Compartir

Este 14 de marzo se cumplieron dos años del asesinato de Marielle Franco, concejal del PSOL de Rio de Janeiro, y de su chofer, Anderson Gomes. En marzo del año pasado fueron presos los ex policías militares Ronnie Lessa y Élcio Queiroz, responsables por la brutal ejecución. Ambos asesinos irán a juicio popular.

Por: Secretaría Nacional de Negras y Negros del PSTU, Brasil

No obstante, una pregunta permanece sin respuesta: ¿quien mandó a matar a Marielle y Anderson?

¿Quién los mandó a matar?

Marielle Franco y Anderson Gomes fueron asesinados cuando la ciudad de Rio de Janeiro sufría una intervención del Ejército, ordenada por el entonces presidente Michel Temer (MDB) y comandada por el general Walter Braga Netto. El Estado de Rio de Janeiro era gobernado por Pezão (MDB), posteriormente preso por corrupción.

Desde allá hasta ahora, las investigaciones aún no fueron concluidas pero apuntaron nuevos rumbos: la milicia y la familia Bolsonaro.

El ex policía militar Ronnie Lessa era vecino de Bolsonaro en las Viviendas da Barra, un lujoso complejo edilicio en Barra da Tijuca. Y, a finales del año pasado, la policía civil de Rio de Janeiro descubrió que, horas antes del asesinato de Marielle y Anderson, Élcio Queiroz se fue a encontrar con Ronnie Lessa en ese mismo predio, y quien habría autorizado su entrada habría sido nadie menos que Jair Bolsonaro.

A pesar del posterior desmentido del portero del edificio, luego de la amenaza de Sérgio Moro [ministro de Justicia] y de la policía federal, el caso permanece bastante nebuloso.

Élcio Queiroz y Ronnie Lessa integraban la milicia “Escritório do Crimen” [Oficina del Crimen], comandada por Adriano da Nóbrega, ex capitán del Batallón de Operaciones Policiales Especiales (BOPE). Adriano da Nóbrega fue homenajeado por Flávio Bolsonaro en la Asamblea Legislativa del Estado de Rio de Janeiro (LAERJ) y su madre y su esposa eran empleadas del gabinete de Flávio Bolsonaro cuando este era diputado estadual.

Lea también  África del Sur: no por casualidad, el epicentro

En febrero de este año, Adriano da Nóbrega fue muerto en una propiedad rural en el interior de Bahia, en una controversial operación de la policía militar de Bahia. Semanas antes, el ministro de Justicia Sérgio Moro había publicado una lista con los criminales más procurados del país pero dejó afuera al miliciano, comportándose como un verdadero sirviente con toga de Bolsonaro. La prisión de Adriano podría haber ayudado a desvendar la identidad de los verdaderos mandantes del asesinato de Marielle Franco y Anderson Gomes.

Por su parte, el general Walter Braga Netto, responsable por la intervención militar en Rio de Janeiro, el mes pasado fue nombrado por Jair Bolsonaro para asumir el Ministerio de la Casa Civil. Curiosamente, bajo el comando de Braga Netto, durante la Intervención Militar, las Fuerzas Armadas actuaron en favelas controladas por facciones criminales ligadas al tráfico de drogas, pero no actuaron en ningún territorio controlado por las milicias.

Por eso, en memoria de Marielle, Anderson, y de todos los negros y trabajadores asesinados, debemos exigir: ¡Fuera Bolsonaro!

Artículo publicado en www.pstu.org.br
Traducción: Natalia Estrada.