Compartir

Es importante como clase trabajadora reivindiquemos la otra parte de la historia, sobre todo de hechos tan importantes sobre las luchas de la mujer trabajadora, por eso en esta edición, pretendemos rescatar el carácter de lucha del surgimiento del Día internacional de la Mujer.

Por: Secretaría de la Mujer UST – El Salvador

Y es que esta fecha está relacionada al movimiento por la emancipación de la mujer que tuvo su auge a finales del siglo XIX y principios del XX en EEUU y Europa, con la oleada del movimiento sufragista, que exigía el derecho al voto femenino. Fue en EEUU que se inició esta lucha, en la cual se utilizaron métodos de lucha tradicionales de lucha de la clase trabajadora, como movilizaciones masivas, asambleas, huelgas de hambre y enfrentamientos brutales con la policía.

El movimiento socialista, agrupado en la Internacional Comunista o II Internacional no se quedó atrás, retomando dicha reivindicación con una campaña internacional. En la segunda conferencia internacional de la mujer dado en Dinamarca en el 1910, a propuesta de la revolucionaria y socialista Clara Zetkin resolvió convocar a un día de lucha por el voto femenino, con el lema: El voto de la mujer unirá nuestra fuerza en la lucha por el socialismo.

Este hecho se replicaría con diversidad de actividades a nivel mundial, un ejemplo de ello fue Rusia, el Partido Bolchevique organizó actividades en el Día Internacional de la Mujer, a partir de 1913, en el contexto de la primera guerra mundial sacaría a miles de mujeres a las calles a exigir: Pan para nuestros hijos y regreso de nuestros maridos de las trincheras.

Por eso es importante también resaltar este hecho, porque el papel activo de las mujeres fue esencial para impulsar el movimiento revolucionario dirigido por el Partido Bolchevique, significó una importante etapa preparatoria para lo que fueran las grandes movilizaciones dadas como antesala al gran triunfo de la Revolución Rusa en 1917.

Por lo que la revolución Rusa también representó una revolución en la situación de la mujer, ya que retomó en la práctica medidas para revertir su condición, en ese sentido de abolieron las viejas leyes, implementando los mismos derechos jurídicos y políticos tanto para hombres y mujeres, creando un sistema de servicios sociales: maternidades, casas de curia, jardines de niños, restaurantes, lavanderías, dispensarios, hospitales, sanatorios, organizaciones deportivas, cines, teatros, etc. La absorción completa de las funciones económicas de la familia por la sociedad socialista.

Lea también  Orgullo 2020: el colectivo LGTBI salimos a defender nuestros derechos y los de toda la clase trabajadora

Es esta parte de la historia que el imperialismo a través de organismos como la ONU pretenden sepultar, ocultando la verdadera fuerza que representan las mujeres, contraponiéndola con el engaño de que actualmente  las mujeres se están “empoderando”, esto les favorece aún más porque inyectan una ideología que divide a la clase trabajadora, y sustituyen la lucha de clases por lucha entre géneros, a través del enfoque de género, buscan ocultar las raíces reales de la opresión de la mujer que es precisamente la raíz sobre la que se sostiene el capitalismo, es decir la explotación.

La situación de la mujer en  nuestro país deja al desnudo la farsa del gobierno y del imperialismo en cuanto a supuestos avances para las mujeres, realmente la situación empeora, queda demostrado en el desempleo e inestabilidad laboral que sufren las mujeres, el acoso, las violaciones y asesinatos de mujeres a causa de la violencia machista, el poco acceso de las hijas de trabajadores a la educación gratuita y de calidad, la inoperancia y vulneración del derecho fundamental de la salud para las mujeres.

En ese sentido denunciamos la situación que viven las mujeres como Claudia Avendaño, quien fue despedida de su empleo en CONAMYPE, estando embarazada, ella estaba contratada temporalmente, mientras duraba el proyecto y había notificado su estado, por lo que  estaba amparada en su fuero de maternidad, afortunadamente su situación se revirtió por la exigencia que ejerció el sindicato al que está afiliada, SITCO, contra las autoridades de la institución en la que labora, además del apoyo de otros sindicatos y organizaciones, donde nuestra solidaridad y posición es contundente hacia la compañera.

Tal como este, suceden muchos casos de despidos injustificados, por discriminación hacia las mujeres embarazadas, a lo cual el Estado deja en total impunidad y se muestra de manera hipócrita aumentando la licencia de maternidad y no garantizando estabilidad laboral ni respeto a los derechos, además esa medida de la que preconizan es insuficiente para la recuperación de la madre.

Lea también  A 51 años de la lucha de Stonewall: ¡A retomar el ejemplo de la noche en que los oprimidos dijeron basta!

Otro tema es el que se refiere a los casos de acoso y violación, recientemente asistimos a solidarizarnos con una compañera que fue violada por su jefe, éste la amenazó con despedirla, a lo cual accedió obligada, ella denunció el hecho, sin embargo pasaron muchos años de trámites en la procuraduría y el caso no se resuelve, ya  que este sujeto tenía  complicidad de su esposa quien labora en la Procuraduría y ha obstaculizado el caso.

Podemos citar también las deficiencias que tiene el sistema de salud ante la vulnerabilidad de las epidemias como el virus  Zika que azota a varios países,  como Brasil, Barbados, Bolivia, Chile (Isla de Pascua), Colombia, Ecuador, Guatemala, Guayana, Guyana Francesa, Haití, Honduras, Martinica, México, Panamá, Paraguay, Puerto Rico, San Martin, Surinam, Venezuela y entre los cuales se encuentra El Salvador.

Esta situación debido a los recortes y al limitado presupuesto, lo que conlleva a no tener suficiente personal dedicado a educar a la población sobre los focos de reproducción del zancudo transmisor del zika, ni contar con los implementos suficientes para aplicar las medidas necesarias, ni presupuesto para investigación científica, esto afecta más a las mujeres trabajadoras porque son ellas las que hacen mayor uso del servicio.

Entre otras cosas, es preocupante que ante los últimos descubrimientos sobre el virus y su relación con las malformaciones considerada como congénitas en bebés recién nacidos, quienes sus madres han sido infectadas durante el embarazo, es ridículo que la ex alcaldesa de San Salvador y parte del partido en gobierno y que actualmente funge como ministra de salud, oriente a que las mujeres no se embaracen, realmente esa declaración violenta los derechos reproductivos de las mujeres y deja de lado la responsabilidad que tiene el Estado de garantizar condiciones de salud dignas para las mujeres.

También se viene a discusión el tema sobre el aborto, las mujeres burguesas han reaccionado, planteando hipócritamente que la situación está siendo utilizada para impulsar con fuerza el tema de la despenalización, falseando datos sobre los casos de microcefalia para desvincularlos con el virus por lo que según ellas aplacaría la exigencia del aborto, que  a fin de cuentas es un derecho de la mujer decidir sobre su maternidad, pero que reaccionariamente se ha criminalizado, aun cuando las cifras evidencian su existencia a pesar de los riesgos y muertes.

Lea también  El coronavirus y la doble opresión (preguntas frecuentes)

Quedan claras las diferencias en cuanto a los intereses de las mujeres burguesas y nuestras mujeres de la clase trabajadora, ya que las burguesas sin duda no tienen riesgo alguno de infectarse porque viven en zonas no vulnerables, limpias, tienen acceso a condiciones de salud que una mujer pobre no se puede imaginar.

Por eso llamamos a las mujeres trabajadoras a organizarse con su clase, a denunciar y enfrentar los atropellos contra sus derechos que el Estado y la patronal aplican, instamos a no confiar en las instituciones del Estado porque la lucha debe ser tanto por los derechos y principalmente por una sociedad sin opresión ni explotación.

¡No más impunidad ni complicidad del Estado ante el acoso, violaciones y asesinatos!

¡Aborto legal, seguro y gratuito, No más hipocresía del Estado y las burguesas!

¡Por el respeto al derecho de Fuero maternal!

¡Por una licencia de maternidad de 6 meses

¡Por un presupuesto justo a la educación y salud para la mujer trabajadora!

¡Por empleo pleno y garantía de estabilidad laboral para la mujer trabajadora!

¡Por una sociedad Socialista sin opresión ni explotación!

Secretaría de la Mujer UST