Compartir

La llamada “ayuda humanitaria” de Guaidó-Trump fracasó completamente. Hubo una clara derrota del imperialismo, lo que es muy positivo. Pero no hubo una victoria del pueblo venezolano. Maduro, el dictador burgués y corrupto sigue en el poder manteniendo a los trabajadores y al pueblo en la más aguda miseria.

Por LIT-CI

Guaidó prometió movilizar a un millón de personas y forzar la entrada de la “ayuda” enviada por Trump. Tuvo el apoyo directo de Duque, Bolsonaro. y Piñera, es decir, de la ultraderecha latinoamericana. Esperaba forzar una ruptura en las Fuerzas Armadas venezolanas que le permitiera entrar con su convoy en la frontera y luego derrocar a Maduro. No consiguió nada de eso.

La movilización hacia la frontera fue pequeña. En realidad, se resumió a los propios habitantes de las ciudades de la región, desesperados por el hambre. Tampoco  existió en todo el país la “marea humana” que debería dirigirse a los cuarteles militares.

La “ayuda humanitaria” se resumió a unos pocos camiones en la frontera colombiana, que fueron quemados. En la frontera brasileña, dos camiones, una “ayuda” minúscula. Uno de ellos incluso se retrasó por causa de un neumático perforado. Guaidó aseguró que el convoy entraría. Fracasó completamente.

Si no hubieran sido impedidos de entrar en Venezuela, la “ayuda” no habría sido eficaz ni siquiera para los habitantes de las fronteras. Era sólo una maniobra imperialista de propaganda y de presión, explotando cínicamente las reales necesidades de alimentos y medicinas del pueblo venezolano.

Hubo deserciones de militares venezolanos, pero fueron pocas y sin expresión de real importancia. No existió la fractura de las Fuerzas Armadas esperada por el imperialismo. Maduro mantuvo el control de la situación. Pero tuvo su imagen internacional aún más desgastada, por haber reprimido una vez más a su pueblo e haber impedido la entrada de alimentos y medicinas. Pero sigue en el poder.

Lea también  Declaración del Workers’ Voice sobre la crisis política y económica de Venezuela

La maniobra imperialista terminó en un fiasco completo. Guaidó sale debilitado de todo este episodio.En la reunión del grupo de Lima en Colombia, con la presencia del vicepresidente de Estados Unidos, Mourão (general vicepresidente de Brasil), Duque y representantes de la derecha latinoamericana, Guaidó afirmó que “no descarta” una invasión extranjera contra Venezuela.

La conclusión de la reunión fue aumentar la presión económica sobre Venezuela, sin una invasión militar, por lo menos de inmediato.

Nosotros, correctamente, denunciamos desde el primer momento la maniobra imperialista que fracasó en Venezuela. Estaremos en contra de cualquier otra injerencia imperialista sobre el país.

Y si se concreta una invasión extranjera en Venezuela, nos ubicaremos en el campo militar enfrentado al imperialismo, sin otorgar ningún tipo de apoyo político a Maduro.

¡Ni Maduro ni Guaidó!

Gran parte de la izquierda reformista latinoamericana apoyó a Maduro en ese enfrentamiento con Guaidó-Trump sin hacer ninguna crítica. Ninguna sorpresa. Son los mismos que sostuvieron el chavismo desde siempre.

Nosotros rechazamos cumplir ese papel. Estamos en contra de la maniobra imperialista porque Venezuela es un país semicolonial y rechazamos cualquier injerencia imperialista.Nosotros queremos que sean las masas venezolanas las que derroquen a Maduro, y no el imperialismo. Una victoria de Guaidó-Trump no acabará con la miseria de las masas venezolanas, ni con la represión.

Esta izquierda latinoamericana, reformista y pro Maduro, debe explicar por qué después de 20 años de chavismo en el poder, Venezuela llegó a la brutal crisis actual. ¿Cómo explicar que la explotación capitalista e imperialista sigue existiendo hasta hoy en el país? ¿Cómo explicar la existencia de la boliburguesía, cuyo centro es el alto mando de las Fuerzas Armadas, con Diosdado Cabello a la cabeza? Esta burguesía rodeada de un altísimo lujo, en contradicción evidente con el hambre del pueblo.

Lea también  Chavismo: un balance necesario

Maduro dice que Venezuela no necesita ayuda humanitaria. Miente descaradamente, con apoyo de esa izquierda reformista que actúa como cómplice. Hay desesperación entre las masas venezolanas, por la hiperinflación y el desabastecimiento.

¿Por qué la situación actual es diferente a la del 2002, cuando las masas venezolanas derrotaron el golpe imperialista? Porque el pueblo venezolano rompió con Maduro, y el gobierno tiene que reprimir también a los barrios tradicionalmente chavistas de Caracas, como 23 Enero y Petare.

Esta izquierda reformista dice que en Venezuela sólo existen dos campos, el del imperialismo y el de Maduro, y que ellos hacen parte del campo de Maduro. Siempre luchamos contra el chavismo y contra la derecha pro-imperialista en Venezuela para construir un campo político de los trabajadores, contra esos dos campos burgueses.

Nosotros apoyamos y estuvimos en las grandes movilizaciones por el Fuera Maduro en Venezuela, luchando contra su dirección burguesa. Nosotros queremos que sean las masas venezolanas las que derroquen a Maduro. Ni Guaidó ni Trump quieren que eso ocurra porque pueden perder el control de la situación. Por eso Guaidó intentó esta operación que ahora fracasó.

La vía correcta para derrocar a Maduro no es una alianza con el imperialismo, sino la movilización de las masas.Si hay una invasión militar de Venezuela, estaremos en el campo militar directamente enfrentado con el imperialismo. Pero sin prestar ningún tipo de apoyo a ese dictador burgués y corrupto.

Es necesario en este momento que las masas venezolanas retomen sus movilizaciones contra Maduro, sin ninguna confianza en Guaidó. Esta alternativa pro-imperialista no llevará a ninguna victoria real de los trabajadores venezolanos.

Lea también  !Ni Maduro ni Guaidó! !Por un gobierno de los trabajadores y del pueblo pobre!

¡Abajo las maniobras imperialistas contra Venezuela!

 ¡Ni Maduro ni Guaidó! 

¡Fuera Maduro!

 ¡Por un Gobierno de los trabajadores en Venezuela, que rompa con el imperialismo! 

¡No pagar la deuda externa para garantizar alimentos y medicinas para el pueblo!

 ¡Por la expropiación de las empresas imperialistas y de la boliburguesía!