Compartir

El plenario de la Cámara de Diputados aprobó el miércoles 5 de octubre el Proyecto de Ley 4567/16 que quita a la Petrobrás la obligación de ser operadora de todos los bloques de explotación del pre-sal. Los diputados necesitan votar todavía algunos destaques en el texto que, si fueran aprobados, pueden volver a mantener la actual obligación, pero eso es poco probable.

Por: Américo Gomes*

Este es un paso más en el proyecto de privatización de la Petrobrás iniciado en el gobierno FHC; implementado con ahínco por el gobierno Lula; que dio pasos largos con el gobierno Dilma; y avanza ahora con el gobierno Temer.

La propuesta aprobada, de autoría del actual ministro de Relaciones Exteriores, José Serra, es facultar a la Petrobrás la decisión de querer o no participar del consorcio como operadora, luego de la consulta del Consejo Nacional de Política Energética (CNPE). El proyecto original presentado por Serra defendía el fin de la participación obligatoria de la Petrobrás, pero una enmienda pasó esta decisión al Consejo.

El régimen de reparto de producción, elaborado, producido y aprobado por el gobierno del PT y Dilma Rousseff en 2010, dio base legal para la entrega del Pre-sal al capital extranjero y a las multinacionales. La Subasta de Libra fue el gran símbolo del sistema de “reparto”, que estableció la explotación en “asociaciones” entre la Petrobrás y petroleras privadas. Atacó nuestra soberanía nacional y entregó este patrimonio del pueblo brasileño a las grandes empresas imperialistas.

Las diferencias entre los proyectos de concesión vigentes en la época FHC y reparto de la “era” Dilma prácticamente no existían. Esta ley de reparto y las subastas del Pre-sal, hechas por los gobiernos FHC, Lula y Dilma, representaron negocios multimillonarios para las petroleras multinacionales.

Lea también  La encarnación verde del fascismo

El Plan de Desinversión (2015 y 2017) elaborado por el gobierno petista avanzó en el desmonte de la Petrobrás como ningún otro gobierno lo hizo antes. Cortó cerca de 32.000 millones de reales en inversiones y vendió, a precio de banana, subsidiarias de la Petrobrás, como la Transpetro. Eso llevó a miles de despidos y cortes en los derechos de los trabajadores, arrojando la crisis de la empresa en las espaldas de sus empleados y obreros, mientras intentaba reactivar los contratos con las grandes contratistas.

El actual presidente de la Petrobrás, Pedro Parente, anunció que está en negociación con la Karoon Gas Australia la venta de la participación en los campos de Baúna y Tartaruga Verde [Tortuga Verde], en las cuencas de Santos y de Campos, como parte de las ventas del plan de desinversiones de Dilma. Todo hecho con el apoyo total del PT y de las oficialistas UNE y CUT, y su brazo petrolero, la Federación Única de los Petroleros (FUP).

Con eso, la Shell (petrolera anglo-holandesa), que hoy es la mayor controladora del Pre-sal después de la Petrobrás, viene aumentando su peso en la explotación, así como la norteamericana Exxon-Mobil. Al mismo tiempo, estas multinacionales buscan apropiarse de la tecnología de punta para la exploración de gas y petróleo en aguas profundas, desarrollada por la Petrobrás y también parte del patrimonio del pueblo brasileño.

Petróleo bueno y barato

Incluso con el petróleo cotizado hoy a 48 dólares el barril, el Pre-sal es un excelente negocio. El conocimiento en la exploración en aguas profundas permitió a la Petrobrás disminuir el costo medio de extracción en el pre-sal de 9,1 dólares por barril en 2014 para menos de 8 dólares por barril en el primer trimestre de 2016.

Lea también  “Derechos Ya”: un nombre engañoso para un frente de unidad nacional con la burguesía contra los trabajadores

En cuanto a la capacidad de producción, la estatal alcanzó la marca de un millón de barriles por día en el pre-sal, en menos de 10 años. Para tener una idea de lo que eso significa, el primer millón de producción en su historia ocurrió después de 45 años.

Organizar a la población y la Huelga General de los petroleros

La dirección de la FUP debe parar de defender la vuelta del gobierno Dilma y organizar una campaña nacional en defensa de la Petrobrás y de los trabajadores de las áreas petrolíferas, y una huelga general de la categoría.

La FUP viene dedicándose solamente a las actividades mediáticas, con reuniones con la ex presidente y prestando uniformes de la Petrobrás a diputados para que los vistan en sesiones del Congreso Nacional.

Por su parte, los trabajadores de la Petrobrás nuevamente demostraron su disposición de lucha en las paralizaciones que realizaron el 29 de setiembre junto con los metalúrgicos, y que no fueron realizadas por los sindicatos de la FUP. Los tercerizados de las áreas de la Petrobrás están haciendo huelgas en defensa de sus empleos, y manifestaciones junto con movimientos como el SOS Empleo de Rio de Janeiro.

Existe, por lo tanto, disposición de la base para ir a la lucha; resta a la dirección del movimiento tener determinación para llevarla adelante.

*Américo Gomes es asesor jurídico del Sindipetro AL/SE [Alagoas/Sergipe], con especialización en Política y Relaciones Internacionales.

Traducción: Natalia Estrada.