Compartir

Plena solidaridad con la comunidad LGBTQI y la comunidad musulmana y feroz oposición a la espiral de odio

El 12 de junio del 2016, 49 personas fueron asesinadas en el club gay Pulse, en Orlando (Florida), 53 heridos y decenas de personas quedaron traumatizadas por el resto de sus vidas. Esto fue claramente un crimen de odio en contra de la comunidad LGBTQI y la comunidad latina, a pesar de los esfuerzos de Rick Scott, gobernador republicano de Florida, y el candidato republicano a la Casa Blanca, Donald Trump, por ignorar y negar la naturaleza racista, homófoba y transfóbica del ataque terrorista.

Por: Florence Oppen

Desde Workers’ Voice / La Voz de l@ s Trabajadores, queremos expresar nuestras condolencias a las familias de las personas asesinadas. Compartimos el dolor y la rabia por este crimen de odio horrible y despreciable, y la frustración de ver cómo los principales candidatos empresariales están utilizando este ataque para impulsar sus agendas racistas en la campaña electoral.

Ambos, Trump y Clinton están planteando una retórica islamófoba, que 1) no tiene en cuenta la verdadera naturaleza y las verdaderas causas institucionales de un ataque tan violento, y 2) trata de utilizar un solo acto de terror (homofóbico y asesinatos tránsfobicos) para justificar otro (la islamofobia, a través del amedrentamiento, la invasión y la tortura de la población islámica en los EE.UU. y en todo el mundo).

Como socialistas revolucionarios, hemos estado y continuaremos estando con todas nuestras fuerzas junto a otros militantes de izquierda, activistas y organizadores comunitarios para deshacer sus mentiras y construir un verdadero movimiento del 99%, de los oprimidos y explotados, con el fin de luchar contra la homofobia, la transfobia, la islamofobia y todas las formas de opresión. Y lo haremos señalando las verdaderas raíces del problema: la enferma, violenta y reaccionaria sociedad estadounidense en la que vivimos, y la estructura y las instituciones de poder que permiten, refuerzan y perpetúan diariamente discursos reaccionarios y los actos de represión contra la población LGBTQI, negros, latinos y las comunidades musulmanas.

Trump y Clinton usan el arma de la islamofobia para fines electorales

Para ambos candidatos presidenciales, el hecho de que Omar Matteen entrara en el club Pulse con un rifle de asalto AR-15 y mencionara a ISIS a la policía es suficiente para considerarlo un soldado de ISIS, y para enmarcar su ataque en la narrativa creada por Bush de una guerra de civilizaciones en curso entre el «Occidente» y el «Islam radical». Trump contextualiza de inmediato esta tragedia argumentando: «No podemos seguir permitiendo que miles y miles de personas vengan a nuestro país, muchos de los cuales tienen el mismo proceso de pensamiento que este asesino salvaje. Muchos de los principios del Islam radical son incompatibles con los valores e instituciones occidentales… Hay que decir la verdad acerca de cómo el islamismo radical está llegando a nuestras costas. ¡Y está llegando!»

De hecho, Trump, como la mayoría de los republicanos, nunca se refirió a la discriminación que existe en contra de la comunidad LGBT y la naturaleza homofóbica del ataque. Se niega a extender su solidaridad con una comunidad que desprecia. En su lugar, utilizó el ataque -en un movimiento tremendo, reaccionario y electoralista- para proponer una nueva política de inmigración que examine a todos los solicitantes de ingreso en el territorio de EE.UU. y la prohibición de los musulmanes del mismo. No hay que olvidar que ya ha propuesto que los musulmanes estadounidenses utilicen una identificación especial para ser debidamente identificados por el público!

Desafortunadamente, Clinton no sigue una línea diferente. Aunque ella reconoció el carácter homofóbico del ataque, optó por saltar a la narrativa ya hecha de la «lucha contra ISIS» y la cola creciente de islamofobia de Trump con fines electorales. Incluso Obama ha argumentado que no hay ninguna prueba sustancial de una conexión real entre Mateen e ISIS, más allá de la afirmación oportunista de ISIS implicado en el ataque y su invocación igualmente oportunista de ISIS, Clinton también está acusando al «Islam radical»: «Desde mi perspectiva, importa lo que hacemos, no lo que decimos. Lo importante es que lleguemos a Bin Laden, no qué nombre le pongamos… Pero si de alguna manera se sugiere que no llamo a esto como lo que es, él no ha estado escuchando. He dicho claramente que nos enfrentamos a enemigos terroristas que utilizan el Islam para justificar el sacrificio de la gente. Tenemos que detenerlos y lo haremos. Tenemos que acabar con el terrorismo yihadista radical, y lo haremos… Y para mí, el yihadismo radical, el islamismo radical, creo que significan la misma cosa». [1]

Poco se puede decir más allá de que ambos candidatos y partidos están instrumentalizando de manera electoral y racista la masacre de vidas queer, y que esto es de hecho un insulto a la comunidad LGBTIQ. Nuestro duelo y la ira se recuerda constantemente por la necesidad de salir públicamente en apoyo de nuestros hermanos y hermanas musulmanes, así como muchos LGBTQI, negros, latinos, organizaciones, personas y activistas, así como lo han hecho los sindicalistas. ¡Nuestro dolor compartido no se puede utilizar para justificar más odio!

Lea también  Argentina: por las mujeres trabajadoras, reventemos las calles el 3J

Detrás de Omar Mateen: ¿Islamismo radical o cosecha propia del terrorismo del ala derecha?

Los datos de la tragedia y el pensamiento crítico, sin embargo, apuntan a una dirección diferente para contextualizar esto. En primer lugar, la homofobia en los EE.UU. no es una invención artificial o «extranjera», se ha cultivado en la tierra natal desde hace un tiempo. En segundo lugar, aunque muchas instituciones que sustentan las principales religiones (cristiana e islámica), de hecho discriminan a la comunidad LGBTIQ (como muchas instituciones laicas también lo hacen), no se puede culpar a toda una comunidad religiosa en conjunto por los actos insanos y despreciables cometidos por una muy pequeña minoría. No se trata de religión, no es un asunto del Islam o incluso sobre el «Islam radical», es un asunto del odio a la comunidad LGBTQI tolerada por muchos en nuestra sociedad.

Sin embargo, los hechos específicos del tiroteo de Orlando apuntan a que la religión pudo no haber sido más que una cubierta para las causas profundas y las raíces de la violencia racista y homófoba en los EE.UU.. Mateem no sólo era un musulmán de origen afgano, también era un ciudadano nacido en Estados Unidos, con 29 años de edad, era empleado de seguridad privada de un contratista de DHS (G4S) con arma y entrenamiento militar, un abusador doméstico que golpeaba a su esposa, un adicto a los esteroides, y un fan de la policía de Nueva York según lo revelado por sus varios selfies con diferentes prendas de policía de Nueva York (NYPD es la fuerza policial más militarizado del país). G4S, de acuerdo con el Washington Post, es «una de las empresas de seguridad más grandes del mundo, con una plantilla que rivaliza con la población de Washington, DC, que ha trabajado con agentes estadounidenses en patrulla fronteriza,» involucrados en la deportación de los inmigrantes ilegales, entre otros. [ 2] Es la compañía de seguridad más grande del mundo de acuerdo a sus ingresos.

Más importante aún, según lo informado, Mateen también fue un cliente semi-regular del club gay Pulse durante los últimos 3 años. Algunos periódicos han informado que hay varios testigos que lo reconocen como alguien que frecuentó el bar varias veces y por lo general se ponía muy borracho y, a veces de forma violenta. [3] ¿No sería más lógico concluir que lo que «radicalizó» y provocó el odio violento Mateen tiene más que ver con la militarización de la sociedad americana, la violencia de la policía y los subcontratistas militares contra los sectores oprimidos más vulnerables (negros, inmigrantes LGBT), y el racismo y la homofobia generalizada en este país? ¿Por qué Trump y Clinton ven hacia el extranjero, construyendo algo prefabricado y radicalizado en el «otro» («Islam radical») para explicar algo que tiene todas sus raíces en el propio territorio de los Estados Unidos? El sistema bipartidista, el 1% ha alimentado y tolerado tantas capas de opresión y permitido un empobrecimiento tan generalizado de la población durante los últimos decenios que tal vez la mejor explicación para este horror es que la clase dominante ha creado las mejores condiciones para que un cóctel tan peligroso que explote. Así que dejemos de mirar hacia el extranjero, culpar a la religión y los musulmanes y comencemos hacer frente a los problemas reales aquí, que afectan nuestras vidas!

Lea también  Militar traficante de la comitiva de Bolsonaro muestra hipocresía de la “guerra a las drogas”

Homofobia y Transfobia en los Estados Unidos

A pesar de lo que algunos liberales blancos de clase media puedan creer, Estados Unidos sigue siendo un país profundamente homofóbico y transfóbico. Esto se basa en hechos, y el Partido Demócrata no tiene una salida fácil ante esta responsabilidad compartida. Fue, en efecto, Bill Clinton, quien con su política de No pregunte, no hable en el ejército (que nunca combatió abiertamente la homofobia) quien firmó la Ley de Defensa del Matrimonio, que incorpora en la ley federal la discriminación contra las parejas del mismo sexo.

No hay duda de que el hecho que el Tribunal Supremo de Estados Unidos levantara la prohibición de DOMA para legalizar los matrimonios del mismo sexo existentes en el 2013 fue un paso histórico hacia la aceptación y pleno derecho a las relaciones homosexuales y lésbicas. Pero no podemos esperar que este gesto mínimo de la igualdad vaya a deshacer y cambiar décadas de opresión. Ni la derogación de DOMA se puede utilizar para aceptar las leyes y políticas todavía en curso que siguen oprimiendo y discriminando a la comunidad LGBT en los EE.UU.

La FDA (Federal Drug Administration) ha prohibido desde la década de 1980 que los hombres homosexuales realicen donaciones de sangre, utilizando la epidemia del VIH para estigmatizar a la comunidad homosexual argumentando bases «científicas». En diciembre de 2015, después de décadas de presión de la comunidad activista homosexual para levantar la prohibición, la política cambió, pero no como todos esperábamos: los hombres homosexuales y bisexuales pueden donar sangre sólo si no han tenido ningún encuentro sexual homosexual en los últimos 12 meses. Kelsey Louie, de Hombres Gay Health Crisis, un líder en proporcionar atención en el VIH / SIDA, argumentó que esta política era todavía indignante y discriminatoria: «En la práctica, la nueva política sigue siendo la continuidad de la suspensión de por vida y hace caso omiso de la ciencia moderna de la tecnología VIH -testing, mientras que perpetúa el estereotipo de que todos los hombres homosexuales y bisexuales son inherentemente peligrosos… las políticas de donación de sangre deben estar basadas en la ciencia, no en el estigma. «[4]

La cruel ironía de los disparos de Orlando es que cuando los hospitales de Orlando y el Centro de Sangre estaban en estado de crisis, recibiendo a las víctimas de un ataque homofóbico, y se hicieron llamados públicos para una unidad de sangre urgente, se impidió a los donantes homosexuales dar su propia sangre para ayudar sus hermanos y hermanas! [5]

Alrededor del 20% de los crímenes de odio en los EE.UU. se han dirigido a la comunidad LGBTIQ. [6] Los ataques contra la comunidad transgénero están en aumento en un 13% desde el año pasado. [7] Sin embargo, esto no debería ser sorprendente cuando la mayoría de las instituciones de los EE.UU. continúa ignorando la opresión LGBTQI para tomar una postura clara contra ella. Sólo 22 estados prohíben la discriminación en el empleo, la vivienda y alojamiento público a causa de la orientación sexual (20 de ellos también abarcan la discriminación por identidad de género). [8] Hay 28 estados que no cuentan con ninguna protección legal. En la situación actual, el 52% de la población LGBT vive en estados que no prohíben la discriminación en el empleo basada en la orientación sexual o identidad de género. [9] Uno de los resultados de esto es que el 40% de los jóvenes sin techo son LGBT. [10]

Lea también  ¿Elegir a Bernie Sanders en 2020 ayuda en la lucha por el socialismo? Sobre la historia y las contradicciones de la política electoral reformista

De hecho, la situación es peor que la falta de protección institucional. En algunos lugares, como es el caso del derecho al aborto, estamos viviendo un ataque coordinado. En Carolina del Norte, el gobernador firmó una ley que prohíbe ordenanzas contra la discriminación LGBTQI y prohíbe a las personas trans el uso de baños que coincidan con su identidad de género. En Mississippi una nueva ley permite a cualquier persona o empresa que nieguen servicios a parejas del mismo sexo debido a objeciones religiosas. De hecho, a partir de abril de 2016, hay más de 100 cuentas activas a través de 22 estados como estos con el objetivo de la legalización de la discriminación contra las personas homosexuales (jueces que se niegan a casar a las parejas del mismo sexo, empresas que niegan servicios a personas LGBT, etc.). [11]

Las vidas Queer importan! Pelearemos de vuelta!

Teniendo en cuenta la situación actual y el silencio del gobierno de Obama respecto a la erosión y la violación de los derechos homosexuales, es difícil mantener una cara seria cuando Obama y Clinton (quien ha apoyado el DOMA de su marido durante 2 décadas!) pretenden hacer creer que se preocupan por nuestras comunidades.

Cualquier cambio significativo frente a las condiciones reales de la discriminación y la violencia vendrá del movimiento independiente y de base de la comunidad LGBTIQ y sus aliados en crecimiento. Esta vez sabemos que no estamos solos, más y más activistas sindicales, defensores de derechos de los inmigrantes, organizadores de Black Lives Matters y la comunidad musulmana se están uniendo a nuestra lucha. Vamos a cambiar este país con nuestra lucha, nuestra solidaridad y nuestro cuidado recíproco, para que un día la matanza de Orlando se convierta en un pasado lejano!

 

Las vidas Queer / LGBTQI importan!

Vamos a luchar contra cualquier intento de convertir la homofobia en islamofobia!

No vamos a dejar que Trump y Clinton impulsen la espiral de odio en nuestro país!

Protección contra la discriminación a la comunidad LGBTQI Ahora!

 

***

Notas:

[1] http://www.politico.com/story/2016/06/hillary-clinton-radical-islam-224255#ixzz4BaNwniJs

[2] https://www.washingtonpost.com/news/wonk/wp/2016/06/12/mateen-worked-at-one-of-the-worlds-largest-security-firms/

[3] http://www.theguardian.com/commentisfree/2016/jun/14/omar-mateen-gay-men-terrorism-pulse-jackd-sexuality

[4] http://www.theguardian.com/us-news/2015/dec/21/fda-lifts-ban-blood-donations-gay-bisexual-men

[5] http://gawker.com/reports-orlando-blood-center-lifts-ban-on-blood-donati-1781837902

[6] http://www.theatlantic.com/politics/archive/2016/06/the-extraordinarily-common-violence-against-lgbt-people-in-america/486722/

[7] http://www.ibtimes.com/lgbt-hate-crimes-following-orlando-shooting-fbi-activist-data-shows-its-dangerous-be-2381261

[8] http://www.lgbtmap.org/equality-maps/non_discrimination_laws?utm_source=viz&utm_medium=viz.referral&utm_campaign=viz.ref.8071&utm_viz_id=gnUmBu9wKTb&utm_pubreferrer=www.ibtimes.com%2Flgbt-hate-crimes-following-orlando-shooting-fbi-activist-data-shows-its-dangerous-be-2381261

[9] http://www.lgbtmap.org/equality-maps/non_discrimination_laws?utm_source=viz&utm_medium=viz.referral&utm_campaign=viz.ref.8071&utm_viz_id=gnUmBu9wKTb&utm_pubreferrer=www.ibtimes.com%2Flgbt-hate-crimes-following-orlando-shooting-fbi-activist-data-shows-its-dangerous-be-2381261#sthash.hQfnWeFQ.dpuf

[10] http://williamsinstitute.law.ucla.edu/press/americas-shame-40-of-homeless-youth-are-lgbt-kids/

[11] http://www.huffingtonpost.com/entry/lgbt-state-bills-discrimination_us_570ff4f2e4b0060ccda2a7a9