Compartir

Denuncias muestran cuentas secretas del diputado en Suiza, coimas, fortunas escondidas en los Estados Unidos y autos de lujo.

Por: Redacción Opinião Socialista – PSTU Brasil

En los últimos días, las denuncias contra el presidente de la Cámara de Diputados, Eduardo Cunha (PMDB-Rio de Janeiro), descascararon las podridas relaciones que este mantiene hace más de dos décadas.

Las denuncias muestran cuentas secretas en Suiza, coimas en año electoral a cambio de privilegios, viajes en avión, fortunas escondidas en Estados Unidos y automóviles de lujo. El 16 de octubre, fueron divulgados documentos firmados por Cunha que comprueban que él mantenía cuentas en Suiza. El banco mostró hasta una copia del pasaporte del diputado. Se estima que esas cuentan han operado cerca de 24 millones de dólares.

El presidente de la Cámara también mantenía una flota de ocho autos de lujo, incluyendo un Porsche de valor estimado en más de 400.000 reales. Esos autos estarían a nombre de su empresa Jesus.com. Según el procurador general de la República, Rodrigo Janot, Cunha también mantiene cuentas secretas en Estados Unidos, por los menos, desde los años de 1990.

Por fin, el lobista operador de coimas, Julio Gerin Camargo, uno de los delatores de la Operación Lava Jato [escándalo de corrupción de la Petrobras], afirmó a la Procuraduría General de la República que el presidente de la Cámara recibió una coima de R$ 1 millón en 2014, referida a contratos de construcción de navíos-sonda de la Petrobras. De ese valor, R$ 300.000 fueron pagados en horas de vuelo en aviones particulares.

PT y PSDB: todos ellos son Cunha

Lea también  ¡Fuera el nazismo de la Cultura! ¡Despido de Roberto Alvim ya!

Eduardo Cunha debería estar preso, pero el PT y el PSDB se unen para protegerlo. A pesar de la gravedad de las denuncias, Eduardo Cunha afirma que no va a dejar la presidencia de la Cámara. El diputado tramposo aún tiene apoyo en el Congreso.

El PSDB cuenta con Cunha para hacer avanzar el proceso de impeachment de la presidente Dilma en el Congreso Nacional. Al mismo tiempo que emite una breve nota sugiriendo el alejamiento del diputado de la presidencia de la Cámara, casi pidiendo disculpas, por debajo de la alfombra, se reúne con el ladrón y traza acuerdos para aprobar el impeachment a cambio de hacer “vista gorda” de sus tropelías.

Como es experto, Cunha dijo la verdad: “Si yo derroco a Dilma, al día siguiente ustedes me derrocan”. Pero no cerró el diálogo con los diputados del PSDB, muy por el contrario. Ya en el gobierno del PT, el propio ex presidente Lula encabezó la operación para salvar a Cunha. El objetivo es apoyar al diputado para que él postergue para más adelante los pedidos de impeachment.

Así, el gobierno Dilma tendrá más tiempo para distribuir cargos y comprar más apoyo en el mostrador de negocios del Congreso Nacional. A cambio, el gobierno frenaría a los pocos parlamentarios del PT que hicieron declaraciones contra el presidente de la Cámara y, principalmente, impediría proseguir con la denuncia contra Cunha en el Consejo de Ética.

Vale recordar que el gobierno Dilma promovió un intercambio de favores con todas las figuras del PMDB involucradas en la corrupción del Lava-Jato, como Renan Calheiros y el propio Cunha. El PMDB, por ejemplo, ganó de presente de Dilma, en su reforma ministerial, nada menos que el Ministerio de la Salud y el de Ciencia y Tecnología, dada a Celso Pansera, empleado a sueldo de Eduardo Cunha.

Lea también  Polemizando con Roberto Robaina y el PSOL-RS: ¿Frente Amplio o Frente Socialista y de Clase?

En medio de la crisis política, los negociados y la falsa polarización entre PT, PSDB y PMDB, todos estos partidos están “de manos dadas” para aplicar el ajuste fiscal y atacar los derechos de los trabajadores.

Traducción: Natalia Estrada.

Artículo publicado en Opinião Socialista n.° 507, octubre/noviembre de 2015.-

Lea este y otros artículos relacionados en: www.pstu.org.br