Compartir

Declaración conjunta del PSTU – Brasil y el PT Paraguay sobre la crisis del Tratado Itaipú

1. El acta bilateral firmada por Marito y Bolsonaro el 24 de mayo pasado en Brasilia detonó una fuerte crisis política en Paraguay, que actualmente sigue desarrollándose, ya generó la renuncia de los negociadores e inclusive estuvo a punto de concretarse el juicio político al presidente Mario Abdo Benítez y al vicepresidente Hugo Velázquez, pero llegó a su auxilio el propio Bolsonaro y el imperialismo dando el apoyo al Gobierno de Abdo y por el momento la oposición no reúne los votos para concretar la destitución.

2. Esa crisis fue debido a que el Acta Bilateral modificaba los términos en que la empresa estatal eléctrica ANDE debía contratar potencia de la Itaipú. Ese cambio aumentaba el costo de la energía en por lo menos 300 millones de Dólares que causaría un daño patrimonial de la estatal eléctrica y a la larga terminaría siendo pagado por los usuarios. Los otros dos puntos del acuerdo: el cronograma de adquisición de la potencia hasta el 2023 y la cota del embalse lesionan los intereses de Paraguay. Además de la eliminación del artículo 6 en el Acta Bilateral que permitía a la Ande comenzar a vender energía paraguaya de Itaipu al Brasil. Estas negociaciones son una muestra de cómo han sido todos los acuerdo entre los dos estados: el total secretismo para ambos pueblos, los negociadores paraguayos minados por la corrupción y el entreguismo y los representantes del gobierno brasileño con una clara orientación política extorsiva; por ejemplo Brasil dejó de facturar para Itaipú desde febrero de 2019, y, en otros ámbitos, constriñe el comercio y la exportación de autopartes ensamblados en Paraguay.

3. La forma extorsiva y subalterna es la característica en que se da la relación bilateral desde hace más de 150 años, posterior a la Guerra contra la Tripe Alianza. A ello no escapa lo que fue el Tratado de Itaipú el cual se negoció luego de una invasión militar de Puerto Renato por parte de tropas brasileñas; un territorio en disputa de límites, y esa ocupación militar sólo abandonó el territorio mencionado cuando se inundó con la construcción de la represa.

Lea también  Itaipú | entreguismo y alta traición del gobierno

4. Brasil cumple un rol de submetropole del imperialismo en América del Sul. Es explotado y oprimido por el imperialismo y al mismo tiempo explota y oprime otros países en el continente a servicio de las multinacionales instaladas en Brasil.

5. El tratado que está hecho a imagen y semejanza de los intereses de la burguesía brasileña y de las multinacionales instaladas no país. Esto se traduce en los términos del tratado al establecer que toda la energía que una de las partes no utilice debe cederla a la otra parte. Es decir Paraguay debe ceder al Brasil su excedente, por ello 92.4% de toda la producción hidroeléctrica es llevada por el Brasil, pagando una arbitraria y mísera compensación por la energía Paraguaya de Itaipú, negando así mismo a que el Paraguay exporte a otros países su energía excedente.

6. En 1985 año del funcionamiento de la represa hasta 2018, Paraguay ha dejado de percibir al menos unos 75.4 mil millones de dólares, en beneficio no del pueblo trabajador brasileño -cuya tarifa de electricidad es altísima- sino para incrementar las ganancias de las grandes empresas de la ABC paulista fundamentalmente.

7. Es de resaltar que el tratado leonino y poco conveniente para el Paraguay fue ratificado en la negociación de Lugo – Lula donde se triplicó la compensación, pero se dejó intacto el tratado con todas sus inequidades.

8. Otro hecho no menor que sale a la luz pública son las negociaciones que la empresa Leros, vinculada a la familia Bolsonaro, de la mano del Vicepresidente Hugo Velázquez estaba lanzando sus redes para quedarse con el negocio de la comercialización de la energía paraguaya de Itaipú a desde ahora y con miras al 2023, año en el que el tratado debe ser revisado en su anexo C donde se discutirá las condiciones del abastecimiento eléctrico y el costo del servicio eléctrico.

Lea también  Paraguay | Manifestación en contra de la entrega de Itaipu Binacional

9. La crisis en las alturas, el rechazo generalizado del pueblo trabajador y movilizaciones crecientes encabezadas por el Sitrande hizo retroceder los acuerdos pactado en el Acta del 24 de mayo y deja una lección importante que la movilización es el camino para derrotar los planes de entregar del patrimonio de los países para enriquecer a un puñado de capitalistas.

10. La lucha por relaciones más equitativas y solidarias entre naciones hermanas no viene de la mano ni de los gobiernos ni de las burguesías, sino del pueblo trabajador.

11. Frente a las negociaciones para acordar nuevas condiciones del uso de la energía de Itaipú en el 2023, solo serán verdaderamente convenientes para clase trabajadora de Paraguay y Brasil si luchamos juntos en contra de nuestros gobiernos, los cuales históricamente han puesto toda la riqueza naturales y obras estatales al servicio de acrecentar sus ganancias así como de los gobernantes de turno por medio de la corrupción.

12. La clase trabajadora brasileña y paraguaya deben luchar unidas para tirar al basurero el actual tratado, y establecer uno que sea verdaderamente equitativo, luchar por la no privatización de la ANDE y de ELETROBRAS tomando en cuenta que la energía eléctrica es un derecho y debe ser accesible y barato para todo el pueblo trabajador.

13. En este momento corresponde a la clase obrera brasileña y los partidos que se reivindican de izquieda luchar y frenar las ansias de dominio de su burguesía y su gobierno que históricamente han subyugado al pueblo Paraguayo, de esa manera iremos limpiando heridas del pasado, de una reparación que nunca vendrá de la burguesía, iremos así mismo construyendo relaciones solidarias que apunten a destruir el falso nacionalismo que nos imponen las clases dominantes para seguir apuntalando su supremacía político y sus privilegios sociales y económico. Sólo la lucha de los pueblos cambian la vida.