Compartir

Bastó que las primeras africanas pisasen el Brasil para comenzar una encarnizada lucha de género, raza y clase. La idea de reina del hogar no nos cabe. Ni siquiera teníamos acceso al hogar ni el derecho de ser reinas, como muchas de nosotras éramos en África. Sexo frágil tampoco encaja en nuestra historia.

Por: Claudicea Durans, de São Luis (Maranhão)

Durante los 380 años de esclavitud, estuvimos al lado de los hombres negros en el trabajo duro de las haciendas, en la organización de los quilombos (pueblos donde se refugiaban los esclavos fugitivos). Tampoco fuimos solo esclavas. Por el contrario, era en la rebelión contra la esclavitud que recuperábamos nuestra humanidad, dejando de ser la “cosa que habla” o el objeto sexual del colonizador. Nuestra historia de lucha en el Brasil comienza con la esclavitud, y no eran luchas conciliatorias. Organizamos fugas, emboscadas, guerrillas y ayudamos a construir y a liderar varios quilombos donde teníamos, incluso, el derecho a la poligamia. También lideramos insurrecciones importantes, como la de los Malês, del 25 al 27 de enero de 1835 (en Salvador, sublevación racial, de esclavos de las etnias hausas y nagó, de religión islámica), y la Sabinada (revuelta autonomista en la entonces provincia de Bahía, entre el 6 de noviembre de 1837 y el 16 de marzo de 1838), ambas en Salvador, lideradas por Luiza Mahin.

¡Fuera todos los racistas, machistas y LGBTfóbicos!

El Mapa de la Violencia y Homicidio de Mujeres en el Brasil, hecho por el IPEA (Instituto de Investigación Económica Aplicada) durante el gobierno del PT (entre 2003 y 2013), revela que el número de asesinatos de mujeres blancas cayó 9.8%, en tanto que el homicidio de negras creció 54.2%. Sólo en 2013 murieron 66.7% más niñas y mujeres negras que blancas. En las regiones metropolitanas, las mujeres negras llegan a ganar 172% menos que los hombres blancos, según datos del IBGE (Instituto Brasileño de Geografía y Estadística) de 2009. Este abismo debe haber aumentado con la crisis económica.

Lea también  Se viene el 4° Congreso de la CSP-Conlutas

La Secretaría de Políticas Públicas para Mujeres demostró que “de 2000 a 2012, las muertes por hemorragia entre mujeres blancas cayeron de 141 casos por cada 100.000 partos a 93 casos. Entre mujeres negras, aumentó de 190 a 202. Por aborto, la muerte de mujeres blancas cayó de 39 a 15 por cada 100.000 partos. Entre las negras, aumentó de 34 a 51”.

Ola negra y femenina

Es la reacción a tantos ataques que nos coloca al frente de las grandes movilizaciones realizadas en nuestro país. Es por eso que Elizabeth, esposa de Amarildo, y María de Fátima, madre de Douglas, se transformaron en símbolos de la lucha contra el genocidio negro, así como tantas otras mujeres negras del país. Para nosotras, la tal oleada reaccionaria es, en realidad, una reacción blanca y burguesa a nuestras luchas en las periferias, en los quilombos, en las fábricas y en las escuelas. La mayoría de la izquierda comete un crimen al no confiar en sus luchas.

Al juntarse al PT, echan agua fría en nuestras luchas, que solo llegaron a tal nivel porque están ocurriendo por fuera de las organizaciones controladas por el PT. Estas organizaciones capitularon al gobierno del PT, al machismo y al racismo, ya que solo ven ola reaccionaria, justamente en el momento en que nosotros más luchamos. Nuestra tarea es estar al lado de las mujeres y hombres de nuestra clase. Defendemos el Fuera Temer, pero no queremos que Dilma vuelva, pues si alguien fue golpeado por su gobierno, fueron las mujeres negras.

Raza y clase: ¡Mujeres negras tienen historia!

Los días 23 y 24 de julio, el Movimiento Mujeres en Lucha (MML) promueve el 1º Seminario Nacional sobre Mujeres Negras. El evento es parte de las deliberaciones del 1º Encuentro Nacional de Mujeres y tendrá gran importancia para hacer avanzar una actuación de género, raza y clase.

Lea también  Declaración del hijo de Bolsonaro merece todo repudio. ¡Basta! ¡Dictadura nunca más!

Es necesario asumir la tarea de hacer avanzar la organización de un programa y una organización, en la cual las mujeres negras tengan voz y se sientan representadas. El Encuentro será un espacio de formación, debate e intercambio de conocimientos y experiencias. Será, también, una forma de saludar el coraje y la disposición de lucha demostrados por las mujeres negras a lo largo de la historia.

Serán temas de debate la identidad y resistencia de la mujer negra, el machismo y el racismo en el mundo del trabajo y sindical, las religiones de matriz africana y las formas culturales de resistencia. En un momento en que las mujeres negras son vanguardia en las luchas importantes de la clase trabajadora y de la juventud, este seminario gana un destaque aún mayor, pues ¡mujeres negras tienen y continúan haciendo historia! Fuente: CSP-Conlutas

Día Latinoamericano y Caribeño de la Mujer Negra

El día 25 de julio es el Día Latinoamericano y Caribeño de la Mujer Negra. La fecha fue instituida en 1992, en el I Encuentro de Mujeres Afro-Latino-Americanas y Afro-Caribeñas, en Santo Domingo, República Dominicana. Es un día importante para internacionalizar la lucha y la resistencia de la mujer negra contra la opresión de género, el racismo y la explotación de clase.

Traducción: Laura Sánchez.

Artículo publicado en Opinião Socialista n.° 521, 21 de julio de 2016.-

Lea más en www.litci.org