Compartir

En un momento en que los indígenas, sin-tierras y quilombolas sufren con el avance de la violencia asesina del latifundio en el campo, la bancada de los terratenientes acaba de aprobar el informe final de la CPI de la Funai-Incra que pide la imputación de …¡indígenas y antropólogos! Parece una broma de mal gusto, pero es la más absurda verdad. El informe fue aprobado el martes 17 de mayo y pide la imputación de más de 70 personas ligadas a la causa indígena.

Por: Redacción PSTU – Brasil

Entre los pedidos de imputación están 30 indígenas, 9 antropólogos, 14 miembros de la Iglesia, 16 procuradores, además de servidores de la Funai [1] y del Incra [2]. Cabe ahora al Ministerio Público la decisión de si determina o la abertura de investigación requerido por la bancada terrateniente. El relator de esa CPI [3] cuyo objetivo nada disfrazado es criminalizar y perseguir a los luchadores es nadie menos que el diputado Nilson Leitão (PSDB-MT), presidente del Frente Parlamentario Agropecuario.

Para quien no recuerda, Nilson Leitão es el autor del proyecto de reforma laboral en el campo, que prevé jornadas de 18 días sin descanso, que pueden llegar a 12 horas diarias, liberación del trabajo en domingos y feriados, remuneración “de cualquier especie” al trabajador, y descuentos de 20% del salario para vivienda y de 25% para alimentación. En la práctica, institucionaliza un trabajo casi esclavo en el campo.

Pues ahora, el diputado hacendado que parece no conocer límites quiere perseguir a los propios indígenas que ya están siendo masacrados por las manos de sus propios pistoleros. El informe final que estaba siendo preparado preveía hasta incluso el cierre de la Funai, y la saña de los hacendados fue tal que incluía hasta a un antropólogo que ya murió, Carlo Antônio Dal-Prá, entre los imputados. Ningún hacendado fue incluido entre los pedidos de investigación, claro.

Lea también  Reforma Agraria está suspendida por tiempo indeterminado por el gobierno de Bolsonaro
Nilson Leitão, quiere la vuelta del trabajo esclavo en el campo y criminalizar indígenas. Foto Agência Brasil

Para la elaboración del informe final de la CPI, Nilson Leitão pidió el levantamiento del sigilo de investigaciones y espionajes realizadas por la Abin, la agencia de inteligencia del Gobierno Federal, contra indígenas y entidades ligadas a la lucha por la tierra durante el mandato de Dilma. Leitão transcribió los informes de la Abin en el texto final de la CPI. El espionaje ocurrió en el momento en que el entonces gobernador del PT enfrentaba la resistencia de indígenas y ribereños para la construcción de Belo Monte [hidroeléctrica] y otras grandes obras que, hoy se sabe mejor, sirvieron para desviar millones a las grandes constructoras.

Mientras las masacres se multiplican en el campo, como ocurrió contra los indios Gamela en el Maranhão, la bancada terrateniente zapatea sobre los cuerpos de indígenas, ribereños y quilombolas [4]. Y cuentan con la protección del Ministerio de Justicia, el también terrateniente Osmar Serraglio, y con la generosidad de Temer, que negocia el perdón de las deudas multimillonarias del sector a la previsión a cambio de apoyo a sus reformas.

Quienes deben ser investigados son los hacendados que invaden y ocupan territorios indígenas, y masacran indios y sin-tierras por todo el país en nombre de la expansión de sus latifundios, que sirven a la especulación y a la gran producción para la exportación. Son ellos los que deben ser presos por sus crímenes y tener sus latifundios expropiados para que las tierras indígenas y quilombolas puedan finalmente ser demarcadas y los sin-tierras puedan producir, no commodities sino alimentos para el pueblo.

[1] Funai: Fundación Nacional del Indio es un órgano indigenista oficial del Estado, cuya misión debería ser proteger y promover los derechos de los pueblos indígenas, realizar estudios de identificación y delimitación de tierras, etc. [N. de T.].

Lea también  Brasil: la unidad es para luchar y no para conciliar

[2] Incra: Instituto Nacional de Colonización y Reforma Agraria es una autarquía del gobierno federal, vinculada al Ministerio de Desenvolvimiento Agrario que mantiene un registro nacional de inmuebles rurales y administra las tierras públicas del Estado [N. de T.].

[3] CPI: Comisión Parlamentaria de Inquérito [Investigación] es conducida por el propio Poder Legislativo, transformado en comisión para oír testimonios y tomar informaciones, y sus conclusiones [independiente del Poder Judicial] son encaminadas al Ministerio Público para que promueva la responsabilidad civil o criminal de los considerados infractores [N. de T.].

[4] Quilombolas: habitantes de los quilombos, refugio de libertos, compuesto por ahora por descendientes de aquellos esclavos que consiguieron huir de las haciendas donde eran esclavizados [N. de T.].

Traducción: Natalia Estrada.