Compartir
  1. Rechazamos el brutal atentado en Las Vegas, en el que, hasta ahora, causó al menos 58 muertos y otros 515 heridos. Las imágenes de personas horrorizadas de personas buscando refugio ante las ráfagas del atacante, impactan al mundo. Nos solidarizamos con los heridos y familiares de todas las víctimas de este horrendo ataque. Es necesario exigir una investigación rigurosa del caso y la completa asistencia e indemnización por parte del Estado a las víctimas.
  2. El autor de la masacre, identificado como Stephen Paddock, disparó a mansalva contra una multitud que asistía a un concierto al aire libre de lo alto del edificio de un hotel aledaño. Este crimen ya constituye la mayor matanza con arma de fuego en la historia de los EEUU. La de Orlando, en junio de 2016, acabó con 49 fallecidos y 53 heridos.
  3. El autodenominado Estado Islámico ha asumido la autoría del ataque: “el atacante es uno de nuestros soldados, que se convirtió al islam hace unos meses”, afirmaron. Las primeras investigaciones apuntan que se trata de un “lobo solitario”. Sin embargo, no se puede descartar que este individuo se haya “inspirado” en los atentados y la metodología terrorista del EI, que condenamos. De cualquier manera, el hecho pone de relieve el hecho de que cada año mueren alrededor de 33.000 personas por disparos de armas de fuego en EEUU, unas 93 al día.
  4. Este ataque cobarde, independientemente de la elucidación de sus móviles, tratará de ser capitalizado por el gobierno de Trump, que lo utilizará para reforzar sus ataques económicos y democráticos contra la clase trabajadora, sobre todo inmigrante, de los EEUU. Las organizaciones de la clase obrera, y todo el activismo social, deben estar alertas y movilizadas en contra de cualquier medida que provenga del gobierno como “respuesta” al atentado.
Lea también  ¿Elegir a Bernie Sanders en 2020 ayuda en la lucha por el socialismo? Sobre la historia y las contradicciones de la política electoral reformista

Secretariado Internacional, 2 de octubre de 2017