la Revolta Ativa, estaban presos con los jóvenes de la Organización Comunista de Angola (OCA) y mercenarios portugueses, ingleses y americanos, militares congoleños y sudafricanos, y gente de la UNITA y de la FNLA.

José Eduardo dos Santos asumió en 1979, reprimió las disidencias internas y negoció con la UNITA. Adoptó una nueva Constitución en 1992, que permitió el pluralismo de fachada, y asumió totalmente la economía de mercado. El 29 y 30 de setiembre de 1992 se realizaron elecciones, José Eduardo tuvo 49,57% de los votos, contra 40,07% de Jonas Savimbi. La UNITA no reconoció los resultados electorales, retomando la Guerra Civil. En 1993 Estados Unidos retiró su apoyo a la UNITA y reconoció el gobierno del MPLA. La Guerra Civil terminó en 2002. Con la muerte de Jonas Savimbi, la UNITA desistió de la lucha armada, concordando con su integración en las Fuerzas Armadas angoleñas.

Hoy, el gobierno de Santos es conocido por ser corrupto, nepotista y dictatorial. En las vísperas de la sucesión presidencial el clan Santos, que incluye nueve hijos de cinco esposas diferentes, constituye una de las familias más poderosas de África. En un país donde 70% de la población vive con menos de dos dólares por día, la familia Santos tiene inmensa fortuna, con participaciones en las principales empresas y hasta en multinacionales. Cuando gran parte de la economía del país fue privatizada, ellos asumieron el control de diversas empresas.

Su hija, Isabel dos Santos, es considerada la mujer más rica de África, y “más importante en Portugal”. Casada con un magnate y coleccionista de arte congoleño, Sindika Dokolo, fue nombrada en junio de 2016 presidente del Consejo de Administración de la petrolífera estatal Sonangol; controla la Urbana 2000, empresa de recolección de residuos; la UNITEL, empresa de telecomunicaciones (empresa que obtuvo la primera licencia móvil en Angola); los bancos BFA, BIC Angola (Banco Internacional de Crédito (BIC)) y el EuroBic, que tiene como accionista a Fernando Teles, ex ministro de Finanzas de Portugal; la ZAP, como asociada de la portuguesa NOS (grupo de comunicaciones y entretenimiento) y asociada a la Red Globo; CONTIDIS, que gerencia la red de hipermercados Candando; SODIBA, producción y distribución de bebidas; domina parte del negocio de los diamantes a través de la Trans Africa Investment Service (TAIS), constituida en Gibraltar, actuando como socia en el Group Goldeberg y Leviev Wrellox, asociados a Ascorp; la empresa de comunicaciones Kento; la de energía Esperanza, ambas con sede en Holanda. Además, las inversiones de la empresaria angoleña en Portugal rondan los tres mil millones de euros.

Su hermano, Eduane Danilo dos Santos, de 23 años, recibió en su aniversario un banco, el “Banco Postal de Angola”, con capital social compuesto por empresas nacionales públicas y privadas, constituido el 1 de setiembre de 2016, días antes del aniversario de Danilo. El Estado angoleño forma parte de la sociedad accionista a través del Ministerio de la Tecnología, Banco BCI y Correos de Angola. Hasta hace poco tiempo, solo los hijos mayores eran dueños de bancos en Angola, además de Isabel, Zenú dos Santos, Tchizé dos Santos y José Paulinho dos Santos “Coréon Dú”. En mayo de este año, Danilo gastó 500.000 euros en un remate de la Gala amfAR, realizada en Cannes.

Petróleo en Angola

El peso del petróleo en la economía angoleña es de 45% en el PIB y responde por 75% de los ingresos, la pesca y la industria diamantífera son importantes pero el petróleo es la principal fuente de recursos. En la última década, cuando el precio del barril de petróleo llegó a U$ 77,45, los ingresos provenientes de la explotación petrolífera llegaron a representar cerca de 85% del presupuesto general de Angola.

Nueve de las diez mayores empresas exportadoras de Angola son petrolíferas, con ventas que llegan a 1,6 mil millones de euros. El Ministerio de Finanzas indicó que en 2016 la única empresa que figuró entre las diez mayores exportadoras de Angola fuera del sector petrolífero fue la estatal Sociedad de Comercialización de Diamantes de Angola (Sodiam), que vendió al exterior 170 millones de euros en piedras preciosas ya cortadas.

El primer lugar de la lista es ocupado por la Sociedad Nacional de Combustibles de Angola (Sonangol) EP. En tercer lugar está la Cabinda Gulf Oil Company, subsidiaria de la norteamericana Chevron. La Sonangol Investigación y Producción y la Sonangol Distribuidora (ambas del grupo Sonangol), junto con la Exxon, BR y ENI están entre las mayores diez empresas exportadoras de Angola. La filial de la petrolífera francesa Total está en la décima posición.

Sonangol es la empresa estatal concesionaria de la explotación y responsable por todas las investigaciones en el sector; 90% de su ganancia es remitida a las arcas públicas. El 10% restante es responsable por mantener toda la estructura de control sobre la explotación y su expansión. Concentra buena parte de la mano de obra altamente especializada, pero a pesar de sus proporciones no moviliza más que 0,5% de la fuerza total de trabajo de Angola. Y se trata de una industria de elevado costo ambiental, trayendo graves problemas de salud para la población.

Tal riqueza lleva a un Estado rentista, un gobierno corrupto y una población empobrecida. Con Isabel dos Santos en la presidencia del Consejo de Sonangol, la prensa económica de Europa informa una desaparición de 32 a 50 mil millones de dólares de los cofres de la empresa. (http://www.portugaldigital.com.br/economia/ver/20103540-presidente-da-so…).

La Exxon-Mobil es una de las asociadas de la Sonangol, para explotación de reservas en aguas profundas del litoral angoleño. También asociada en la corrupción, con pocos competidores en el mundo. Casi todos los dos millones de barriles/día van para Estados Unidos. Angola es un proveedor importante y confiable. Es fácil entender por qué Estados Unidos abandonó la UNITA financiada por la CIA y ahora apoya al gobierno ex guerrillero y ex marxista del Movimiento Popular para la Liberación de Angola (MPLA).

La Petrobras pagó cerca de 500 millones de dólares y gastó más de 200 millones de dólares para explorar cuatro bloques de petróleo en Angola. La empresa perforó pozos secos y tuvo un gigantesco perjuicio con la operación en Angola, pero de acuerdo con el testimonio del delator Nestor Cerveró, eso importó poco, pues el objetivo era cocinar los números y obtener coimas para financiar la campaña presidencial de Lula.

Según la Economist Intelligence Unit, hasta 2016 la economía de Angola deberá sobrepasar la de África del Sur, hoy la mayor del continente.

Traducción: Natalia Estrada

Notas:

[1] Américo Gomes, Instituto José Luis y Rosa Sundermann.
[2] http://peroladasacacias.net/2017/06/dono-da-macon-e-alvo-de-operacao-que-investiga-desvio-de-us-45-milhoes-do-bna/
[3] A pedido de la Justicia francesa, el Ministerio Público Federal, en alianza con la PF, investiga la utilización de intermediarios en contratos entre el gobierno angoleño y empresas extranjeras en la producción de papel moneda mediante pago de US$ 45 millones en coimas.