Compartir

El racismo y la desigualdad social matan proporcionalmente más negros y negras, por coronavirus, en la mayor potencia económica e imperialista del sistema capitalista mundial. Gobernado por la ultraderecha, con Donald Trump, las muertes son expresión de la barbarie real del capitalismo.

Por: PSTU – ABC, Brasil

Datos oficiales divulgados hoy, 15 de abril, confirman que más de 640.000 personas ya fueron infectadas por el nuevo coronavirus. Veintiocho mil es el número de muertes confirmadas. Solamente en Nueva York son 202.208 casos confirmados, con 10.834 muertes.

Desigualdad social y racial

La población negra en los Estados Unidos tiene altas tasas de obesidad, diabetes, hipertensión y asma, que son factores de riesgo para complicaciones en caso de Covid-19. Además, muchos americanos negros no tienen plan de salud. Relevamientos del gobierno apuntan que 28 millones de americanos no tienen plan de salud. En Estados Unidos no hay servicio público de salud, todo es privado y pagado por cada individuo.

Por eso, la tasa de negros muertos por el Covid-19 es altísima, incluso en Estados en que la proporción de habitantes negros es pequeña. Vea la proporción de habitantes negros en algunos Estados y la tasa de muerte de personas negras muertas por el coronavirus.

  • En Chicago, 30% de los habitantes son negros. Pero 70% de los muertos son negros.
  • En el Estado de Illinois solo 15% de la población en negra, pero 40% de las muertes son de pacientes negros.
  • En Michigan, 14% de la población es negra, pero 40% de las muertes son de pacientes negros.
  • En el Estado de Wisconsin, en Milwaukee, donde 26% de la población es negra, del total de muertos 81% son negros;
  • En el Estado de Louisiana, 32% de la población es negra, pero más de 70% de las muertes son de negros.
  • En la capital, Washington, 60% de las muertes fueron de negros, a pesar de que los negros son solo 46% de los habitantes.
Lea también  Porque la Pandemia mata: Libertad ya a los presos políticos, medidas sanitarias en todas las cárceles

Ese es un cuadro resumido de lo que ocurre hoy con la población negra en los Estados Unidos. Lamentablemente, en otros países y continentes las perspectivas de los efectos del nuevo coronavirus para con los negros y negras, principalmente en el número de muertos, no es nada optimista. En el continente africano, en Haití, entre los inmigrantes en general, particularmente entre los “ilegales”, ese volumen tiende a aumentar drásticamente, incluso en América Latina y, particularmente, en el Brasil.

El genocidio racial como resultado final

Eso respalda nuestra afirmación de que en momentos de crisis estructural del capitalismo, sumada a la pandemia global, los patrones y los gobiernos avanzan en la masacre y el genocidio de la fuerza de trabajo excedente alrededor del mundo. Y, particularmente entre la población negra es que se efectiviza aún más su genocidio estructural.

Para los capitalistas, los Estados y países que gobiernan, estos momentos ofrecen la oportunidad de hacer el trabajo sucio y sin mayores sospechas de eliminar una parte “indeseable” y “despreciable” de los más pobres, de los marginalizados, de los que “hacen crecer” los costos sociales de los Estados y afectan la tasa de ganancia de los capitalistas en general. Y en eso son implacables al mirar el futuro de nuestro pueblo, nuestra clase, nuestra raza.

Es urgente superar la barbarie capitalista

Es por eso que luchamos incansablemente por otra sociedad, sin explotación, opresión y barbarie. Donde negros y no negros de nuestra clase puedan construir en igualdad de condiciones, sin la acumulación de ganancias en las manos de unos pocos y sin un Estado racista y selectivo, una sociedad donde democráticamente los trabajadores y la juventud puedan decidir su futuro y la vida de la humanidad. Esa es la necesidad urgente de construcción de un proceso revolucionario y socialista para derrotar el capitalismo y la barbarie impuesta por él a la humanidad en general.

Lea también  13 de mayo: ¡Esta abolición no nos representa!

Artículo publicado en www.pstu.org.br
Traducción: Natalia Estrada.