Compartir

A pocos días para el día de luchas y huelga  de los sectores públicos, y de la gran manifestación nacional de los trabajadores ferroviarios.  ¡El clima social, al contrario del clima invernal, está calentándose rápidamente! Las grandes manifestaciones, organizadas por los jubilados durante la semana pasada, son pruebas vivas de la verdadera insatisfacción y del odio que aumenta entre la mayoría de la población, delante de las medidas antipopulares del gobierno.

Por: Anticapitalisme et revolution

¡Todos y todas en huelga y a las calles, este jueves!

El jueves 22 de marzo será la primera ocasión, luego de un largo período, de reencontrarnos en gran número para marchar juntos y construir una Huelga General. No solamente los empleados públicos y los trabajadores ferroviarios van a organizarse: ¡la juventud en las escuelas y universidades, los empleados de comercio, metalúrgicos, trabajadores de transporte público, los de correos y muchos otros sectores, también construirán este día de luchas!

Ayer, en París

Estamos todos cerrando filas, unidos, primeramente en defensa del servicio público y de los trabajadores ferroviarios, que resistirán, en primer lugar, contra la ofensiva del gobierno que ataca sin cesar al conjunto de los trabajadores y trabajadoras y de la juventud.

Lo del jueves [22] no será suficiente para hacer retroceder al gobierno y sus ataques. Ningún sector ganará solo, frente a estas medidas. Pero lo más necesario es construir una huelga masiva y general, que no se debe sostener separadamente en cada sector. Si no nos unimos, iremos al fracaso. ¡No debemos engañarnos! La huelga no puede ser de solo tres días en la semana, a partir del  día 3 de abril, como defiende la mayoría de las direcciones sindicales burocráticas en la SNCF (Sociedad Nacional de Ferrocarriles Franceses).

Lea también  EEUU: huelga de los profesores de Oakland por la educación pública

Nuestro calendario debe estar, única y exclusivamente, al servicio de concentrar nuestras reivindicaciones y forzar, mediante la lucha de los trabajadores, una huelga general. Es necesario un movimiento de huelga ilimitado, hasta la satisfacción de nuestras demandas por completo. Es lo mínimo que podemos hacer para aproximarnos a aquello que fue la huelga general de mayo de 1968 pero que, en esta ocasión, ¡irá más lejos! ¡Vamos con todo, hasta la caída de este gobierno, a manos de los trabajadores!

Para hacer que Macron retroceda, ¡la mayor arma de los trabajadores es la huelga!

Ayer, Bruno Lemaire, Ministro de Economía, declaró que el gobierno usará su poder y fuerza para ahogar la huelga de los trabajadores ferroviarios, si ellos no retroceden…El ministro está cumpliendo su papel de burócrata. ¡Nuestro papel es demostrar que el gobierno está equivocado y que no se saldrá con la suya! Para eso, necesitamos construir y fortalecer la huelga de los trabajadores ferroviarios, para que sea la más fuerte y masiva posible, y que, a partir del día 22 de marzo, no dejemos estos trabajadores, ni de ningún otro sector, solos en su lucha y en el enfrentamiento con el Estado.

A partir del día 22, todos y todas juntos debemos movilizarnos en nuestros lugares de trabajo y en las escuelas y universidades: trabajadores de Air France, Ford, Carrefour, y todos los sectores privados, que también son afectados por los planes de despido masivo y el congelamiento de los salarios; trabajadores del sector público, que tienen su estatus amenazado por el gobierno, a  los que quieren cobrar más impuestos; ¡jóvenes estudiantes, desempleados y jubilados! Vamos a discutir con nuestros colegas de trabajo y con todos con quienes tenemos relaciones, en las universidades e instituciones de enseñanza, a partir de asambleas generales para decidir cómo será y cuál es el mejor momento para el inicio de nuestra huelga, sin titubear, pues es ahora que el gobierno nos ataca y es, por lo tanto, el  momento en que más teme la fuerza de nuestra movilización.

Lea también  Derrotar la reforma y las amenazas autoritarias de Bolsonaro

Ese es el temor que tiene el Estado, que unamos nuestras luchas, que nos organicemos  desde la base, controlando nosotros mismos el movimiento, sustentándolo democráticamente. El Encuentro Nacional del Frente Social, del 7 de abril, en la Bolsa de Trabajo, en París, está abierto todas y todos los trabajadores, sindicalizados o no, y a los militantes de los movimientos sociales. Será un momento importante para avanzar en la construcción de un movimiento conjunto pues, en poco tiempo, con la suma de otros sectores a la huelga de los trabajadores ferroviarios, el día 22 de marzo, el 3 de abril o incluso antes, será imprescindible establecer en una coordinación a escala nacional.

Traducción Laura Sánchez

Fuente:  https://anticapitalisme-et-revolution.blogspot.com.br/