Compartir

El mes comenzó con un freno de los aplicativos [huelga de los entregadores de Apps]. Reconociéndose como trabajadores, los entregadores de apps fueron a la huelga a luchar contra las grandes empresas del sector. Los metroviarios de San Pablo también prometen huelga contra corte de salarios y quite de derechos. Y el 10 de julio es día nacional de lucha contra el gobierno Bolsonaro.

Por: Redacción PSTU Brasil

¿Tranquilo hasta cuándo?

La última semana de junio, Bolsonaro, luego de tantas amenazas de golpe, bajó el tono. Es que encontraron a Queiroz en la casa de su abogado. Entre cuerdas, su gobierno se quedó quietito, prometiendo al STF [Supremo Tribunal Federal] y a la mayoría de la clase dominante ser un gobierno tutelado y controlado.

Nadie sabe cuánto tiempo durará la hipocresía. Pero la mayoría de la clase dominante, que no está a favor de un golpe hoy, así como el Congreso Nacional y el STF, quieren que este gobierno continúe pasando por encima de los derechos. Entonces, presionan por un Bolsonaro controlado. Por lo tanto, si depende solo de las peleas entre los de arriba, todos los escándalos de este gobierno pueden “acabar en pizza”.

Mentiras y más mentiras

En la crisis, la primera cosa a desaparecer es la verdad. Comienza por los números de la pandemia. El gobierno falsifica los datos de forma declarada, pero los otros (gobernadores, prefectos, prensa) también mienten. La subnotificación es enorme. Incluso así, ¡quieren que creamos normal 60.000 muertes! Al ritmo de más de 1.400 muertes por día, pasaremos los 100.000 muertos en un mes.

La pandemia está completamente descontrolada. Están mandándonos al matadero al obligar a todos a trabajar para que los capitalistas lucren. Incluso culpan al pueblo “que no se queda en casa”.

Lea también  “Derechos Ya”: un nombre engañoso para un frente de unidad nacional con la burguesía contra los trabajadores

La brutalidad del desempleo

El desempleo estalló en el último período y es mucho mayor que el 12,9% que dice el Instituto Brasileño de Geografía y Estadística [IBGE]. La población ocupada bajó 7,8 millones y 2,5 millones dejaron de estar registrados. Menos de la mitad de las personas en edad para trabajar está en el mercado de trabajo.

El gobierno podría haber evitado esta tragedia decretando estabilidad en el empleo y prohibiendo despidos; y al mismo tiempo ayudando al pequeño negocio. Pero hizo lo contrario: dio señal verde para la reducción de salarios y los despidos. E incluso nada para el pequeño negocio; solo medidas que favorecen a bancos, grandes empresas y cúpulas militares.

La canallada del gobierno con los R$ 600

Como si no bastase los R$ 600, absolutamente insuficientes y que no llegan a todos los que los precisan, la humillación continúa. Después de las filas y las aglomeraciones en la Caixa Econômica Federal, y de millones que tienen derecho y no los recibieron (y algunos millares de corruptos amigos del gobierno fraudar el auxilio), los que los están recibiendo no lo hacen en ninguna fecha fija o correcta. Muchos que tuvieron los R$ 600 depositados en la cuenta por aplicativo solo podrán hacerse con ese dinero el 26 de julio.

Ahora, nuevamente la oposición parlamentaria canta victoria diciendo que va a extender los R$ 600 por dos meses más, siendo que tiene ahí una nueva trampa del gobierno, que quiere pagar en cuotas de R$ 300, que es para cuanto este quiere disminuir el auxilio. Sin embargo, no demora cuando se trata de aumentar en R$ 1.600 los salarios de R$ 50.000 de la cúpula de las Fuerzas Armadas.

Lea también  ¿Qué pasa en Líbano?

10 de julio: Fuera Bolsonaro y Mourão

Es tarea de todo activista construir un fuerte 10 de julio con movilizaciones de norte a sur del país, con asambleas en los lugares de trabajo, atraso en las entradas a las fábricas y plantas y paralización donde fuera posible. Es día de que todo el mundo salga con adhesivo o cinta negra y de colgar paños negros en las ventanas. Vamos a poner a funcionar la imaginación y a organizar también nosotros protestas en las ocupaciones, en la periferia, y a terminar el día con un mega cacerolazo.

Unidad para luchar y alternativa socialista

Toda unidad de acción debe ser hecha para luchar, derrotar y sacar a este gobierno. De la misma manera, sería muy progresivo un frente único para luchar en defensa de nuestros derechos contra los ataques de la patronal, de los capitalistas, de los gobiernos, del Congreso, etc.

No obstante, no hay nada de progresivo, y es incluso reaccionario, hacer frentes con la burguesía para mantener el orden y entregar derechos. Es ese el sentido del acto “Derechos Ya”, que reunió desde la diputada del PSOL-MES, Fernanda Melchionna, a Fernando Haddad y nombres expresivos del PT, además de Fernando Henrique Cardoso, el PSDB, etc. Presentándose en “defensa de la democracia” es en realidad parte de la política de la burguesía para controlar a Bolsonaro y un esfuerzo de unidad nacional para arrojar el peso de la crisis en las espaldas de la clase trabajadora y entregar el país.

Son igualmente reaccionarias otras propuestas de frentes amplios electorales de colaboración de clases, con un proyecto de retomar el programa que el PT puso en práctica en los catorce años que estuvo en el poder y ni siquiera consiguió garantizar el saneamiento básico para la población.

Lea también  En la pandemia, tragedia social aumenta la fortuna de los multimillonarios

La clase trabajadora precisa construir una alternativa socialista y revolucionaria en dirección a un gobierno socialista de los trabajadores, que gobierne en consejos populares; que rompa con el capitalismo para garantizar pleno empleo, vida digna para todas y todos, poniendo un fin en toda explotación y en toda opresión contra negras, negros, indígenas, mujeres, LGBTs, inmigrantes, etc.

Artículo editorial publicado en www.pstu.org.br
Traducción: Natalia Estrada.