Compartir

La inmensa solidaridad de la población con los trabajadores de Pepsico frente a los despidos y la represión, que se manifestó en estos días y en la marcha del 18/07, hacen temblar la situación nacional golpeando al gobierno, la CGT y toda la oposición de los partidos mayoritarios. Hoy más que nunca vuelve a estar sobre la mesa el paro nacional.

Por PSTU-Argentina

Los cientos de obreros de Pepsico que llegaron a trabajar la noche del 20 de Junio encontraron un papel pegado en el portón que les avisaba que ya no tenían trabajo. Con la excusa de mudar la producción a Mar del Plata, la multinacional (que aumentó sus ganancias un 17% en 2017) cerraba la planta y los dejaba en la calle.

La misma situación se repite hoy en todo el país: Atucha, Walmart, Hutchinson y decenas de fábricas y talleres. Desde que comenzó el gobierno de Macri los despidos ya llegan a 250.000 y sólo en Julio se cuentan por miles en las ramas industriales.

Represión vs. Solidaridad

Por si a alguien tenía dudas sobre las intenciones del Gobierno, Pepsico fue un claro ejemplo. No sólo salió el mismí- simo Jorge Triaca a defender a la empresa y justificar despidos, sino que la Bonaerense de Vidal junto a la Gendarmería reprimió con casi mil efectivos y de manera furiosa la protesta de los obreros. Buscan dar un mensaje: vienen a ajustar, no hay plan B, y el que se resista tendrá palos.

De la vereda de enfrente, miles de trabajadores y sus familias en todo el país veían horrorizados como la policía golpeaba y reprimía obreros que querían trabajar. ¡Como no verse a uno mismo reflejado en esos trabajadores, en un país donde uno no sabe si mantendrá el trabajo! Esa solidaridad es la que estalló por abajo, en las fábricas mientras se desayunaba, en las escuelas, escuchando por la radio o en el mismo barrio Florida donde los vecinos salieron a cacerolear y enfrentar la policía con lo que tenían a mano.

Lea también  Corriente Roja: moción de solidaridad a la Huelga General en Brasil el 14 de junio

El kirchnerismo en la encrucijada

En los barrios, los trabajos y las calles la bronca con este gobierno ajustador crece cada día más. Los despidos y la represión en la fábrica de zona norte también pusieron contra las cuerdas a los dirigentes que no quieren enfrentar al Gobierno. Mientras en las organizaciones, gremios y agrupaciones muchos quieren salir a luchar, Cristina dió el mensaje opuesto: no agitar las aguas y “castigar con el voto” (lo mismo hace Massa y el PJ).

Pero no alcanza y por eso la propia Hebe salió a pedir perdón porque ninguno de las figuras del kirchnerismo estuvo acompañando a los trabajadores. Encima en las provincias que gobiernan como en Santa Cruz también ajustan y reprimen.

Por la presión que hay por abajo muchos dirigentes tuvieron que salir a movilizar el martes 18 al Obelisco. Pero ninguno quiere llamar al paro. No podemos quedarnos sentados mientras nos ajustan y nos venden. Es momento de salir a luchar en unidad.

El fantasma del 7M: con los dirigentes a la cabeza o con la cabeza de los dirigentes

El 7 de marzo, tras un año y monedas de sufrir ataques, tarifazos y despidos, la CGT llamó a un acto. Todo el mundo esperaba que se anunciara el tan necesario paro general, pero los traidores callaron, y los trabajadores nos hicimos oír. Tuvieron que salir corriendo del palco cuando al grito de “¡Paro General Ya!” y “¡Ponele fecha al Paro!” cientos de laburantes copamos el acto y las calles. En poco tiempo anunciaron el primer paro nacional contra Macri.

Los dirigentes traidores de la CGT saben que están sentados en un barril de pólvora. Por eso tuvieron que salir a dar un comunicado ante los despidos y la represión en Pepsico. Saben que se incendia el país y si no dan la cara van a parar a la hoguera. Pero como son leales a Macri y el empresariado, anunciaron una marcha para el 22 de Agosto, dentro de 40 dias! Una nueva traición de estos dirigentes atornillados.

Lea también  Carta de Daniel Ruiz a 50 años del Cordobazo

Macri se tiene que ir ya

El Gobierno avala los despidos, aumenta todo y reprime. Quienes se dicen “oposición” lo dejan pasar y donde gobiernan también ajustan. Los dirigentes de la CGT traicionan. ¿A dónde vamos a terminar los trabajadores y nuestras familias si este gobierno sigue en el poder? Esto no da para más, Macri se tiene que ir ya.

No alcanza con pelear por separado, así vamos a perder siempre: necesitamos de la más amplia unidad. Por eso, todos los dirigentes que hoy hablan del paro (sean del color que sean: kirchneristas, del PJ, Radicales o de izquierda), como Plaini, Palazzo de la Corriente Federal, la CGT Zárate y la CTA deben convocar a un encuentro nacional de trabajadores, donde todos los sectores en lucha nos organicemos para imponerle a la CGT un paro nacional.

Para eso, en cada lugar de trabajo o estudio, en las escuelas y los barrios, tenemos que organizarnos también nosotros. Hablar con nuestro compañeros, hacer asambleas, solidarizarnos con los que están luchando como en Pepsico y presionar a nuestros delegados y dirigentes para construír desde abajo un paro nacional y plan de lucha.

Necesitamos un nuevo Argentinazo que saque a este gobierno ajustador y a todos los que lo sostienen. Es la única manera de poner de pie un gobierno obrero y socialista, al servicio de las necesidades de los trabajadores y el pueblo. Desde el PSTU creemos que esa es la pelea que tenemos por delante, te invitamos a organizarte con nosotros y hacerlo juntos.