Compartir

Una semana después de las manifestaciones contra el gobierno realizadas por sectores de las hinchadas organizadas de San Pablo y Rio de Janeiro, las protestas se extendieron por el país este domingo 7 de junio, impulsadas por la ola de manifestaciones contra el racismo en los EEUU, desatadas luego del brutal asesinato de George Floyd.

Por: Redacción PSTU, Brasil

Manifestaciones contra el gobierno Bolsonaro y su política genocida y pro dictadura, y en defensa de las vidas negras, ocurrieron en por lo menos veinte capitales, además de varias ciudades del interior. Reunieron, además de hinchadas, a partidos de izquierda, movimientos sindicales, sociales, populares y del movimiento negro, y activistas y grupos de periferias.

La violenta represión de la Policía Militar en el acto de San Pablo de la semana anterior fue ampliamente repudiada y solo sirvió para aumentar aún más las protestas. Las tradicionales manifestaciones bolsonaristas y pro dictadura, por otro lado, fueron reducidas a un ínfimo puñado de personas en algunas capitales.

A pesar de la pandemia, las protestas fueron la expresión de indignación y revuelta de un sector cada vez más amplio de la población, de los trabajadores, de la juventud y de los sectores más pauperizados, que no aguantan más esa política genocida del gobierno Bolsonaro, que apila cada día más muertos, sabotea las insuficientes medidas de cuarentena en los Estados, y ahora todavía intenta imponer la censura sobre los números de óbitos e infectados. Fue incluso un grito de revuelta contra el genocidio de la población negra.

Las manifestaciones ocurrieron a pesar de los partidos de la izquierda parlamentaria. Partidos como el PSB, PDT y la Rede se posicionaron explícitamente contra las protestas. El PCdoB no llamó a su militancia, mientras el PSOL, aun cuando corrientes y militantes de base hayan participado, no estuvo presente en los actos como partido. El PT tampoco fue como partido y, más que eso, figuras como el senador Jaques Wagner desautorizaron la protesta.

Lea también  Militares protegen a los que deforestan y quieren promover nuevo genocidio indígena en la Amazonía

El gobernador de Ceará llegó a usar su Policía Militar contra la protesta, arrestando de forma arbitraria a manifestantes, con el argumento hipócrita de que estaban haciendo aglomeración. Eso, en un momento en que determina la abertura del comercio en uno de los Estados más afectados por la pandemia en el país. Postura idéntica tuvo el gobernador de Pará, Helder Barbalho (MDB), cuya policía detuvo a sesenta manifestantes.

El PSTU participó de las manifestaciones, reafirmando las medidas de protección contra el coronavirus y defendiendo el Fuera Bolsonaro y Mourão, además de una cuarentena de verdad para salvar vidas, con garantía de empleo, salario, renta, apoyo al pequeño negocio, y contra el genocidio negro y en defensa de las libertades democráticas.

San Pablo

En la capital paulista, el Tribunal de Justicia prohibió, la noche del viernes, la realización de protestas en la Avenida Paulista para el día 7/6, como estaba convocada. A pesar de eso, y del cambio de última hora para el Largo da Batata, de más difícil acceso, algo alrededor de 4.000 personas comparecieron con máscaras, alcohol en gel, pidieron “Fuera Bolsonaro” y el fin del genocidio de la juventud negra. Marielle Franco, el joven João Pedro [14 años] asesinado por la policía en Rio de Janeiro, y el pequeño Miguel, muerto por la omisión criminal de la patrona de su madre, en Recife, fueron recordados.

Rio de Janeiro

Manifestantes del movimiento negro protestaron contra el racismo en el monumento de Zumbi, y después hubo una marcha hasta la Candelaria [iglesia, punto tradicional de reunión de manifestaciones].

En San Gonzalo (RJ), manifestantes protestaron contra la violencia policial y por justicia para João Pedro.

Lea también  ¡Vamos a la lucha!

También hubo manifestaciones y marchas en Belo Horizonte (Minas Gerais); Porto Alegre (Rio Grande do Sul); Bahia; Distrito Federal (Brasilia); Pernambuco (Recife); Paraná; Santa Catarina; Amazonas, entre otras ciudades (fotos y videos disponibles en: www.pstu.org.br).

Traducción: Natalia Estrada.