Compartir

El gobierno del AKP ha utilizado el fallido intento de golpe del 15 de julio para su propia ventaja, ampliando la represión sobre la oposición. Los recientes ataques del gobierno al movimiento Kurdo y a los grupos de izquierda, así como a prominentes figuras públicas, demuestran que su intención es claramente callar a toda la oposición.

Declaración del Movimiento RED – Turquía

La opresión a los trabajadores, estudiantes, intelectuales y otros grupos de oposición, que se ha intensificado desde la derrota del levantamiento de Gezi,* ahora se vuelve aún más fuerte desde que el gobierno está explotando la derrota del golpe como una oportunidad en este sentido. Avalándose a sí mismo con los poderes excepcionales del Estado de Emergencia, el gobierno recientemente cerró decenas de estaciones televisivas, periódicos y sitios web, todos pertenecientes a la oposición de izquierda y al movimiento Kurdo.

También ha intensificado los ataques a la clase trabajadora: más de 10.000 profesores fueron despedidos por estar afiliados al Eğitim-Sen, único sindicato de izquierda en el sector. Muchos grupos de trabajadores y organizaciones en huelga están actualmente siendo amenazados por la policía, apoyada en las normativas del Estado de Emergencia. Otros tantos intelectuales y periodistas han sido detenidos, y aún más están ya siendo enviados a prisión. Más de 1.000 académicos, los cuales habían firmado una petición en contra de la lucha del gobierno contra los rebeldes Kurdos -conocidos como “Académicos por la Paz”- han sido arrestados.

Turquía simplemente ha dejado de ser un país democrático. El régimen evoluciona hacia una especie de dictadura fascista-islámica, bajo la cual el presidente Erdoğan fortalece su posición personal en el poder contra los opositores internos y extranjeros, así como instiga el nacionalismo e islamismo para solidificar su base civil. La diferencia entre el estado y el gobierno está desapareciendo, con las fuerzas militares y la policía convirtiéndose en una milicia del gobierno (a su vez combinada con las fuerzas civiles del partido a la espera).

Lea también  La tragedia imperialista de la migración africana

El Movimiento RED, grupo simpatizante de la LIT-CI, también está siendo objetivo de estos ataques y opresión, ya que confronta las políticas de gobierno, levantando valores revolucionarios y llamando a acciones unificadas de los trabajadores contra los ataques chauvinistas y reaccionarios de los patrones. Hakan Gülseven, periodista y prominente figura pública, está bajo ataque de las fuerzas del gobierno, bajo acusación de tener contacto directo y colaborar con el grupo hacker de izquierda, RedHack, siendo acusado de crimen terrorista.

Además de Gülseven, muchas otras figuras de izquierda están siendo acusadas de colaborar con RedHack. Hakan Gülseven, a su vez, es miembro del Comité Ejecutivo del Movimiento Junio Unido, organización de lucha apoyada en las reivindicaciones del Levantamiento de Gazi, uno de los motivos centrales por el cual él está siendo perseguido.

Gülseven es un militante revolucionario que siempre luchó lado a lado con los trabajadores y las masas y explotadas. Su vida habla por sí misma. Nosotros, como Movimiento RED, declaramos que estamos a su lado contra estos ataques. A ese fin, nuestras demandas son las siguientes:

  • Inmediata suspensión del Estado de Emergencia y sus prácticas.
  • Rendición de cuentas de todos los responsables por calumnias, conspiraciones y males contra los trabajadores, estudiantes e intelectuales, incluyendo a Hakan Gülseven.
  • Remoción inmediata de todas las barreras a la libertad de pensamiento y expresión y al derecho de organización.
  • Basta de persecución a Hakan Gülseven!
  • Larga vida a la solidaridad internacional!
  • Larga vida a la unidad internacional de los trabajadores, y su organización de lucha, la Liga Internacional de los Trabajadores – Cuarta Internacional!

Notas:

*Protestas en el Parque Taksim Gezi, Estambul, el 28 de mayo de 2013, que dieron origen al proceso revolucionario en el país. El detonador del proceso fue la movilización de 50 ecologistas contra la transformación del parque en un centro comercial, siendo brutalmente reprimidos por las fuerzas policiales, y ganando repercusión y solidaridad a nivel nacional, convirtiéndose en un proceso de movilizaciones por una serie de exigencias sociales y contra el gobierno.

Lea también  Alianza Putin-Assad sufre derrota militar y política en Idlib, Siria

Traducción: Sofía Ballack.