Compartir

El 1° de Mayo no es un día de confraternización de los trabajadores con la burguesía y sus gobiernos. Es un día de lucha histórico, parte de la memoria del movimiento obrero mundial por la muerte de obreros en huelga en los Estados Unidos, en 1886. Es un día de lucha para hoy, porque las condiciones de vida solo empeoraron de allá para acá.

Por LIT-CI

Existen señales de barbarie en todas las ciudades del mundo.

Las burocracias sindicales y los partidos reformistas quieren evitar las luchas de los trabajadores contra la burguesía, y por eso en este 1° de Mayo intentan mostrar una paz social que no existe.

La burguesía, en todo el mundo, promueve una verdadera guerra social contra los trabajadores. Los gobiernos, sean de la derecha clásica o de la “izquierda”, aplican los mismos planes neoliberales para reducir los salarios, precarizar las relaciones de trabajo, acabar con las jubilaciones y las vacaciones. Los hospitales y las escuelas públicas son desmantelados para facilitar la privatización de la salud y de la educación.

Es preciso unir a los trabajadores en la lucha contra los planes neoliberales de los gobiernos, sean ellos llamados de “derecha” o de “izquierda”. Es preciso apostar en la lucha directa de los trabajadores. No da para esperar por las próximas elecciones para votar por un nuevo gobierno, que va a aplicar los mismos planes.

La opresión crece en todo el mundo. Mujeres son cada día asesinadas y violentadas en todo el mundo. La violencia policial mata a la juventud negra en los barrios pobres. El asesinato y la violencia contra LGBTs se amplía cada vez más. Continúa el genocidio de los pueblos indígenas.

Los trabajadores inmigrantes son tratados con la represión xenófoba de los gobiernos que buscan dividir a los trabajadores, culpándolos por el desempleo creciente. Caravanas de inmigrantes intentan entrar en los Estados Unidos y son reprimidas. Levas de inmigrantes africanos son reprimidos en Europa.

Es preciso unir a los trabajadores hombres y mujeres, blancos y negros, heterosexuales y LGBTs, nativos e inmigrantes. Las burguesías quieren dividir para derrotarnos, vamos a luchar unidos contra los preconceptos que nos dividen. Vamos a unirnos para enfrentar a nuestro verdadero enemigo que es la burguesía y sus gobiernos, y no nuestros hermanos y hermanas trabajadores.

Existe una criminalización cada vez mayor de los movimientos sociales y persecución contra sus dirigentes, como fue el asesinato de Marielle Franco en el Brasil, como es la prisión de Daniel Ruiz y la persecución a Sebastián Romero, en Argentina.

Lea también  Chile | Paralización completa en la principal mina privada del país

Los gobiernos quieren imponer sus planes neoliberales cada vez más duros y reprimir los movimientos sociales para imponer un retroceso aún mayor al nivel de vida de los trabajadores. Quieren que paguemos los costos de la crisis internacional abierta en 2007-2009.

Los trabajadores están luchando en todo el mundo, con sus huelgas y manifestaciones. Las mujeres están protagonizando gigantescas movilizaciones contra la violencia y por el derecho al aborto, tanto en 8 de marzo como en otros momentos.   Los negros protagonizan levantes en las periferias de las ciudades. Solo no existen más luchas por causa de las burocracias y partidos reformistas que quieren canalizar todo por la vía muerta de las elecciones.

En este 1° de mayo de 2019 vamos a afirmar en todo el mundo la disposición de los trabajadores para luchar contra todo eso.

Los trabajadores solo pueden confiar en su propia lucha

¿Usted quiere cambiar esa situación? No confíe en quien propone esperar las próximas elecciones. Confíe en sus luchas directas, en las huelgas y manifestaciones de calle.

Si dependiera de las burocracias sindicales y de los partidos reformistas, la vida seguirá siempre igual. Ellos siempre intentan convencernos para confiar en las elecciones y esperar un gobierno mejor de su partido nacionalista o reformista. Existe un rechazo se ampliando a eses aparatos. Las movilizaciones de los jalecos amarillo en Francia son una expresión de la disposición de los trabajadores de pasaren por arriba de eses aparatos. La huelga de los obreros de Matamoros en México, por afuera de los sindicatos burocráticos tiene un contenido semejante.

Nosotros rechazamos los gobiernos imperialistas, comenzando por el del ultraderechista Trump, con su xenofobia y su apoyo irrestricto al gobierno sionista de Israel contra los palestinos. Rechazamos también los gobiernos imperialistas de Macron (Francia), May (Inglaterra) y Conte (Italia).

Repudiamos los gobiernos de la derecha como Bolsonaro (Brasil), Macri (Argentina), Duque (Colombia), Alvarado (Costa Rica), Juan Orlando Hernández (Honduras), Piñera (Chile), Benítez (Paraguay), Inram Khan (Pakistán), y muchos otros. Son gobiernos enemigos de los trabajadores, que ya realizaron ataques durísimos a nuestros derechos.

Pero rechazamos también los gobiernos burgueses “de izquierda”, que aplican los mismos planes neoliberales del imperialismo. Son así los gobiernos Maduro (Venezuela), Ortega (Nicaragua), Evo Morales (Bolivia), Costa (PS, Portugal), Sánchez (Estado español), Ramaphosa (CNA, Sudáfrica). Fue así también con el gobierno del PT por trece años en el Brasil, con los doce años de los Kirchner en Argentina. Ellos gobernaron el país, son rechazados por los trabajadores por los planes que aplican, después van a la oposición para aparecer “buenitos” de nuevo, para volver al gobierno con nuevas elecciones, y hacer lo mismo que ya hicieron.

Lea también  CSP-Conlutas llama a una día nacional de luchas contra los ataques de Bolsonaro para el 5 de diciembre

Un ejemplo vergonzoso es el gobierno Maduro en Venezuela, mostrado como “socialista” y apoyado por gran parte de los partidos reformistas en todo el mundo. Es, en realidad, una dictadura burguesa y corrupta, representante de la boliburguesía, la burguesía que creció a la sombra del aparato del Estado chavista por veinte años. Maduro es repudiado ampliamente por las mismas masas venezolanas que derrotaron el golpe del imperialismo contra Chávez en 2002. No estamos a favor de ninguna injerencia imperialista en Venezuela, como quieren Trump, Bolsonaro, Piñera y Duque, y su representante Guaidó. Pero eso no nos hace olvidar en ningún momento el Fuera Maduro gritado por las masas venezolanas con nuestro apoyo. Queremos que sean las masas venezolanas quienes derroquen a Maduro y no el imperialismo.

Existe una falsa conciencia, divulgada por la burguesía, así como por esas burocracias sindicales y partidos reformistas, que divide el mundo entre “derecha” e “izquierda”. Eso es una mentira.

La división real que existe es entre los trabajadores de un lado y del otro para con la burguesía y sus gobiernos de “derecha” y de “izquierda”. Es entre el ataque de los gobiernos burgueses de todo el mundo y la reacción de los trabajadores. Nosotros estamos al lado de los trabajadores y sus luchas en todo el mundo. Nosotros queremos unir a los trabajadores en sus luchas contra la burguesía, y no componer bloques con la burguesía “de derecha” o la “progresista”.

Un llamado a los luchadores de todo el mundo

En este 1° de Mayo de 2019, queremos hacer un doble llamado. Por un lado, para la más amplia unidad de acción en la lucha directa de los trabajadores contra todos los ataques de los gobiernos burgueses, sean de derecha o de “izquierda”.

Junto con eso, queremos reafirmar que otro mundo solo será posible con el fin del capitalismo, con una revolución socialista.

Por eso, nosotros luchamos para que surjan nuevas direcciones para el movimiento de masas como alternativa a esas direcciones reformistas, esas burocracias sindicales conciliadoras con la burguesía. Luchamos por nuevos Sitrasep (Costa Rica), Sindicato Electricistas (Paraguay), No Austerity (Italia), Cobas (Estado español), y otras. Estamos ayudando a construir la Red Internacional de Solidaridad y Luchas, como polo para agrupar el sindicalismo alternativo de todo el mundo. Venga a ayudar a construir nuevas direcciones combativas de las luchas de los trabajadores para ayudar a que las bases se rebelen contra esos burócratas en todo el mundo.

Lea también  Diario de una rebelión: ‘Por cada herido, diez toman la delantera en las barricadas’

Luchamos por construir partidos revolucionarios en todo el mundo. Venga a ayudarnos a construir partidos revolucionarios, que mantengan en alto la bandera de la revolución socialista. Basta de la rutina electoral, del apoyo a las dictaduras de Maduro y Ortega, de las ataduras de los trabajadores a sectores burgueses “progresistas”.

Dicen que el socialismo está superado, no es verdad. No existe nada más decadente que el capitalismo, que nos amenaza con la barbarie ya presente en nuestras ciudades. Lo nuevo, el futuro es la lucha por la revolución socialista, para acabar con la miseria de nuestro pueblo. Para acabar con la opresión sobre las mujeres, negros, LGBTs e inmigrantes. 

¡Viva el Día Internacional de Lucha de los Trabajadores!

¡Todo apoyo a todas las luchas de los trabajadores en todo el mundo!

¡Por la unidad de los trabajadores, contra la opresión a las mujeres, negros, LGBTs e inmigrantes!

¡En defensa de la revolución socialista!