Compartir

Los choferes de la línea 49, al igual que muchas y muchos trabajadores, son víctimas de una explotación brutal y de persecución sindical. A ello se suma –como fenómeno relativamente nuevo en los centros urbanos de nuestro país– la criminalización de la protesta social.

Por: PT – Paraguay

Desde el 01 de julio pasado, 10 choferes de la línea 49, propiedad del diputado del PLRA Celso Maldonado, se crucificaron como medida de protesta contra los despidos que sufrieron junto a medio centenar de compañeros suyos, por reclamar mejores condiciones laborales y el derecho a organizarse en un sindicato.

El número de crucificados fue creciendo. Actualmente suman 24 personas, 16 de las cuales se hallan apostadas frente al Ministerio del Trabajo y el resto, frente a la empresa.

El 8 de julio, 11 de los choferes fueron imputados por la Fiscalía por supuesta perturbación a la paz pública, entre ellos el dirigente de la Federación de Trabajadores del Transporte, Juan Villalba.

Si bien el temor a través de la imputación fiscal que se busca ejercer sobre la organización de los trabajadores, no es un fenómeno nuevo en las luchas, en los últimos meses se ha volcado del campo a las ciudades. Son elocuentes los datos que describen este fenómeno. En el interior del país, en lo que va de 2015, un dirigente indígena de la comunidad de Cuyabia fue imputado. Si bien se registró también el procesamiento de dos componentes de organizaciones campesinas –uno de la OLT y el otro de la FNC-, ambos casos corresponden a procesos anteriores.

Por otra parte, durante 2014, dos estudiantes de la FENAES fueron imputados, 11 obreros de la LOM y tres dirigentes sindicales fueron arrestados por unas horas tras realizar una pintada en protesta a la criminalización de la lucha de los primeros.

Lea también  Brasil: propuestas socialistas para la crisis

En lo que va de 2015, en el contexto de la huelga de aeropuertos, los trabajadores de la DINAC fueron bestialmente reprimidos por la policía el primer día. Tras finalizar la huelga, tres trabajadores fueron despedidos como respuesta de la patronal a la medida de fuerza; en contra de uno de los principales dirigentes sindicales fue librada una orden de captura y otros 10 fueron imputados por “perturbación de la paz pública”. En el contexto de ambas luchas obreras, totalizan 22 imputados, y 54 despedidos directamente relacionado a las luchas sociales.

La criminalización de los movimientos urbanos es un fenómeno en ascenso, cuyo objetivo es siempre el mismo: estigmatizar a las y los luchadores, intimidar y desarmar a los movimientos de la clase, alinearlos a los intereses patronales en consonancia con la política estatal de precarización de las condiciones laborales, para que esto sirva, a su vez, de estímulo para la inversión del capital privado.

A pesar del proceso cada vez más reaccionario del gobierno neoliberal del Partido Colorado; del apoyo directo e indirecto de los demás partidos burgueses; del electoralismo burdo en el que se encuentran los partidos que juegan a ser de “izquierda”, descompuestos y alejados de las luchas concretas de la clase, y de la actitud corrupta, mendicante y traidora de la burocracia sindical, las y los trabajadores no tenemos más opción que unir las luchas y hacerlas más fuerte.

¡Solidaridad con los choferes de la línea 49!

La lucha de los choferes de la línea 49 junto con sus compañeras y familiares debe ser la lucha de todo el pueblo trabajador. Debemos, más que nunca, brindar nuestra solidaridad activa a las luchas actuales y las que se seguirán desarrollando.

Lea también  Compra de diputados: Bolsonaro saca R$ 1.000 millones de la Educación por reforma de la Previsión
Choferes de la línea 49 crucificados
Choferes de la línea 49 crucificados

El Socialista entrevistó a los trabajadores en lucha pudimos conversar con: Reinaldo Pereira (35) -9 años de antigüedad-; Raúl Cardozo (33) – 2 años de antigüedad – , José Giménez (31) – 2 años de antigüedad – y Luis Florentín (30) – 8 meses de antigüedad.

Los mismos refirieron sobre las terribles condiciones laborales a la que son expuestos, indicando entre otras cosas lo siguiente:

  • Para ingresar a la empresa, la patronal hace firmar a los trabajadores una hoja en blanco y un formulario cada tres meses en las que se deja constancia que los mismos perciben salario mínimo y cuentan con seguros sociales (IPS, bonificación familiar, vacaciones etc.) cuando en realidad los mismos no tienen ningunos de estos mínimos derechos;
  • Trabajan 18 horas al día de lunes a lunes;
  • Lo choferes cobran 30.000 Gs. por cada redondo, si en el día sólo llegan a realizar tres redondos cobran sólo 90.OOO Gs.;
  • Un millón de guaraníes cobran en concepto de aguinaldo;
  • Debido a la distancia entre su lugar de trabajo y domicilio quedan a dormir en el taller o al interior de los buses, contando sólo algunos con algún colchón que ellos mismo se proveen;
  • cuentan con un baño común en pésimas condiciones, debiendo realizar muchas veces sus necesidades fisiológicas en la calle;
  • la rotura de vidrios por hechos vandálicos y/o desperfectos mecánicos son costeados por los propios choferes. En el primer caso, el seguro cubre los gastos y el dinero descontado a los trabajadores se embolsa la patronal;
  • Durante el día de recordación de la Virgen de Caacupé, los trabajadores deben pagar un millón y medio para ir a cubrir el servicio y del dinero que junten se convierte en la paga por trabajo del día feriado;
  • El diputado Celso Maldonado los obliga a afiliarse a su partido el PLRA, debiendo los trabajadores juntar afiliaciones entre sus familiares y amigos bajo pena descuento y apoyar a la candidatura de su hija Belén Maldonado;
  • El diputado Maldonado además de contar con su empresa expoliadora, tiene una estancia y cuando algún animal muere obliga a los trabajadores a comprar la carne del animal; sólo a los trabajadores obsecuentes a la patronal les pagan IPS a fin de justificar el trato miserable hacia el resto de los trabajadores;
  • Los demás trabajadores por miedo y por necesidad desmienten la penosa situación en las que trabajan.
Lea también  Brasil | Felipe Santa Cruz es hijo de un héroe de verdad

Lea este y otros artículos en El Socialista n.° 183, agosto de 2015.-