Compartir

Por lo menos desde 2015, cambios nefastos en la enseñanza básica brasileña han llevado a estudiantes y profesores a luchar. El año pasado, cámaras de concejales de todo el país excluyeron de los planes municipales de educación las referencias al género. Un crimen en un país en que tantas mujeres y LGBTs son asesinados todos los días.

Por: Israel Luz y Flávia Bischain

En seguida, el debate se volvió para la Escuela sin Partido. Con el pretexto de proteger a los estudiantes de supuestas ideologías nocivas para el aprendizaje, la verdad es que se busca criminalizar a los profesores y acabar con cualquier posibilidad de una educación mínimamente crítica. Más recientemente, vino la propuesta de contrarreforma de la enseñanza media, pero ¿qué es lo que el gobierno propone?

Propuestas nefastas

Entre los principales puntos de la contrarreforma del PMDB está el que aumenta el número de horas de estudio y trabajo de 800 a 1.400 por año. Así, supuestamente, tendríamos en el país a los estudiantes pasando buena parte del día en la escuela, la llamada escuela en tiempo integral. Además de eso, el gobierno quiere tornar como disciplinas obligatorias el portugués, matemáticas e inglés.

A partir del segundo año de la enseñanza media, la sociología, la filosofía y el arte dejan de ser obligatorias, y todas además serán ofertadas dependiendo del área que el alumno esté cursando. Lo que es representado como libertad de enseñanza no pasa de ser propaganda engañosa.

Las redes solo serán obligadas a ofertar dos de las cinco áreas en cada escuela. O sea, quien quisiera un área diferente de la que fue destinada para su escuela, va tener que cambiar de colegio.

Lea también  Movilizaciones contra el cambio climático: lucha ecologista y lucha de clases

Otra cosa que cambiaría es que, para dar clases en escuelas técnicas no sería necesario tener formación pedagógica. Bastaría comprobar el notorio saber en el campo, o sea, conocimiento de los temas a ser tratados, para convertirse en profesor. Por fin y bastante grave: la Medida Provisoria (MP) abre todas sus puertas de la enseñanza media para las Parcerías [asociaciones] Público Privadas (PPPs), con transferencia directa de los recursos de Fundeb para los sectores privados.

Temer y Mendoza hijo: dos desfachatados

Uno de los principales problemas del área de educación en el país es justamente la falta de inversión. Todo el mundo que estudia o trabaja en las escuelas públicas sabe bien cómo los predios se caen a pedazos, sin infraestructura y muchas veces sin profesores. Para tener una idea, se estima que hoy apenas 6,6% del PIB es invertido en educación. Incluso en los años de gobierno petista, las inversiones no aumentaron para un nivel adecuado.

Vale recordar que Lula, por ejemplo, no se metió en el veto de FHC a la orientación dada en el Plan Nacional de Educación (PNE) de 1997 de direccionar 10% del PIB para la educación pública. En el segundo PNE, en 2011, esa situación se mantuvo prácticamente inalterada. Temer ya mostró que lo que es malo puede ser peor. El presidente y su ministro no tuvieron vergüenza alguna de decir que quieren mejorar la educación al mismo tiempo que llevan al congreso la PEC 241, que va a disminuir progresivamente, en los próximos años, las inversiones públicas en el área.

Ocupar todo! Más de 700 escuelas ocupadas

Lea también  Perú: 1º de mayo unitario, clasista y combativo

Mejorar de verdad la educación pasa por ampliar las inversiones en el área. ¿Cómo tener una educación de calidad sin profesores bien pagados y con la infraestructura necesaria para las aulas?

Además de eso, la escuela debe ser lugar de una enseñanza que permita la reflexión. No podemos permitir ninguna mordaza a los profesores y estudiantes. La formación debe ser integral no porque se pase todo el día en la escuela, sino porque se tiene acceso a diversas áreas del conocimiento. Una vez más los estudiantes secundarios están dando una lección de lucha.

En el momento en que cerrábamos esta edición, ya eran más de 700 escuelas controladas por los estudiantes en lucha contra la reforma, la PEC 241 y Temer.

Es ese el camino a seguir, rumbo a una huelga general que unifique estudiantes y trabajadores para derrotar a Temer y sus ataques.

Traducción: Cristian González.

Artículo publicado en Opinião Socialista n.° 527, 20 de octubre de 2016.-

Lea otros artículos relacionados en: www.litci.org